Emprendedores rechazan una decisión de la Inspección de Justicia que frena la creación de empresas pymesEconomía 

Emprendedores rechazan una decisión de la Inspección de Justicia que frena la creación de empresas pymes

La Asociación de Emprendedores de Argentina (ASEA) expresó su preocupación por la decisión oficial de suspender el registro digital y la posibilidad de elaborar libros digitales por parte de las Sociedades por Acciones Simplificada (SAS). Fue una determinación de la Inspección General de Justicia, que conduce Ricardo Nissen.

En AEA consideraron que eliminar la posibilidad de llevar los libros contables y societarios de forma digital y exige volver a hacerlo en papel es un exceso de facultades y contrario a la ley dictada por el Poder Legislativo.

Mirá también

“Es una decisión que atrasa y dificulta el trabajo de los emprendedores argentinos”, enfatizó Alejandro Ramírez, responsable de Políticas Públicas de ASEA. “Hasta hoy, los libros contables se llevaban de manera digital a través del sistema Blockchain, lo que garantiza absoluta transparencia e inviolabilidad en la gestión de la información. Ahora, habrá que volver a un sistema del siglo XIX, completamente anacrónico y permeable a cualquier adulteración. De esta forma, Argentina es el único país del mundo que pasa de un sistema digital al formato papel. Este hecho, no solo atenta contra la transparencia de las empresas, sino que triplica los costos de constitución de una sociedad”, agregó.

Mirá también

“En un país en el que las PyMEs representan el 44% del PBI, el emprendimiento debe ser una política de Estado, porque los emprendedores de hoy son las PyMEs del futuro”, reflexionó Ezequiel Calcarami, presidente de ASEA.

“Medidas como estas no hacen más que desalentar a los argentinos que quieren emprender; y es curioso volver atrás en un esquema societario que se tomó como referencia en la ONU, la OEA y en diferentes países de la región”, resaltó.

Mirá también

Entre las acciones que hasta hoy podían realizarse de manera digital, se destacan la constitución de la sociedad -la cual se realizaba en menos de 24 horas-, así como todos los trámites posteriores (cambio de sede, variaciones de capital, transformación, designación de autoridades, disolución, entre otras). A partir de la entrada en vigencia de la nueva resolución, todas esas gestiones volverán a realizarse en formato papel y se regirán por una resolución del año 2015 (Resolución General I.G.J. N° 7/2015), algo que agrega burocracia y dificulta la apertura de una empresa.

“Además de elevar los costos, es una medida que atenta contra la libertad de los emprendedores y las pymes de poder diseñar sus negocios según sus necesidades. La IGJ se atribuye facultades que el Congreso de la Nación -mediante la Ley de Emprendedores- estableció que no tiene, lo que significa una violación a la división de poderes, ya que es competencia del Poder Judicial y no del Ejecutivo analizar la norma”, enfatizó Ezequiel Calcarami.

“De ahora en más, la IGJ va a poder decidir si el objeto de una sociedad es adecuado o si un emprendedor tiene suficiente dinero para poder hacer un emprendimiento, en un claro desconocimiento de cómo funciona el ecosistema emprendedor, y presumiendo que detrás de toda sociedad hay un fraude. Si hasta ayer era difícil emprender en Argentina, hoy lo es más”, agregó.

Desde la aprobación de la Ley de Emprendedores, en marzo de 2017, se crearon más de 20 mil empresas con la figura de la SAS y se generaron más de 47 mil puestos de trabajo registrados -a lo que se debe sumar el trabajo indirecto-. Hasta ese momento, ninguno de los modelos societarios vigentes permitían organizar capitales ni brindaban la flexibilidad suficiente para escalar de forma simple y de acuerdo a las necesidades. En el año 2019, como en lo que va del 2020, la SAS fue el tipo societario más elegido por las pymes, lo que representa en la actualidad el 50% de las sociedades que se constituyen ante la IGJ.

Entre las principales ventajas de esta forma societaria, se destacan la posibilidad de constituir una empresa en 24 horas hábiles de manera 100% online; la sociedad puede ser unipersonal (un solo socio) y otorgaba una transparencia superior, dado que la fiscalización digital que se realizaba era superior al del resto de las sociedades.

La SAS argentina fue replicada en los últimos meses con mucho éxito en países como Ecuador, Uruguay, Paraguay, entre otros.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados

Leave a Comment