Italia. Vuelve la Serie A: el calendario, el alivio económico de los clubes y los millones de la televisiónDeportes 

Italia. Vuelve la Serie A: el calendario, el alivio económico de los clubes y los millones de la televisión


Paulo Dybala soportó cuatro muestras positivas de Covid-19; con Juventus, el cordobés definirá las semifinales de la Copa Italia y buscará celebrar un nuevo scudetto Fuente: Reuters
29 de mayo de 2020  • 00:05

El mensaje con tono de advertencia que ensayó Gabriele Gravina, presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), descubrió

la respuesta que el dirigente esperaba: la Serie A y la Copa Italia retomarán la competencia,

después de la agotadora pulseada que el Gobierno disputó con los clubes y la Liga.

El campeonato se reanudará el 20 de junio, mientras que una semana antes se jugarán las series de semifinales de la Copa.

“Ahora se dan las condiciones para volver”, repitió el ministro de Deportes, Vincenzo Spadafora,

luego del cónclave en que se logró el acuerdo. El representante gubernamental, hasta entonces reticente con reabrir los estadios, respondió al llamado que un día antes efectuó la FIGC: “Si no se reanuda la Seria A ya, el daño económico será irreversible para el fútbol italiano.

Ya hemos perdido 500 millones de euros

; hay que defender a 100.000 trabajadores, 1.400.000 afiliados e ingresos por 4.700.000 de euros. Volver a empezar significa jugar”, el cerco que tendió Gravina con el objetivo de apurar una reacción positiva.


Bastoni, Brozovic, Lautaro Martínez y Biraghi, de Inter: los neroazzurri marchan terceros en la Liga y se medirán con Napoli por un lugar en la final de la Copa Italia Fuente: AFP

La Seria A se interrumpió el 9 de marzo, tras la 26ta fecha; en aquella última jornada, Juventus superó 2-0 a Inter, con goles de Ramsey y Paulo Dybala y se sostuvo en la cima de la tabla de posiciones, con 63 unidades, una más que Lazio.

La

Vecchia Signora

y los romanos se medirán en la 34ta estación del calendario.

En caso de que el torneo deba ser detenido porque la crisis sanitaria se agrava, la FIGC tiene previsto un plan B, con un sistema de

playoff.

El ministro Spadafora también comentó la existencia de un plan C, aunque esto sería la interrupción definitiva de la competición.

“Espero también poder enviar una señal positiva a todo el país, aprovechando la semana del 13 al 20 de junio para concluir la Copa Italia”, dijo el representante del Gobierno. El cronograma de juegos sería: Juventus vs. Milan, el 13 de junio y Napoli vs. Inter, al día siguiente. La final, el 17, en Roma. La apretada agenda ya generó algunas críticas: “Entendemos el valor de poder ofrecer a todos los fanáticos juegos de calidad después de meses de encierro, pero, desde el punto de vista deportivo, nos resulta cuestionable asignar un trofeo importante con dos partidos en tres días y con equipos en el campo después de más de tres meses sin competencia”, advirtió

Paolo Scaroni, presidente de Milan.


Fuente: AFP

Italia contabiliza 33.142 muertos, y ayer se registraron 70 fallecimientos y 593 contagios;

el 18 de mayo pasado, el Gobierno liberó todas las actividades y las imágenes del último fin de semana encendieron nuevamente las alarmas: en plena etapa de desescalada la situación de brotes en Lombardía y Piamonte genera preocupación, ya que el próximo 3 de junio se permitirá el movimiento entre regiones y se abrirán las fronteras a ciudadanos de la Unión Europea, que no deberán cumplir aislamiento.

El fútbol no es ajeno a la pandemia mundial de coronavirus y los futbolistas argentinos pueden afirmar su preocupación y los miedos: Germán Pezzella, de Fiorentina, fue el primer jugador criollo que dio positivo de Covid-19, mientras que Dybala tiene el récord de cuatro testeos positivos.

Por esa razón, la FIGC presentó un detallado protocolo de 40 páginas para ejecutar con seguridad las 12 fechas que restan para la finalización de la temporada. La propuesta se aprobó ayer y entre los puntos destacados aparece: partidos a puerta cerrada, controles médicos de temperatura en la entrada de los estadios, donde el máximo regirá un máximo de 300 personas, recorridos diferenciados para los árbitros y los jugadores.

El primer paso para el regreso se dio el 4 de mayo último, cuando se aprobaron los entrenamientos individuales; Sassuolo fue el equipo que hizo el estreno de la modalidad, mientras que la actividad grupal fue considerada recién a partir del 18 de mayo pasado.

Los indicios, sin embargo, no apuraban las decisiones del Gobierno y Spadafora llegó a deslizar que los clubes deberían empezar a pensar en la siguiente temporada. El ministro, ante la insistencia de las instituciones, repetía que “solo se volvería cuando se garantizara una plena seguridad”. Por esa razón, y después que el titular de la cartera de Deportes, dejará entrever que el calcio tendría luz verde, un caso sospechoso en el plantel de Bolonia -un integrante del cuerpo técnico presentó síntomas compatibles con el Covid-19, aunque las dos muestras dieron resultados negativos- enrareció el clima de la reunión. El protocolo señala que, ante un caso positivo, todo el conjunto deberá someterse a una cuarentena de dos semanas; el grupo podrá seguir entrenando. Este punto fue uno de los más controvertidos de la cita entre el Gobierno y los clubes, quienes temen que un contagio derrumbe el calendario. En ese aspecto, Spadafora no cedió en alivianar la cuarentena, como solicitaron los equipos.


Lautaro Martínez Fuente: AFP

Los millones de la televisión

El apuro de los clubes por retomar la competencia tiene un fuerte componente económico y radica en la urgencia de cobrar la última cuota de derechos de televisión,

lo que permitirá resguardar contratos.

Pero para que se abone esa suma -230 millones de euros- es necesario que el calendario se complete.

El plazo para abonar el monto termina en mayo y las tres grandes cadenas de TV que tienen los derechos -Sky, DAZN e IMG- pidieron prorratear el pago y que se les conceda una bonificación. Los clubes ya manifestaron que quieren que se respeten los contratos sin ningún tipo de descuento. Esta podría ser otra batalla de largo aliento, ya que el ministro de Deportes señaló que los dos primeros partidos que se jueguen sin público se retransmitan en canales abiertos -como lo hizo la Bundesliga- con el objeto de evitar las típicas aglomeraciones de los tifosi en los bares. La sugerencia todavía no tuve ninguna clase de respuesta, una evidente señal de la confrontación entre las autoridades de FIGC, la Serie A y las cadenas de TV.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment