Crisis en Rosario Central: despidieron a Paulo Ferrari y buscan a Diego CoccaDeportes 

Crisis en Rosario Central: despidieron a Paulo Ferrari y buscan a Diego Cocca


Último partido para Paulo Ferrari en Rosario Central Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera
17 de marzo de 2019  • 21:12

ROSARIO.- Trapecista sin red, de un fútbol simbólicamente fatídico,

Paulo Ferrari

vivió un domingo difícil y tras seis partidos, la que se suponía la apuesta fuerte del presidente de Rosario Central, Rodolfo Di Pollina, se diluyó en un chasquido de dedos y el DT fue despedido. Un papelón más y van…

Tras la derrota por 1-0 contra San Lorenzo en Arroyito, Ferrari había dicho en la conferencia de prensa que seguía trabajando. Tenía cierta lógica su argumento: “Nos hacemos cargo de los últimos 6 partidos, que son los que dirigimos; empatamos 4 y perdimos 2. El resto no nos corresponde”, explicó el DT. “Nosotros estamos trabajando hace apenas 20 días; lo que está claro es que no estamos preparados para la doble competencia”, agregó sin anestesia.

Tras ese signo de confianza, los dirigentes lo convocaron a una reunión y después de varias horas determinaron que no podía seguir al frente del equipo. Así de desprolijo todo en Central.

El aire estaba extraño es cierto, porque había rumores de que Mauro Cetto, el director deportivo de Central, iba a dejar el cargo, pero después fue desmentido. Con la confirmación del despido de Ferrari también se anunció la salida de Cetto.

Seis partidos sin ganar y punto final: primero la eliminación en la Copa Argentina ante Sol de Mayo; después, el empate ante Gremio y la derrota ante Católica en el descuento… Se sumó la Superliga con dos empates ante Belgrano y Godoy Cruz, y estalló todo con la caída ante San Lorenzo.

Doscientos setenta minutos sin marcar. Todo adverso. El rendimiento, de regular a malo, casi un calco del equipo de Edgardo Bauza, con una preparación física deficiente.

Y los dirigentes de Central subidos a la vorágine del fútbol argentino y sin espacio para reflexiones, ya parecen tener decidido que el próximo entrenador debe ser

Diego Cocca

, un DT que ya estuvo en la carpeta de Central, incluso, antes del desembarco de Ferrari.

La tarde fue diferente para Jorge Almirón, el DT del San Lorenzo, que regresó a Buenos Aires abrazado al grito de gol de Nicolás Reniero. Ese que le dio la primera victoria en la Superliga a su proceso. Tras trece partidos, con siete derrotas y seis empates, el Ciclón ganó y no es poco. Respira un poco de aire fresco, aunque sigue en el fondo de la tabla.

Antes, en el cierre del partido, la indignación explotó en el Gigante de Arroyito. “Que se vayan todos”, gritaron los canallas ante otra decepcionante actuación de Central.

Y parece que ese sentimiento de fastido terminó empujando a los dirigentes del club rosarino a cerrar un proceso con apenas seis partidos… Una verdadera locura con una dosis de demagogia. El panorama a futuro tampoco ayuda: de cara a la próxima temporada, Central tiene uno de los promedios más bajos, junto con Newell’s y Gimnasia La Plata. Por Rosario, hay demasiadas razones para preocuparse.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados