Netflix: Queer Eye trae de regreso a los Fab 5 a la pantallaEspectáculos 

Netflix: Queer Eye trae de regreso a los Fab 5 a la pantalla


Bobby Berk, Tan France, Antoni Porowski, Jonathan Van Ness y Karamo Brown, protagonistas de Queer Eye

El fenómeno de
Queer Eye es tan grande que el reality show que regresó hace apenas dos años a la pantalla estrena hoy su cuarta temporada.
Una vez que el público conoció a Jonathan Van Ness, Tan France, Karamo Brown, Bobby Berk y Antoni Porowski, tras el estreno de los primeros episodios en febrero de 2018, quiso seguir viéndolos un poco más. Las notas sobre ellos inundaron los medios, las cuentas de Instagram de los
Fab 5 se llenaron de seguidores y ahora son verdaderas estrellas que publicitan productos, tienen podcasts y escriben libros. En medio de todo esto, Netflix respondió con una segunda y tercera temporada casi inmediata, más algunos especiales, como aquel filmado en el pueblo de Yass, Australia (como un juego con la forma en la que dicen “yes”).

Pero los cuatro hombres dedicados a mejorar la vida de las personas, desde afuera para adentro, no son las únicas estrellas. El corazón de
Queer Eye son los llamados “héroes” del programa, aquellos que buscan cambiar su aspecto físico, su casa y mucho más. En la nueva temporada hay nuevas historias, muy diferentes entre sí. El primer episodio está dedicado a la profesora de música de Jonathan durante la secundaria,
lo que implica para él regresar al lugar en el que sufrió bullying cuando era un adolescente que prefería ser porrista en vez de jugador de fútbol americano. En el resto de la temporada conoceremos a un hombre joven que quedó paralítico tras recibir un disparo; un padre soltero inmaduro; un soltero que quiere encontrar el amor; un ex soldado que construye casas para veteranos sin hogar y un granjero recién divorciado, entre otros. También hay un par de mujeres entre quienes reciben ayuda de los Fab 5, un cambio que esta nueva versión de
Queer Eye hizo con respecto del original.

Ese original llevaba en su título la idea que lo impulsaba:
Queer Eye for the Straight Guy (“ojo
queer para el hombre heterosexual”). Cuando se estrenó en 2003, creado por David Collins, esa premisa era original y funcionó muy bien. Fue un éxito y un modelo de representación LGTBQ en la televisión dirigida al público masivo. Pero, a pesar de su marca en la cultura popular, lo que pasó con la nueva versión de
Queer Eye es aún más impresionante, especialmente en un mundo en el que el consumo de TV está tan segmentado y dividido entre las múltiples posibilidades del streaming.
Queer Eye -que está nominado a seis Emmys en la categoría “reality estructurado”, por oposición a los de “competencia”- parece haber golpeado en el lugar justo y la mayor parte de su éxito se debe a los cinco elegidos para la misión de embellecer el mundo, que con su carisma y empatía conquistaron al público.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment