Los pros y los contras de una unión artísticaEspectáculos 

Los pros y los contras de una unión artística

PEDRO AZNAR – MANUEL GARCÍA

Nuestra opinión: buena

Intérpretes: Pedro Aznar (voz, guitarras, bajos, melódica) y Manuel García (voz, guitarras). Con Alejandro Oliva (percusión), Federico Arreseygor (piano) y Sergio Verdinelli (batería).
Sala: Teatro Coliseo.

Siempre son bienvenidas las uniones. De las mezclas, de las búsquedas en sociedad, del trabajo conjunto han surgido muchas veces cosas muy valiosas en el arte a lo largo de la historia. Y festejamos esta porque estamos aquí frente a dos grandes intérpretes, aunque tengamos nuestra particular preferencia por el argentino.

Pedro Aznar, con pergaminos ilustres en el género que uno busque, siempre ha sido, en nuestra opinión, mucho más interesante como cantante e instrumentista que como compositor. El bajo es la herramienta con la que se ha mostrado siempre más cómodo y más diestro, pero lo reconocemos y admiramos también por sus innumerables aportes con otros instrumentos, o por los arreglos, las búsquedas tímbricas, el buen uso de la tecnología.

Mucho menos conocido por acá, y en una relación algo desigual respecto de Pedro, se podrían decir cosas parecidas del chileno Manuel García. Buen cantante que ha madurado muy bien, tiene una voz expresiva y prolija que es un muy buen vehículo para piezas de su autoría que están algo por debajo de sus méritos interpretativos.

Ambos, muy ligados al pop y al rock aunque no se limitan a esas músicas, se conocen y se respetan desde hace tiempo, tal como lo repitieron varias veces frente al público del Coliseo. Finalmente se juntaron para un disco y una gira que, al momento, ya abarcó varias ciudades trasandinas, más Córdoba, Rosario y suelo porteño. Lo que hicieron fue componer ocho piezas originales, escritas en sociedad, de entre las que nos quedamos con el tango “Gazebo”, “La reja” -uno de los “cortes” del álbum- y muy especialmente el bolero “Si no hablamos”, punto muy alto del nuevo material.

El trabajo se completó con “Cinco siglos igual”, de León Gieco; “Canción para mañana”, de la banda chilena Los Bunkers; “Maldigo del alto cielo”, de Violeta Parra, y “Cactus”, de Gustavo Cerati, en democrático reparto binacional.

Después de varias fechas en otros escenarios, lo que se vio en Buenos Aires fue un concierto sólido, de un profesionalismo apabullante, con un Aznar meticuloso hasta en el más mínimo detalle de afinación como es su estilo (llegó a parar el show por una nota en la guitarra de su compañero que no lograba dar con la nota exacta). El repertorio incluyó, aunque en otro orden, todo el material del disco presentado, a lo que se sumaron canciones de ambos cantadas en solo o en dúo, como la muy buena “Joya tu corazón”, de Aznar, o el tema pop ecologista “Venga la vida”, de García. Pero hubo además otros clásicos que se agregaron a los que ya están en el disco, como “Te recuerdo, Amanda”, “A primera vista” -del brasileño Chico César, que García presentó algo confusamente como si fuera de Pedro-, o “Los dinosaurios”, de Charly García, en uno de los puntos más calientes y festejados del recital.

A favor: la voz de Aznar sobre todo cuando va a los agudos, su destreza instrumental especialmente con su contrabajo electrónico de pie, algunos momentos muy profundos en la voz del chileno, unos pocos de los nuevos títulos y, mejor aún, la recreación de los clásicos latinoamericanos; y, por supuesto, un trío acompañante argentino en el que se lucen todos y tiene un pico muy alto en el pianista Federico Arreseygor. En contra: cierta reiteración y cuadratura en los arreglos y el haber aprovechado solo excepcionalmente la posibilidad de jugar con las dos gargantas con arreglos vocales y, en cambio, limitarse a sucederse repartiendo pedacitos de canciones, como si se tratara de una juntada espontánea que, a todas luces, está bien claro que no lo es.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados