De potencial estrella del basquet a ganar el US Open de golf: la historia de Gary WoodlandDeportes 

De potencial estrella del basquet a ganar el US Open de golf: la historia de Gary Woodland


En Pebble Beach, Gary Woodland ganó el trofeo más importante de su carrera Fuente: AP

No pudo Brooks Koepka, que buscaba su tercera corona consecutiva. Tampoco el mítico Tiger Woods. El título del US Open quedó en manos de Gary Woodland, que a los 35 años celebró el primer Major de su carrera y sumó su nombre a la lista de campeones de los torneos grandes.

La incertidumbre por el desenlace del

US Open

estuvo lejos de tener que ver con la cancha de Pebble Beach Golf Links, tan temida antes de empezar el US Open, tan benévola en el transcurso de los 72 hoyos. Ni viento indescifrable, ni greens secos -como presagiaba el clima de la semana-. Solo la espesura de los roughs y lo estrecho de los fairways. Todo de fábrica.


Gary Woodland

comenzó a ganar el US Open, el primer Major de su vida, con sus grandes vueltas de sábado y domingo, y ayer tuvo dos momentos en los que firmó definitivamente la victoria. Primero, se jugó en el 14, cuando estaba con un golpe de ventaja y tomó el driver para pegar su segundo golpe en el par 5. Una apuesta arriesgada, en este trazado y en cualquiera. Más de 250 yardas y el peligro de perderse fuera del green. Pero lo hizo bien, muy bien. Dejó la bola a unos siete metros, aunque en el pasto alto. El wedge se le trabó un poco y se dejó un putt más comprometido, de un metro. Pero lo embocó. El riesgo valió la pena, sobre todo porque influía en Koepka, que quedaba a dos golpes allí, ya jugado el 16 en su caso.


Woodland en lo más alto: el primer major de su vida Fuente: AP

Después, en el 17, desde el tee puso la pelota en la parte de debajo de la clepsidra que semeja ese green, el más grande de la cancha. Le quedaban 20 metros hasta el hoyo. Una enormidad. Entonces, Woodland tomó el wedge y su suave golpe tocó ubicó la pelota a medio metro de la taza. Espectacular. Una ovación auguró su triunfo, porque llegaba con dos golpes de ventaja al 18.

El drama en la última vuelta del PGA Championship lo había dado el declive de Brooks Koepka el domingo, después de un dominio implacable en los primeros días, que le dio una oportunidad impensada a Dustin Johnson. Al final, aquel alcanzó su segundo PGA Championship consecutivo por dos golpes. Y respiró.


Gary Woodland Fuente: Reuters

Koepka, que había empezado la jornada casi calcando la del viernes, con cuatro birdies, y se había acercado al primer puesto, porque Woodland había bajado dos en ese lapso y después anotaría dos bogeys, igual que su rival, entre el cierre de la ida y el comienzo de los segundos 9.

Woodland llegó al 18 con dos golpes de ventaja y hasta se dio el gusto de rematar con un birdie, con lo que anotó -13 y se consagró. De 35 años y con doce temporadas como profesional, Woodland tenía tres victorias en el PGA Tour. Pero el golf no asomaba en el horizonte del joven Woodland, que llegó a ser nombrado integrante del quinteto ideal del equipo de básquetbol del estado de Kansas, cuando estaba en la escuela secundaria. El destino empezó a cambiar cuando sufrió una grave lesión en la tráquea al chocar contra un rival. Recibió incluso una beca para seguir. Pero en la Universidad se decidió por el golf. “Podría haberme dedicado al básquetbol, pero nunca me hubiera ganado la vida con eso”, contó.

En su casa tiene dos mesas de ping pong, deporte que empezó a practicar en 2009, cuando sufrió una lesión en el hombro izquierdo, y el tenis de mesa era la única actividad que podía practicar con el brazo en cabestrillo. No fue nada fácil tampoco su historia como padre: hace dos años, su mujer sufrió un parto prematuro traumático; perdió uno de los bebes y el otro, Jaxson, nació diez semanas antes de lo previsto, sin completar su desarrollo, con poco más de un kilo de peso. Fue un momento devastador para Woodland, que estaba listo para disputar el Match Play, pero desistió de participar para acompañar a su mujer Gabby, en aquellos momentos en los que su hijo estuvo varios días en la incubadora, primero; con respiración asistida, más tarde. “Fue el año más difícil de mi vida”, aceptó tiempo después.


Woodland jugó con solidez en la última vuelta y ganó con comodidad en Pebble Beach Fuente: AP

En cuanto a Emiliano Grillo, no pudo mejorar su score. El chaqueño terminó el día dos sobre par y 289 en total (+5), para compartir el puesto 58.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment