Racing campeón: cómo el club decidió contar su propia historiaDeportes 

Racing campeón: cómo el club decidió contar su propia historia


1 de abril de 2019  • 10:10

Uno de los aciertos que tuvo el título de Racing en la Superliga 2018/19, además de la campaña deportiva, fue cómo el club decidió contar su propia historia. El fútbol podría descansar en la inspiración de los cronistas, en el análisis de los comentaristas y en el griterío de las polémicas para almacenar toneladas de conceptos que den testimonio de un éxito. Pero aunque el cambio no es reciente, el paisaje del deporte incluye una nueva mirada: la del propio involucrado que da su versión de los hechos. Y aún más: procura instalar su propia narrativa.

Racing lo hizo y a gran escala. Un acuerdo con Twitter fue parte de esa estrategia para instalar cinco hashtags vinculados a las fechas importantes del club en marzo (su aniversario y día del hincha), además de potenciar la idea de #RacingPositivo con la camiseta del equipo incorporada a la expresión. La tarea no era sencilla: insistir con el lado luminoso de las cosas, mientras los medios veían cuanto jugo más se podía exprimir del conflicto entre el técnico Coudet y el díscolo Centurión, explica también como no todos hablan de lo mismo cuando se habla de fútbol y campañas. El campeonato ganado por Racing se puede explicar perfectamente desde el estilo de cobertura de cada medio. En paralelo, el club da su versión de la historia.

Este ejemplo es local y también se observa a nivel global. La FIFA se ubicó número uno en un ranking donde aparecen 35 federaciones deportivas internacionales afiliadas al COI, según su influencia en las principales plataformas sociales de occidente: Facebook, Instagram, You Tube y Twitter. El
relevamiento fue hecho por RedTorch, una agencia de marketing deportivo. La noticia es tal porque en el mismo ranking de 2018 se encontraba en el puesto número diez.

El crecimiento se explica porque fue el año del Mundial de Rusia, pero también porque la FIFA decidió cambiar el modo de contarse a sí misma. O de contar como su producto estrella debía llegar a sus fanáticos. Fue un Mundial descripto por la FIFA con más desenfado, más enfocado en los hinchas de fútbol que en los medios. Esa nueva orientación le permitió sumar más de 12 millones de seguidores en Instagram (duplicó la cifra previa al campeonato) y superar los 7,5 millones de suscriptores en You Tube.

De todos modos esos números de la FIFA empalidecen frente a la influencia de los futbolistas top: Cristiano Ronaldo, Messi y Neymar superan, cada uno, los 100 millones de seguidores en Instagram. Pero aunque las cifras no se comparan, la idea que permanece es otra: las organizaciones deportivas son las primeras que deben contar la historia para demostrar que lo que ofrecen, producen y “empaquetan” para vender, es atractivo. Lo sabe, por ejemplo, la Federación Internacional de Tenis de Mesa que siendo muy activa en redes sociales se ubicó cuarta en ese ranking luego de estar segunda en 2018: sus videos con puntos increíbles inundan todas las plataformas sociales.

Los clubes de fútbol le hablan siempre a su tropa. La tarea se completa cuando además escuchan. El lema “Racing Positivo” fue una expresión surgida de los propios hinchas. Cuando hizo su acción con Twitter, Racing Club decidió impulsarla y hacer de ese hashtag una bandera. El fútbol argentino será mucho mejor cuando todos escuchen además de hablar.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados