Tres partidos seguidos como local: los beneficios del fixture de la LibertadoresDeportes 

Tres partidos seguidos como local: los beneficios del fixture de la Libertadores


Fuente: Archivo
24 de abril de 2019  • 00:05

Cuando se sortearon las zonas de la fase de grupo de la Copa Libertadores nadie advirtió que, en realidad, había un número mágico y otro fatídico. El calendario de los encuentros deparaba a aquellos que tuvieran el número “2” en cada grupo tres partidos seguidos como locales, con la ventaja comparativa que ello implica. En contrapartida, aquellos equipos que tuvieran el número “3” tenían que disputar tres encuentros seguidos como visitantes.

Jugadas cinco fechas del principal torneo del fútbol sudamericano, los números son elocuentes: cinco de los clubes que disfrutaron de tres partidos seguidos en sus estadios están clasificados para octavos de final o muy cerca de lograrlo: Internacional de Porto Alegre (grupo A), Flamengo (grupo D), Cerro Porteño (grupo E), San Lorenzo (grupo F) y Athlético Paranaense (grupo G). Sólo Universidad Católica (grupo H), Emelec (grupo B ) y Sporting Cristal (grupo C) no supieron usufructuar del todo bien la ayudita que les dio el calendario de partidos y su clasificación está más lejos.


El sorteo de las copas, realizado en Asunción a fines del año pasado Fuente: AP – Crédito: Jorge Saenz

Los equipos que tenían el número “3” en sus respectivos grupos recibieron la maldición de los tres partidos seguidos fuera de sus estadios. Disputadas cuatro fechas -ayer empezó la quinta-, las trayectorias son las siguientes: Alianza Lima (grupo A) no consiguió puntuar fuera de Perú. Al borde de la eliminación. Huracán apenas consiguió una unidad fuera del Palacio Tomás Adolfo Ducó y su derrota con Emelec de ayer lo eliminó del torneo. Godoy Cruz (grupo C) tuvo dos empates en el exterior y depende de sí mismo para tener chances de pasar a la siguiente fase. Liga de Quito (grupo D) apenas sumó un punto fuera de su casa, por lo que está obligado a ganar sus dos partidos para tener chances de meterse en los octavos de final. Zamora (grupo E) perdió todo fuera de Venezuela y está eliminado. Junior de Barranquilla (grupo F) corrió la misma suerte que el equipo venezolano: déficit total de puntos fuera de su estadio y eliminación prematura. Jorge Wilstermann (grupo G) sumó un magro punto fuera de Cochabamba y todo hace pensar que quedará afuera de la lucha grande. Rosario Central (grupo H) podía pensar que definir las últimas dos fechas en el Gigante de Arroyito le iba a garantizar la clasificación. Su mal paso como visitante, sin unidades en tres partidos, lo marginó de los octavos de final.

En la sede de la Conmebol, ubicada en Luque (Paraguay) se percataron del asunto a partir de un hilo de tuits redactados por el usuario @RobyBaggio. Al cierre de esta edición, su cadena de posteos llevaba más de 4.400 “me gusta” y 2.300 retuits. Consultada por
LA NACION, la Conmebol no dio ninguna explicación oficial sobre la distribución de los partidos.

Más allá de lo que dicen los números luego de completadas cuatro fechas de la Libertadores y con la quinta recién comenzada, lo cierto es que tres días después del sorteo de la presente edición, la Conmebol distribuyó el calendario de partidos de toda la Copa. Los dirigentes de los clubes participantes se dieron cuenta de que había encuentros en medio de la fecha FIFA de marzo. Era, en rigor, una posibilidad que la propia Conmebol había dejado trascender en una reunión de su Consejo Ejecutivo. Y lo hacía “porque no había fechas disponibles”. A mediados de mayo, esos partidos en fecha FIFA fueron modificados y reasignados.

En cambio, solo Jorge Wilstermann, de Bolivia, pidió explicaciones por tener que jugar tres partidos seguidos como visitante en la fase de grupos. El resto de los equipos no dijo ni una palabra.

Cambios sin explicación

Según confirmaron en la Conmebol, este sistema de competencia no es nuevo. “En el último torneo en el que hubo equipos con tres partidos seguidos como visitante fue en la edición de 2003”, relataron desde Conmebol. Luego, el sistema se cambió, y ahora volvió a modificarse: en 2018 no hubo ningún antecedente de equipos que debieran disputar tres encuentros seguidos fuera de su estadio.

Las variables que juegan para definir el fixture

La Conmebol usa un programa informático para distribuir los partidos de cada fecha de la etapa de grupos. Claro que hay múltiples variables a tener en cuenta, como la convocatoria de los equipos (y su consiguiente atractivo para los dueños de los derechos de TV), cuestiones de seguridad y, sobre todo, los calendarios locales. Con todo eso en mente, la Conmebol modeló los encuentros de esta Libertadores 2019.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados