La gran noche de San Lorenzo: venció a Huracán por penales y encontró la paz que necesitabaDeportes 

La gran noche de San Lorenzo: venció a Huracán por penales y encontró la paz que necesitaba

  • 0
    P3

Huracán

    • 0
      P4

    San Lorenzo

      Después de otro discreto 0 a 0, San Lorenzo derrotó 4 a 3 a Huracán en la definición por penales y avanzó a los octavos de final de la Copa de la Superliga.

      El Globo tuvo la gran ocasión a tres minutos del final, cuando Néstor Pitana le concedió un penal. Pero el remate de Lucas Barrios fue contenido por Fernando Monetti, el héroe de la noche al contener otro en la definición (a Roa). Barrios tampoco pudo marcar en los remates desde los 12 pasos. Su disparo dio en el travesaño.

      En la próxima instancia, San Lorenzo enfrentará al vencedor de la llave entre Independiente y Argentinos, que en el partido de ida culminó con triunfo del Bicho por 3 a 2.

      Algo quedó en claro en la cálida noche de Viernes Santo y dejaron mensajes en el aire. Obviamente, los más positivos y estimulantes son para San Lorenzo.


      Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

      Por supuesto, estos cruces tienen por sí mismos una carga sentimental e histórica que excede a los momentos. Son apasionantes. Sin embargo, al margen del escenario de un equipo y otro, el clásico barrial llegaba con varias materias pendientes para ambos elencos, ya que cinco días antes habían entregado en el Nuevo Gasómetro otro 0-0 muy opaco.

      Antonio Mohamed afirmó que seguirá en Huracán pese a los malos resultados: “Quedan partidos y luego haremos las cuentas”

      Había demasiado en juego en Parque de los Patricios. Mucho color y calor hubo en las tribunas del Palacio Ducó. En ese contexto, San Lorenzo llegó empeñado en encontrar un engranaje que le de más confianza como equipo. Es cierto, las victorias en la Libertadores fueron como un bálsamo para Almirón, aunque al equipo todavía le faltan pimienta y profundidad desde tres cuartos de cancha en adelante. Anoche, el DT sorprendió con Botta y Rentería como titulares. Improductivos, los dos volvieron a decepcionar a los azulgranas.


      Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo

      El Globo, claro, llegó a su casa con la idea de mojarle la oreja al vecino de toda la vida. Así, el encuentro tuvo un arranque atractivo, con mucha movilidad. Con ímpetu, Huracán se asentó mejor y controló el desarrollo desde el medio campo. Sin brillar, pero con un mejor funcionamiento colectivo, llevó peligro de a poco. Pensante, el elenco de Mohamed mordió, presionó, y lo tuvo a Auzqui muy incisivo por la izquierda. Pero no mostró pericia a la hora de la puntada final. San Lorenzo, un puñado de voluntades, no tuvo ingenio y aguantó los embates como pudo. No le faltó vértigo al primer tiempo, que fue entretenido pese al 0-0.

      El clásico no daba tregua ni momentos para distraerse. Sin embargo, en el segundo tiempo tuvo menos llegadas e intensidad. Trabado, apareció la pierna fuerte. El fervor y el empuje se mezclaban con los desaciertos. Parecía que el compromiso se iba a definir en algún detalle.

      Este San Lorenzo de las urgencias, que en los últimos tiempos poco supo de satisfacciones, encontró nada menos que frente a su rival de siempre ese poco de paz que andaba pidiendo a gritos. La sonrisa se dibujó en Boedo.


      Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo

      Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

      Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

      Articulos relacionados