En 2018 la economía se contrajo un 2,5% del PBIEconomía 

En 2018 la economía se contrajo un 2,5% del PBI

El Indec informó este jueves que el PBI durante el último trimestre del 2018 se desplomó 6,2% y, como consecuencia, en el agregado del año se contrajo 2,5%.

De esta forma, el año pasado perdió prácticamente todo lo que había logrado crecer en 2017. En los dos últimos años, el PBI creció 0,05%, muy por debajo del crecimiento de la población que aumentó por encima del 2,2%.

Esta contracción del 2,5% fue producto de un crecimiento interanual del 4,1% en el primer trimestre, de la contracción del 3,8% y del 3,7% en el segundo y el tercero; y del derrumbe de 6,2% en el último trimestre con particular caída de la inversión, informó el ente de estadísticas públicas.

“La evolución macroeconómica del cuarto trimestre de 2018 determinó, de acuerdo con las estimaciones preliminares, una variación en la oferta global, medida a precios del año 2004, de -11,0% con respecto al mismo período del año anterior, debido a la caída de 6,2% del PIB y de 26,1% en las importaciones de bienes y servicios reales”, detalló el Indec.

“En la demanda global se observó una disminución de 25,0% en la formación bruta de capital fijo, el consumo privado cayó 9,5%, el consumo público 5,1% y las exportaciones de bienes y servicios reales registraron un crecimiento de 10,4%. En términos desestacionalizados, con respecto al tercer trimestre de 2018, las importaciones disminuyeron un 12,2%, el consumo privado decreció 2,4%, el consumo público, 0,8%, la formación bruta de capital fijo cayó 11,6%, mientras que las exportaciones se expandieron 15,0%”, agregó el Indec.

Al analizar la dinámica agregada de estas mismas variables a lo largo de todo el año se observa una vez más que la inversión se llevó la peor parte con una contracción del 5,8%.

Así, en el último trimestre el ajuste sobre el consumo privado triplicó al ajuste sobre el consumo público y la peor parte se la llevó la inversión en la economía real por la caída del 25% de la formación bruta de capital fijo, es decir, la incorporación de maquinaria y tecnología para la producción.

“Esta caída se debió al decrecimiento de 13,8% de la inversión en construcciones, a la baja de 6,3% de otras construcciones, a la disminución de 30,5% en maquinaria y equipo y al decrecimiento de 48,2% en equipo de transporte. Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional decreció un 33,0% y el componente importado, un 28,9%. En equipo de transporte el componente nacional se retrotrajo 41,0% y el importado decreció 57,0%”, precisó el Indec.

Al analizar la dinámica agregada de estas mismas variables a lo largo de todo el año se observa una vez más que la inversión se llevó la peor parte con una contracción del 5,8%. Le siguieron de cerca las importaciones que cayeron 5,1%. Mientras que el consumo público se redujo 3,3% y el privado, 2,4%. Por su parte, las exportaciones terminaron igual que las de 2017.

En el cuarto trimestre se observó que de los 16 sectores que componen el estimador de actividad, solo cinco mostraron variaciones interanuales positivas: el agro con una mejora de 3,7%, la pesca con un crecimiento del 14%, servicios sociales y de salud; y servicios de enseñanza aumentaron ambos un 0,9% y los servicios de hogares privados que contratan servicio doméstica aumentaron 4,3%.

Cuando se observa la evolución de estos sectores en el conjunto del año, son siete los sectores que terminaron con signo negativo: el agro retrocedió 15% y las manufacturas 4,8% (con algunas pérdidas que llegaron a las dos cifras como equipo de transporte sin especificar, que se desplomó 27,6%, la industria de caucho y plástico que cayó 10,3%, la textil que perdió 10,5% o la contracción dek 16,4% en muebles y colchones), el comercio mermó 4,5%, hotelería bajó 0,5%, otras actividades perdieron 0,7% y transporte y comunicaciones descendieron 2,9%.

“Oficialmente el país se mantiene en recesión, encadenando tres trimestres de crecimiento negativo. Todo parece indicar que la caída de la actividad continuará en el primer trimestre del 2019 (a un ritmo cercano al 1% desestacionalizado trimestral) debido a que las tasas de interés se mantienen en niveles muy elevador, la caída del salario real se mantiene, la inversión pública muestra un escaso dinamismo y las exportaciones muestran un crecimiento acotado. De esta manera, para el 2019 esperamos que en promedio la actividad caiga en torno al 2% respecto al 2018. En este escenario el arrastre estadístico que deja el último trimestre del 2018 sería cercano al -2,4% con lo cual la actividad continuaría mostrando un crecimiento interanual negativo aún con crecimientos desestacionalizados levemente positivos”, explicó Javier Alvaredo, economista y director de la consultora ACM.

Copyright La Politica Online SA 2019.

Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas.

Articulos relacionados