Para la OCDE, la incertidumbre políticaexplica la volatilidad del tipo de cambioEconomía 

Para la OCDE, la incertidumbre políticaexplica la volatilidad del tipo de cambio


Braun y Santos Pereira, ayer, en Hacienda Crédito: Ministerio de Hacienda

Un director de la entidad dijo que “la situación está bajo control” y afirmó que la economía argentina empezará a recuperarse este año; recomendó más reformas estructurales

“Hoy hubo mucha volatilidad en el tipo de cambio, so what?”, sorprendió, alzando la voz, el portugués Álvaro Santos Pereira en una conferencia de prensa que ofreció ayer en el microcine del Ministerio de Hacienda. “Esto suele pasar con el tipo de cambio flexible. No tiene que ser una obsesión. La situación está bajo control. La volatilidad pasa; no es preocupante”, analizó el exministro de Economía de Portugal, el mismo que enfrentó la depresión económica lusa tras la crisis financiera internacional de 2009.

De paso por la Argentina como director de Estudios Económicos de la OCDE, el funcionario dijo que la recesión argentina no es comparable con la que vivió Grecia [país que accedió a un salvataje del

FMI

y cuyo PBI se contrajo un 25% entre 2010 y 2018] ni tampoco con la que enfrentaron España, Italia o su país. El economista pronosticó que la actividad comenzará a recuperarse este año, aunque con un alza del desempleo, y que crecerá 2,3% en 2020. La inflación -señaló- se desacelerará a 34% en 2019 y a 25% un año después.

Sin embargo, Santos Pereira dijo que para que la economía recupere dinamismo es preciso que el próximo gobierno impulse una nueva ola de reformas estructurales. Entre las sugeridas por la OCDE están: cambios regulatorios para facilitar la creación de empresas, la apertura comercial para integrarse en cadenas de valor globales y generar competencia para bajar precios de los productos a los consumidores, modificaciones en el mercado laboral (bajar indemnizaciones, entre otras propuestas, como mejorar la capacitación y extender subsidios de desempleo durante cambios en la estructura productiva), una reforma tributaria (con ampliación del impuesto a las ganancias a más personas y el fin de exenciones al IVA para bajar otros impuestos) y una reforma previsional.

El economista reconoció que el gobierno de

Mauricio Macri

encaró reformas estructurales, entre las que mencionó la tributaria. “Si se hicieron reformas, ¿por qué el mercado le dio la espalda al país en 2018?”, le preguntó
LA NACION en una charla a solas con el economista. “La Argentina tiene una historia de mucha volatilidad y poco crecimiento. Y esto tiene que ver con malas políticas, poco sustentables. El legado que se encontró en 2015 y 2016 son un ejemplo. Iba a terminar segurísimo en una crisis”, indicó.

“Creo que una de las cuestiones que está volviendo más volátil el mercado de cambios tiene que ver con los nervios o la incertidumbre política”, esgrimió el exministro luso.

“La historia de la Argentina es volátil y no es buena en términos de crecimiento en las ultimas décadas. Su país era más rico que Canadá en los 30 y fueron años de políticas económicas erradas y populistas las que llevaron a la Argentina adonde está ahora. Hubo una corrección, que es importante, y hay que continuar con las buenas prácticas y las reformas políticas para que el país vuelva a crecer y a crear empleo”, agregó. Para Santos Pereira, la crisis que el país vivió en 2018 tuvo que ver con los “desequilibrios que ya existían”, pero que “se agravaron”, y con lo que denominó “la normalización monetaria”.

El economista puso el énfasis en los “déficits gemelos”, el fiscal, y el de cuenta corriente, que “era grave”, según calificó. “Se arrastraba un problema bastante serio de inflación también. Entonces, la Fed sube los tipos de interés y los emergentes quedaron bajo el foco. Está claro que la Argentina fue de los más golpeados”, dijo.

“Hay que mantener la credibilidad monetaria. Los últimos pasos del presidente del Banco Central [por Guido Sandleris] y su equipo son muy importantes”, dijo el economista, que señaló que ese es el camino para desacelerar la inflación, que genera “inestabilidad macroeconómica”.

Pidió además ampliar la competencia y abrirse al mundo. “Es clave además hacer el ajuste fiscal. Es difícil de hacer, pero no hacerlo traerá resultados peores. Para que esos problemas fiscales no vuelvan es importante que el próximo gobierno encare una ola de reformas para dinamizar la economía”, completó.

Según la OCDE, el efecto de las reformas aplicadas desde 2016 mejorará el PBI anualmente en 0,7% puntos. Si se aplica una reducción más profunda de las barreras arancelarias, las que obstaculizan la iniciativa empresarial, si se reforma el mercado de trabajo, se reduce la corrupción y se mejora la eficacia del gobierno, el PBI puede lograr una suba de 2% anual extra.

En ese grupo de nuevas reformas, en la OCDE estiman que el próximo gobierno deberá discutir, como sucede en Brasil, una reforma previsional.

“Es una cuestión importante”, afirmó el director de Estudios Económicos de la OCDE. “Ahora la Argentina gasta 11% del PBI en términos de gastos en pensiones. Pero en 40 años va a gastar 21%. Parece lejos, pero año a año se va incrementando y agrava el problema. Es importante lanzar el debate”, cerró el exministro de Economía.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados