El peligro de un mercado volátil con poco y nadaEconomía 

El peligro de un mercado volátil con poco y nada


El dólar alcanzó ayer un nuevo récord en las pizarras de la City porteña Crédito: Silvana Colombo

El corsé que los términos del acuerdo con el

FMI

le imponen al

BCRA

, al no permitirle intervenciones sobre el mercado de cambios (ni aun con sus reservas propias) hasta que el dólar supere el techo de la banda cambiaria, volvió a dejar a la vista ayer su poder de daño.

Fue en los primeros minutos de la rueda, cuando el precio del dólar se disparó 4% a poco de la apertura de operaciones, cuando en el mercado aún no habían aparecido vendedores y en momentos en que en el sistema había cargadas apenas 4 posturas de compra por solo US$15 millones.
¿Puede ser que no tengan mecanismos previstos para que salga algún banco u organismo oficial a frenar una disparada del mercado?
, se quejaron muchos operadores de la City, que vieron esta escena repetirse últimamente, pero confiaban en que la lección se había aprendido.

El esquema cambiario solo permite al BCRA intervenir en el mercado si el dólar traspasa el techo de la banda, ahora congelado en $51,45, un valor 10,7% superior al máximo al que se llegó a operar en el peor momento de ayer. Solo en ese caso queda habilitado a vender hasta US$150 millones de sus reservas por día, el 19% de las divisas operadas en plaza ayer (US$783 millones) o 27% si se suman los dólares que puede vender el Tesoro, siguiendo ese ejemplo.

Los riesgos de las bandas anchas de flotación ya habían sido señalados por Domingo Cavallo: “Sandleris estará peor preparado que Sturzenegger para enfrentar una corrida cambiaria”, había advertido.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados