El Pieres que faltaba: Nicolás también ganó la Copa de la Reina de poloDeportes 

El Pieres que faltaba: Nicolás también ganó la Copa de la Reina de polo


Scone, campeón de la Copa de la Reina: James Harper, David Paradice, Nicolás Pieres y James Beim Crédito: Matías Callejo

La ceremonia tiene sus particularidades. El torneo en sí encierra curiosidades. Se juega en el Guards Polo Club, en Windsor, allí donde en mayo del año pasado se casaron el príncipe Harry y Meghan Markle. Y tras la final, el trofeo lo entrega la reina Isabel II. ¿Quién otra para distinguir a los campeones de la

Queens Cup

de polo, uno de los torneos más tradicionales de Europa? La reina suele llegar cuando ya el partido está avanzado: no le gusta tanto el polo, pero sí los caballos. Suele hablar con los jugadores precisamente sobre los ejemplares que se lucieron en el torneo. Un ritual que se repite cada temporada. Y que alcanza un valor especial para los llamados “patrones” de los equipos, que son los empresarios y magnates que financian los equipos participantes y que contratan a los mejores polistas del mundo, entre otras cosas, para ello: lucir victoriosos en el podio y hasta tomar contacto con la realeza.

La familia Pieres, una de las más reconocidas en el ambiente polístico argentino desde los tiempos de Mar del Plata, La Espadaña y luego Ellerstina, había experimentado casi en su totalidad esta ceremonia con la reina Isabel II. El patriarca, Gonzalo, en cuatro oportunidades: 1991, 1996, 1998 y 1998, todas con Ellerston. Su hijo Gonzalito en un par de ocasiones: 2008 con Ellerston y 2015 con King Power Foxes. Y otro hijo, Facundo, es el que más celebró: cinco títulos, en 2008 (con Ellerston), 2013 y 2014 (Zacara), 2015 (King Power Foxes) y 2018 (La Indiana). Solamente faltaba

Nicolás Pieres

, el menor de los tres hermanos que juegan por

Ellerstina

en la Triple Corona argentina.


El Pieres que faltaba en la ceremonia con la reina Isabel II: Nicolás Crédito: @nicopieres

Usualmente los equipos se arman de un año para otro. Y luego de la temporada inglesa 2018, Nicolás Pieres recibió el llamado de la organización australiana Scone, del patrón David Paradice. “¿Jugás con nosotros?”, le preguntó James Harper. Quienes lo invitaban eran los ingleses Harper y James Beim, quienes hace varios años que juegan juntos y que acababan de dar el golpe en la Gold Cup, el otro torneo relevante del polo británico: fueron campeones con El Remanso. Nicolás aceptó, a sabiendas de que se trataba de un nuevo desafío. “Nunca había jugado con ellos. Lo bueno es que ellos sí se conocían bastante, con lo que la adaptación fue más fácil”, admitió Nico antes de la final.

Llegó su hora

Cuenta saldada para el último de los Pieres que todavía no había experimentado los alcances de ganar la Queen’s Cup. Scone obtuvo el torneo 2019 al vencer por 9-5 a Park Place, integrado por tres argentinos: Hilario Ulloa, Juan Britos y Benjamín Urquiza. Un certamen que no empezó bien para Scone. Con 12 equipos participantes, el conjunto de Nicolás Pieres perdió los dos primeros partidos: 9-8 con Murus Sanctus y 13-9 con La Indiana (con su hermano Facundo buscando el bicampeonato). Casi que había que empezar a pensar en el objetivo siguiente, es decir, la Gold Cup. Pero no. Scone no aflojó.

“A partir del tercer partido agarramos funcionamiento, empezamos a jugar mejor. Y si bien se nos hizo largo para el desgaste de los caballos, tomamos confianza. Sin sentirnos favoritos, sabíamos que podíamos dar pelea”, reconoció Pieres previamente a la final al sitio Pololine.


Nicolás Pieres y el patrón David Paradice, junto con Gonzalito y Facundo Pieres Crédito: @clickpolo

Llegaron entonces las victorias: 11-10 a Emlor, 10-9 a Monterosso, 11-7 a Talandracas (estaba invicto) en los cuartos de final y 7-5 a King Power Foxes en la semifinal. En este último equipo, una de las principales organizaciones, se desempeñaban su primo Polito Pieres, Juan Martín Zubía y Marcos Di Paola.

Del otro lado, Park Place, finalista de 2018 (perdió con La Indiana la definición), avanzó a los playoffs con tres victorias en cuatro partidos. Y en cuartos dejó en el camino a UAE (Guillermo Caset, Santiago Toccalino y Lucas Monteverde -h-) por 9-8 y a La Indiana, defensor del título, por 10-8. Tomando en cuenta sus dos temporadas seguidas llegando al cotejo decisivo, Park Place tenía una luz de ventaja.

El desenlace comenzó muy bien para Park Place, que a través de Ulloa marcó los tiempos y se puso 3-0 en el segundo chukker. Pero enseguida se produjo la reacción de Scone, con un par de tiros desde lejos de Nico Pieres y ya ese parcial terminó igualado en 3. En el 4°, luego de sacar una diferencia para ponerse 5-4, con buenas producciones de la dupla inglesa Beim-Harper, Scone se distanció: primero a 8-4, al finalizar el 5°, y luego con el 9-5 que le significó el título. Scone desequilibró con una mayor cohesión como equipo, el aprovechamiento de las situaciones que dispuso y el rendimiento de la caballada. De hecho, los premios fueron para ejemplares de este equipo: Open Magistral, de Nicolás Pieres, y Twitter, de James Harper, quien también elegido MVP de la final.


El abrazo de Nicolás con su padre, Gonzalo, que ganó cuatro veces la Copa de la Reina Crédito: @nicopieres

¿Otra pata argentina en Scone campeón? El coach: Alberto Pepe Heguy. Ya su hermano Eduardo se había consagrado el año pasado como DT de El Remanso para la conquista de la Gold Cup y ahora fue Pepe el que celebró. Que antes de la final ya consideraba como “hazaña” la clasificación. “Ni ellos esperaban estar en la final el primer año juntos y con la primera experiencia para el patrón también”, confesó.

Y un detalle más: James Beim había sido campeón de la Copa de la Reina en 1998 y 1999 con Gonzalo Pieres, padre de Nicolás, como parte del conjunto de Ellerstina, que patrocinaba
“El Rey de las propinas”, el recordado magnate australiano Kerry Packer.


Nicolás Pieres celebra el Día del Padre con sus hijos Félix y Begonia y su mujer, Angeles Pedreira Crédito: @nicopieres

A los 28 años, Nicolás festejó el Día del Padre (tiene dos hijos, Félix y Begonia) de una manera especial: con su mujer, Angeles Pedreira, y más integrantes de la familia, incluidos sus padres y hermanos. Más el saludo (con reverencia incluida) con la reina Isabel II, claro. Aunque lo más importante para él es hacerse camino internacionalmente, ganar protagonismo y mostrar que también es un Pieres campeón. Hace 10 años, con Facundo y Gonzalito, había celebrado en el US Open. Ahora lo consiguió en Windsor, con todo lo que ello significa en el currículum de los profesionales.

La síntesis de la final

Los equipos formaron así:

Scone: David Paradice, 0; James Beim, 7; Nicolás Pieres, 9, y James Harper, 6. Total, 22.

Park Place: Andrey Borodin, 0; Juan Britos, 7; Hilario Ulloa, 10, y Benjamín Urquiza, 5. Total, 22.

Progresión: Scone, 0-2, 3-3, 4-3, 5-4, 8-5 y 9-5

Los tantos. Para Scone: Beim, 3 (un penal); Pieres, 3 (un penal), y Harper, 3 (un penal). Para Park Place: Borodin, 1; Britos, 1; Ulloa, 2, y Urquiza, 1 (de penal).

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment