Acuerdo Mercosur-Unión Europea: gol de ArgentinaEconomía 

Acuerdo Mercosur-Unión Europea: gol de Argentina

28 de junio de 2019  • 16:32

Estamos frente a un hecho histórico. El Acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea (AMUE) representa la reforma de política comercial y decisión de integración económica al mundo más importante de la Argentina de los últimos 25 años -de hecho, desde la creación misma del Mercosur-. Algo extraño en la política económica argentina, el acuerdo con Europa es el resultado de una verdadera política de Estado sostenida en el tiempo. El AMUE fue impulsado por todos los gobiernos de la Argentina, independientemente de su color político, desde el inicio de las negociaciones en 1999 hasta hoy.

Junto con la Asociación del Trans-Pacífico (“CPTPP” por sus siglas en inglés), el AMUE constituye uno de los “mega acuerdos” comerciales más importantes del mundo. Las economías del Mercosur y la UE integradas constituyen un mercado de casi 800 millones de habitantes, involucrando a 32 países, con un PBI combinado de más de 20 billones de dólares (alrededor de un 25% del PBI mundial), mientras que el intercambio comercial entre ambas regiones alcanza a cerca de 100.000 millones de dólares. Con este acuerdo, las empresas argentinas tendrán acceso preferencial a uno de los mercados más grandes, sofisticados y de mayor poder adquisitivo del mundo.

El acuerdo tiene una importancia trascendental que va mucho más allá de lo comercial y, por lo tanto, evaluarlo simplemente por los aranceles o las cuotas de algunos pocos productos icónicos, como la carne o los autos, resulta incompleto y erróneo. En primer lugar, se trata de un acuerdo con importantes implicancias geopolíticas. El AMUE significa la profundización de los vínculos con Occidente, con Europa continental en particular, y en especial con los países de mayor relación con América Latina: España, Portugal, Italia, Alemania y Francia.

Además, luego de los acuerdos recientes con Canadá y Japón, la UE refuerza su liderazgo a nivel global frente a las disrupciones generadas por los Estados Unidos y el Brexit así como al creciente rol de China y Asia en el comercio mundial. Con el AMUE, la UE se convierte en la primera potencia económica en lograr acuerdos comerciales preferenciales con todos los países de América Latina, un hito que ni siquiera los Estados Unidos pudo lograr en su área natural de influencia tras el fracaso del ALCA en 2005. Esta red de acuerdos sienta las bases de un mínimo común denominador para un verdadero acuerdo de integración para toda la región.

El AMUE constituye, además, el primer acuerdo comercial moderno que logra el Mercosur en su historia. Además de cubrir el tradicional comercio de bienes, el acuerdo establece reglas para la prestación de servicios, provee marcos para el comercio electrónico, simplifica procedimientos aduaneros, elimina barreras no arancelarias, aumenta la transparencia en las compras públicas, refuerza la protección de la propiedad intelectual y cuenta con un sólido componente de cooperación internacional entre ambas regiones. En este marco, los países del Mercosur se comprometen a adoptar una serie de reformas legales e institucionales necesarias para cumplir con estándares mínimos internacionales en los que el Mercosur había quedado rezagado luego de años de aislamiento.

Estos cambios, que nos acercan mucho más al ingreso a la OCDE, y el anclaje institucional que implica el AMUE, no sólo hará mucho más difícil e improbable que un futuro gobierno adopte medidas arbitrarias de restricción comercial o revierta los logros alcanzados, sino también resultará en una notable mejora del ambiente de negocios, brindando un marco de seguridad jurídica, estabilidad y previsibilidad fundamental para el fomento del comercio y las inversiones, tanto de Europa como de otras partes del mundo. De hecho, los países que alcanzaron un acuerdo comercial con la Unión Europea experimentaron posteriormente un aumento significativo de las inversiones en sus países.

El AMUE es también un acuerdo balanceado que no representa una amenaza existencial ni a los productores ni a los trabajadores argentinos. Primero, el acuerdo fue negociado con un componente central de gradualidad en la desgravación arancelaria, dejando a los productos más sensibles del Mercosur excluidos o en las “canastas” más tardías, de hasta 15 años, contados desde la entrada en vigor del acuerdo, que será al menos después de 2020, una vez que los parlamentos de ambas regiones lo hayan ratificado.

Esta modalidad del acuerdo le da a las empresas argentinas el tiempo suficiente para mejorar su competitividad y adecuar su modelo de producción y negocios a condiciones de mayor competencia y para aprovechar las oportunidades del nuevo mercado. Esto, a su vez, tendrá un impacto positivo en la productividad general del país. Segundo, en caso de aumentos significativos de importaciones desde Europa, se prevén mecanismos de defensa comercial que brindan protección a los productores nacionales. Tercero, el Estado se reserva la posibilidad de utilizar herramientas de desarrollo productivo y tecnológico, como es el otorgamiento de un trato preferencial a las pymes nacionales en las compras del Estado.

Asimismo, al tratarse de un acuerdo con un mercado desarrollado como el europeo, los estándares ambientales y laborales, tanto en términos de condiciones como de salarios, son altos, con lo cual los productores y trabajadores argentinos no corren mayores riesgos de competencia desleal o por costo.

La conclusión exitosa del AMUE tiene además una importancia fundamental para el propio Mercosur como mecanismo de integración y principal plataforma de inserción económica de Argentina al mundo. Luego de años de anquilosamiento, inefectividad y aislamiento internacional, el Mercosur había dejado de cumplir sus funciones y objetivos originarios. Más que en un catalizador para la integración, se había transformado en un corset para sus miembros y corría un serio riesgo de extinguirse. Aún queda un largo camino de reformas que el Mercosur debe seguir, pero el acuerdo con la UE le da la legitimidad e impulso necesarios para redoblar los esfuerzos y profundizar su transformación y modernización. La gran decisión geopolítica y estratégica que enfrenta ahora el Mercosur es si su próxima gran meta de integración será con los Estados Unidos.

Por último, el acuerdo significa un rotundo éxito político del presidente Macri y de la Argentina. Sin lugar a dudas, el AMUE no se hubiera logrado sin la convicción, determinación y acción del Presidente. Desde el primer día, el AMUE constituyó uno de los principales objetivos de la política de inserción inteligente al mundo del Gobierno y hoy, cuatro años más tarde, tenemos el resultado.

El Presidente impulsó una relación profunda y estratégica con Brasil, nuestro principal socio político y comercial, buscó dinamizar al Mercosur como plataforma de integración y aprovechó todos los resortes que nos brinda el G-20 para alcanzar este acuerdo.

Y porque es el resultado de una política de Estado, sin importar por qué equipo hinchamos, ¡gol de Argentina!

El autor es doctor en Derecho de la Universidad de Harvard; master en Política Global de la London School of Economics y abogado de la Universidad de Buenos Aires. Es exsubsecretario de Comercio Exterior de la Nación. Actualmente es Socio de Quipu, miembro del Global Future Council on International Trade and Investment del World Economic Forum (WEF) y fellow del Institute for Global Law and Policy (IGLP) de Harvard.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados