El origen de la demanda por YPF que se definirá en Estados Unidos y que podría costar U$S 3000 millonesEconomía 

El origen de la demanda por YPF que se definirá en Estados Unidos y que podría costar U$S 3000 millones

La Corte Suprema de los Estados Unidos falló en contra de la Argentina. El máximo tribunal estadounidense decidió este lunes que el reclamo de un fondo buitre por la reestatización de YPF continúe bajo jurisdicción de la Justicia de Nueva York. Los abogados argentinos habían pedido que el juicio se traslade a los tribunales de nuestro país.

El origen de la demanda se remonta a la etapa previa a la estatización ordenada por Cristina Kirchner en 2012, y aplaudida tanto como el default de Adolfo Rodríguez Saá en 2002.

En 2008, la familia Eskenazi ingresó a la entonces Repsol-YPF mediante un procedimiento que inició Jorge el Corcho Rodríguez, enviado en ese entonces por Néstor Kirchner a seducir a Antonio Brufau, presidente de la multinacional española.

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Para entregar parte de las acciones y el gerenciamiento, Brufau escuchó de Corcho Rodríguez una oferta que no podía rechazar: precios para garantizar ganancias y sobre todo piedra libre para repatriar el 90% de las utilidades, algo vedado para las otras multinacionales.

Cristina Kirchner autorizó el desembarco, al que llamó Argentinizar YPF. Los Eskenazi compraron primero un 15% por US$ 2.235 millones. Más de la mitad de ese monto se lo prestó la propia Repsol. El resto, un club de bancos. La devolución de ese dinero fue un ejemplo de los “milagros de la era K”: las utilidades que daría la propia YPF.

¿Cómo? Brufau y los Eskenazi firmaron un acuerdo de accionistas para la distribución extraordinaria de dividendos anteriores. Brufau cobró US$ 800 millones que se los dio a los Eskenazi para que los Eskenazi se los dieran por las acciones. También acordaron retirar en adelante el 90% de los beneficios. 

A Kirchner no le importó su consecuencia: la descapitalización de la empresa. Según Kicillof, ministro de Cristina y director de YPF, en cuatro años se repartieron más plata de la que ganó la compañía: unos 24 mil millones de pesos.

Mirá también

Sin dinero para invertir, la producción de gas y petróleo colapsó. La Argentina perdió el autoabastecimiento y el país empezó a importar combustibles. Cristina culpó a los españoles por la crisis que ella y su esposo habían provocado. Decidió reestatizar YPF.

En un capítulo previo Kirchner mandó a comprar otro 10% de las acciones mediante una réplica de la maniobra inicial: a través de Petersen Energía y Petersen Inversora, las dos firmas que los Eskenazi habían armado en Madrid, y con plata prestada por Repsol y un club de bancos.

El juez Lijo investiga el vaciamiento y la secuencia final del vaciamiento: Brufau embolsó US$ 5000 millones, los Eskenazi ni un peso. Los Eskenazi concursaron sus empresas en Madrid y el juzgado vendió al fondo Burford lo único que a ellos les quedaba: el derecho a reclamar a la Argentina. Precisamente la demanda que seguirá en la Justicia de los Estados Unidos y que podría costarle a la Argentina otros US$ 3 mil millones.

JPE

Articulos relacionados