Otra Siciliani que pisa fuerte en el teatro y la TVEspectáculos 

Otra Siciliani que pisa fuerte en el teatro y la TV


Leticia Siciliani, en Delia

Leticia es la protagonista de Delia, de Sebastián Suñé, y graba la nueva serie Atrapa a un ladrón, con Pablo Echarri

Es actriz, juega al fútbol, habla “perfecto” el portugués y es la sexta hija de seis hermanos (entre ellos, la actriz Griselda Siciliani). Nació en 1992 en el barrio de Villa Luro, sus padres eran docentes y, como estudiante, egresó del secundario en el colegio San Ramón Nonato, de Floresta. “Era un poco bardera, me pasaba todo el tiempo en dirección, pero me iba bien”, admite Leticia Siciliani.

Debutó en tele en el programa
Mis amigos de siempre, pero sin dudas su participación en
Esperanza mía fue la bisagra en su carrera, cuando ganó un Martín Fierro como revelación en 2015. Tres años después regresó a la pantalla chica con la exitosa
Cien días para enamorarse y desde enero se encuentra grabando
Atrapa a un ladrón, una serie de diez capítulos de Paramount basada en la película de Alfred Hitchcock (
Para atrapar al ladrón, 1952), protagonizada por Pablo Echarri y la española Alexandra Jiménez. La serie se estrenará el 2 de junio en España, pero aún no tiene fecha para la Argentina.

Pero también le llegó el momento teatral. Protagoniza
Delia, escrita y dirigida por Sebastián Suñé, acompañada por Kari Hernández, Julián Infantino, Luciana Lifschitz y Andrés Passeri. “A Delia la vida le pasa por al lado y no puede tomar ninguna decisión. Tiene un trabajo hace un montón de años, una familia que está reloca, le gusta un chico, pero no puede hacer nada, es espectadora de todo lo que sucede a su alrededor, hasta que en determinado momento ocurre algo que le hace caer la ficha y empieza a activar hasta convertirse en la protagonista de su propia vida”, describe y reconoce alguna identificación. “Creo que el último año también tomé las riendas de mi vida. Venía medio como espectadora de lo que me sucedía, me sentía un poco apagada, y en 2018 me encendí, dije acá estoy y voy a hacer lo que me guste”. No es para menos, en 2018 se separó de su pareja, luego de cinco años, y volvió a la televisión luego de un largo receso, en
Cien días para enamorarse. Además, cerró el año compartiendo una obra de microteatro con sus hermanas Griselda (como directora) y Paulina (como autora).

-¿Qué podés adelantar de
Atrapa a un ladrón?

Es la historia de un ladrón de obras de arte que, desde hace diez años, vive retirado en España. Ocurre un robo, alguien deja su marca, y por más que él claramente no fue, se convierte en el principal sospechoso. Entonces regresa para intentar demostrarlo, porque además meten preso a alguien de su entorno.

-¿Y cómo encaja tu personaje en esa trama?

Es una policía encargada de seguirle el rastro a este ladrón junto al personaje que hace Luis Machín, que es el fiscal de la causa. Somos el equipo de investigadores que lo estamos buscando. Es divertida la relación que tienen entre ellos, Machín hace años que lo sigue y ella es la nueva que trae el aire fresco a la investigación.

-¿Cómo nació tu vocación?

Desde muy chica mi hermana Griselda me llevó a ver mil obras de teatro, entonces cuando estaba en séptimo grado tenía ganas de empezar alguna actividad y se me ocurrió hacer comedia musical. Lo tomaba como una actividad más, así como jugar al fútbol o al vóley. Entonces empecé en la escuela de Hugo Midón, a los 11, y no paré más. Cuando terminé el secundario decidí que quería dedicarme e esto, no tenía ganas de empezar ninguna otra carrera, y ahí encontré a Fabiana García Lago, que fue mi gran maestra.

-¿Creés más en el estudio o en el “hacer” para la formación de un actor?

-Si bien siento que el estudio es clave, soy fan del hacer. Creo que salir y laburar de esto, hacer una obra, hacer tele o cine, hizo que también empezara a actuar de otra manera. Hace un tiempo que no estudio y creo que ya es hora de que vuelva a las clases. El estudio te nutre muchísimo.

Delia.

Lunes, a las 21.

Nün Teatro Bar, J. Ramírez de Velasco 419.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados