Tribalistas, una fantasía hecha realidadEspectáculos 

Tribalistas, una fantasía hecha realidad


El trío brilló en el Luna Park Fuente: LA NACION – Crédito: Santiago Filipuzzi

Marisa Monte, Carlinhos Brown y Arnando Antunes superaron las expectativas

“Tribalismo es un antimovimiento que se va a desintegrar en el momento”. La frase define el principio efímero del tribalismo, una fantasía colectiva de una gran comunidad sonorizada por sus canciones. Quizá por eso pasaron los años para que los Tribalistas Arnaldo Antunes, Marisa Monte y Carlinhos Brown salieran de gira. El proyecto nació originalmente cuando los tres referentes contemporáneos de la música brasileña editaron un disco en 2002. Pasaron quince años y finalmente con el segundo álbum de nuevas canciones, la superabanda decidió embarcarse en un tour mundial.

Si las canciones se completan con el público, el recital de los Tribalistas en el Luna Park terminó de transformar esa fantasía psicodélica en realidad y superó ampliamente todas las expectativas. Clásicos como “Carnavalia”, “Já sei namorar”, “Velha Infancia”, sonaron junto a temas estreno (“Um só” y “Diáspora”) y canciones antiguas “E vocé”, frente a un público devoto. Entre lo ancestral y lo futurista, la batida de Carnaval y la psicodelia, los Tribalistas crearon por unas horas una comunidad inclusiva en creencias e influencias culturales, que configuran un “continente” brasileño” alternativo al del nuevo presidente Jair Bolsonaro.

El tribalismo es una construcción de un estado de ánimo. Como cuando cantan junto al público: Eu sou de ninguém/ Eu sou de todo mundo/ E todo mundo me quer bem/ Eu sou de ninguém/ Eu sou de todo mundo/ E todo mundo é meu também. El tribalismo, también, rompe con la idea de pureza para resaltar el valor de lo migrante, donde se interrelacionan el pop, el samba, la balada, el punk y el rock. Durante el show, el tribalismo se convierte en una utopía de tres y de esa comunidad, donde todos cantan y bailan unidos más allá de las diferencias y por el tiempo que duran las canciones.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados