En qué piensa Tinelli mientras prepara su regreso a la TV y el festejo por los 30 años de su programaEspectáculos 

En qué piensa Tinelli mientras prepara su regreso a la TV y el festejo por los 30 años de su programa


El conductor retorna este lunes a la televisión al tiempo que decide qué espacio ocupará en la carrera electoral Fuente: Archivo
26 de abril de 2019  • 00:01

¿En qué piensa

Marcelo Tinelli

mientras atraviesa la vigilia de su retorno a la televisión, nada menos que para festejar las 30 temporadas de su exitoso programa insignia? ¿Cuál es el Tinelli con el que se reencontrará
el próximo lunes ese público que le fue tan fiel y que no deja de respaldarlo desde hace tres décadas? No es por supuesto el mismo que desembarcó en la pantalla para poner en marcha
Videomatch con un escritorio, un equipo muy pequeño y un compilado de imágenes con bloopers como primer y único recurso visual. Tampoco el que fue construyendo ladrillo a ladrillo el edificio televisivo desde el cual instaló su sello indiscutido en todos los libros de historia como el conductor más poderoso y de mayor influencia en la TV de aire durante el último cuarto de siglo.

El Tinelli que se prepara para reaparecer en la pantalla de El Trece con la promesa de un tributo a los 30 años de su programa y el simultáneo lanzamiento del “Super Bailando” es muy probable que se mueva al influjo de ese doble impulso. El de viajar hacia atrás por medio de un reconocimiento-homenaje a su propia historia televisiva y el que se prepara a conciencia para un futuro en otra dimensión. Como las parejas de famosos que desfilan por su competencia danzante, Tinelli sale a la pista con un sueño bajo el brazo. Su propio sueño. Para lograrlo deberá meterse en más de un baile. Y a alguno de ellos seguramente llegará sin proponérselo, aunque confía en su voluntad, en el poder simbólico que fue acumulando y sobre todo en su intuición para evitar cualquier paso en falso. Salir a la pista sin entrenamiento suficiente para enfrentar ciertos desafíos expone a cualquier competidor a una eliminación temprana. Tinelli lo sabe. Toda figura que acumula tantos éxitos se siente naturalmente un ganador. Y quiere llegar hasta el final en todo lo que se propone.

Tinelli sale a la pista con un sueño bajo el brazo. Su propio sueño. Para lograrlo deberá meterse en más de un baile

¿Y qué se propone Tinelli? Varios de los pasos previos más significativos que hizo en los últimos meses lo dejaron en claro. El hombre más fuerte de la televisión argentina de las últimas décadas imagina un futuro político. Y se mueve claramente en esa dirección, aunque a algunos de sus interlocutores les hubiera gustado que esos movimientos fuesen menos cautelosos y más contundentes. Sobre todo quien o quienes lo imaginaron dentro de esta carrera electoral en algún lugar expectable. Como candidato a ocupar alguna pieza importante en el complicado tablero político argentino.

Parece difícil, si no imposible, que Tinelli pueda hoy compatibilizar sus expectativas de futuro cercano en la política con las exigencias del presente. Debe ocuparse full time del jubileo televisivo que le tocará encabezar. Acostumbrado a funcionar como eje de una maquinaria muy compleja que solamente él sabe poner en movimiento con exactitud, Tinelli no tendría a primera vista ni tiempo ni espacio para zambullirse en las agitadas aguas de la otra competencia que le interesa, además del Super Bailando. La que lleva a las elecciones de octubre.

Una humilde opinión en este momento de absoluta incertidumbre. Dejen de hablar con el “consultor” y con los “mercados” y hablen con y para los argentinos angustiados y asustados.&- marcelo tinelli (@cuervotinelli)
25 de abril de 2019

Como experto tiempista, tal vez Tinelli utilice este año como un test permanente de observación, análisis, ensayo y error que le ayude a medir y evaluar cuál es el espacio que finalmente saldrá a buscar cuando finalmente decida darle una actitud preferencial a la política, tal como lo viene confesando a sus íntimos desde hace un buen tiempo.

Una mirada al movimiento de la cuenta de Twitter @cuervotinelli durante la frenética jornada de este jueves puede funcionar como primera aproximación a lo que podría ser el comportamiento del animador durante los próximos meses. Allí, por ejemplo, apareció un retweet a una frase de Roberto Lavagna (“Son días difíciles y de angustia para Argentina. Necesitamos definitivamente serenidad, inteligencia y madurez para escucharnos y buscar el rumbo correcto”), otro a la cuenta del diario Clarín que cita un texto del Financial Times lapidario con el plan económico del oficialismo, y un tercero a Infobae con la imagen de la vidriera de una casa de cambio y el dólar a 47,50 pesos.

Sobre esta última Tinelli escribió: ¡Hagan algo por favoooooor! Antes de eso había incorporado a su cuenta varias referencias a la suba de la divisa y del riesgo país. Fueron recurrentes en los últimos días las menciones de Tinelli en Twitter a citas e imágenes extraídas de la cuenta de Lavagna en esa misma red social. A última hora de ese jueves, Tinelli dejó otro mensaje significativo con su firma en Twitter: “Una humilde opinión en este momento de absoluta incertidumbre. Dejen de hablar con el «consultor» y con los «mercados» y hablen con y para los argentinos angustiados y asustados”. El animador tiene allí más de diez millones de seguidores.


Su encuentro con el presidente Mauricio Macri, en la Quinta de Olivos Fuente: DyN – Crédito: Presidencia de la Nación

Pero no solo hubo política en la cuenta @cuervotinelli. En ese mismo jueves, las referencias a la actualidad se mecharon constantemente con menciones, comentarios y retweets alusivos al regreso de su programa y a lo poco que falta para la vuelta del Bailando. También aparecieron temas deportivos como el aliento al equipo de voleibol de su Bolívar natal, que enfrenta instancias decisivas en el torneo de la Liga Nacional de ese deporte, y al básquet de San Lorenzo, un tema que siempre sigue muy de cerca. Entre ellas, además, apareció otro anuncio destacado de Tinelli sobre el carácter federal que tendrá el
ShowMatch 2019, con la promesa de transmisiones en vivo desde Santiago del Estero en la primera semana del ciclo que comenzará el próximo lunes. Como se ve, al conductor le gusta moverse al mismo tiempo en varios flancos. No quiere dejar a la vista que su atención se concentra de manera excluyente en un solo objetivo.

En este escenario de múltiples apuestas, hay que prestarle especial atención a la deliberada y subrayada promesa de una presencia de
ShowMatch en el interior argentino mucho más fuerte que en temporadas anteriores. Algunos observadores colocan esa movida en línea con las visitas y acciones que hizo el propio Tinelli en las últimas semanas a varias ciudades y provincias en compañía de referentes políticos locales. Así, muchos empiezan a preguntarse por el alcance de esta presencia regional que promete ser constante y cómo reaccionarán los candidatos locales si esta iniciativa consigue la repercusión que todos imaginan a priori. De cumplirse ese vaticinio nace otra incógnita: ¿Dejaría Tinelli que algún político o figura provincial saque provecho de esta movida en plena campaña electoral? Va a ser interesante observar todo ese ajedrez.

Este es apenas una de las muchas razones que nos llevan a seguir con interés todos los movimientos de Tinelli durante este año tan particular de festejos de
ShowMatch. Detrás de los bailes y de los famosos en competencia podrían surgir muchas claves, algunas seguramente imperceptibles, en relación con los planes futuros que tiene el animador para su ingreso pleno (¿y definitivo?) a la arena política. Fuera de su actividad en las redes, hace tiempo que a Tinelli no se lo ve en compañía de funcionarios, legisladores o protocandidatos.

Y a propósito de políticos: ¿estarán incluídos en la retrospectiva de los 30 años de
ShowMatch los humoristas e imitadores que participaron varias veces del Gran Cuñado con esas mismas máscaras de figuras políticas famosas? Cualquier mención sobre el tema o un posible silencio también tendrán su correspondiente lectura. En medio de las celebraciones mundanas y frívolas de
ShowMatch y del “Bailando.” todos mirarán a Tinelli también con otros ojos: los del futuro político en el que el hombre más poderoso de la televisión parece estar pensando.

Articulos relacionados