Fórmula 1. Sebastian Vettel agita Red Bull, después de desatar una tormenta en FerrariDeportes 

Fórmula 1. Sebastian Vettel agita Red Bull, después de desatar una tormenta en Ferrari


En la rueda de prensa en Spielberg, en la previa al Gran Premio de Estiria, Sebastian Vettel ensayó un intento de entablar conversaciones con Red Bull Racing para 2021 Fuente: Reuters

Las repercusiones del Gran Premio de Austria,

el estreno del calendario 2020, el domingo pasado, no se acallaron y

la Fórmula 1 se sacudió con el anuncio de Renault y el regreso de Fernando Alonso

al

Gran Circo

. En el hilo,

rumbo al GP de Estiria,

que se desarrollará también en el austríaco Red Bull Ring, reapareció un actor que sin ser protagonista en la pista en el debut de la temporada lanzó mensajes desafiantes contra su propia estructura y ahora, con sus declaraciones, agita la tranquilidad de otro garaje:

Sebastian Vettel desató una tormenta en Ferrari y a continuación animó su disponibilidad para una negociación con Red Bull Racing (RBR), escuadra con la que ganó cuatro títulos, entre 2010 y 2013.

Sin butaca para 2021,

ya que la

Scuderia

lo desechó y cerró trato con el español Carlos Sainz, en McLaren hasta fin de año, el alemán, de 33 años, despliega ventanas con la esperanza de lograr continuidad y no tener que enfrentar un año sabático, un descanso que podría ser el primer paso hacia el retiro.


Con 23 años, Sebastián Vettel logró la primera corona en Fórmula 1 y se convirtió en el piloto más joven de la historia en consagrarse campeón; con Red Bull firmó 39 de las 53 victorias en el Gran Circo Fuente: AP

Las palabras de Vettel abren canales. RBR tiene como piloto estrella a Max Verstappen,

una de las apariciones más rutilantes de la F.1 en los últimos años.

El neerlandés es la joya de la estructura que dirige Christian Horner

, pero también un producto que moldeó la academia de jóvenes talentos de RBR, la que conduce con mano de hierro y decisiones tajantes Helmut Marko.

Los dos establecieron que, con

MadMax

y Alexander Albon, no hay lugar para el piloto que convirtió en un equipo top a RBR.

Pero las consideraciones de Horner y Marko podrían actuar como suavizante para no generar un tembladeral cuando la temporada -de la que se conocieron ocho capítulos, aunque Liberty Media negocia para extender la campaña a 15 Grandes Premios- apenas se está desperezando.

“Es un equipo muy fuerte. Eran fuertes en el pasado y ahora son aspirantes al título. Es un auto ganador, con el que se pueden ganar carreras, así que sin dudas sería interesante.

Estoy para competir y no es un secreto que soy un piloto competitivo.

Logré mucho en este deporte y estoy interesado en lograr más, no sólo en participar: para competir hay que ganar y para ganar se necesita de un auto competitivo. Veremos qué sucede”, relató en la rueda de prensa Vettel, que en la charla admitió contactos con Renault, antes que la marca francesa se decantara por Alonso.

El tridente Vettel, Horner y Marko fue captado el sábado pasado en una animada conversación,

que de tan descontracturada les valió de una advertencia de la FIA: además de romper la burbuja sanitaria y de seguridad que la F.1 estableció por la pandemia mundial de Covid-19 -cada equipo es una unidad que no debe mantener contactos con miembro de otra escudería para evitar una multiplicación del virus en caso de detectarse un positivo-, ninguno llevaba puesto barbijo.

Pero quien movilizó un posible retorno del tetracampeón alemán fue Dietrich Mateschitz:

austríaco de origen croata, el hombre que le dio

alas

con la F.1 a la empresa de bebida energizante, de la que posee el 49% de las acciones.

La estrategia del multimillonario es convencer a la familia tailandesa Yoovidhya, propietaria del resto del paquete. Ahí entrarán en juego el negocio y también las nacionalidades: Albon, el segundo piloto de RBR es británico-tailandés, pero corre con la bandera asiática.


Cuatro título del mundo ganó Sebastian Vettel con Red Bull Racing; el alemán descubrió en el multimillonario Dietrich Mateschitz, dueño del 49% de la empresa de bebdidas energéticas, a un posible aliado para regresar, tras su paso por Ferrari Fuente: Reuters

“Con Sebastian ganamos 39 carreras juntos y cuatro títulos, fue una época increíble.

Si se va de la F.1 sería una pérdida para la categoría

“, deslizaba Horner, apenas se conoció la desvinculación de Vettel de Ferrari para 2021. “Sería difícil ver cómo podríamos tenerlo de vuelta: nadie esperaba que quedara libre en el mercado”, consideró el británico, que en agosto pasado hizo trepar a Albon a RBR y degradó al francés Pierre Gasly a Alpha Tauri -equipo subsidiario de RBR y que hasta 2020 se llamó Toro Rosso-, un típico y despiadado enroque de figuritas de los que acostumbra ensayar el equipo de Milton Keynes.

Albon enseñó velocidaden el GP de Austria, aunque el toque con Lewis Hamilton (Mercedes) -el séxtuple campeón recibió una penalidad de cinco segundos- impidió conocer si estaba preparado para batallar en los giros finales con Valtteri Bottas (Mercedes) por el triunfo. Si la idea de Mateschitz levanta vuelo, Albon sería relegado -un golpe devastador para un piloto que demostró potencial- a Alpha Tauri, y Gasly o el ruso Daniil Kvyat se quedarían sin butaca para 2021.

El segundo round con Ferrari

El estreno de la temporada 2020 fue una calamidad para Vettel,

que no mostro reparo en resaltar la falta de competitividad del modelo SF1000 y reabrió la herida con Mattia Binotto, el jefe de equipo que le comunicó su salida de Ferrari.

No se clasificó a la Q3,

la que define a los diez mejores de la grilla,

y en la carrera -tras largar 11mo- apenas avanzó un puesto en el clasificador.

El instante tenso lo protagonizó en el giro 31, cuando

dibujó

un trompo, ya que de seguir la línea hubiera chocado con Sainz, que era superado por Charles Leclerc (Ferrari).

El escaso rendimiento

-un conjunto de razones que aplican al motor, la aerodinámica del auto y hasta los frenos-

promovió que las mejores, que se iban a presentar en Hungría, el próximo fin de semana, se adelantarán a la segunda cita en Spielberg.


La SF1000, el modelo que estrenó Ferrari en el Gran Premio de Austria y con el que Vettel tuvo un desempeño calamitoso: undécimo en la qualy, apenas avanzó un puesto en la carrera Fuente: Reuters

“No sabemos cuánto durará la temporada, pero seguro nos ayudará a saber si vamos en la dirección correcta. Siempre se tienen expectativas, pero la respuesta la tiene el cronómetro, porque una cosa es lo que sentimos y otra el tiempo que se marca. Espero que tengamos algunas respuestas”, señaló Vettel. La SF1000 se enseñó menos competitiva que el modelo SF90 del año pasado, perdiendo potencia del motor -alrededor de 6km/h en

speed trap

– y nueve décimas en la vuelta, en comparación al tiempo de 2019, cuando Leclerc conquistó la pole.


El Gran Premio de Brasil 2019 aceleró el desenlace del ciclo de Vettel en Ferrari: el tetracampeón y su compañero Charles Leclerc protagonizaron un roce y los dos debieron abandonar; el alemán no descubrió apoyo en una interna que se desató en la Scuderia Fuente: Reuters

Después de las primeras pruebas libres, el auto se comportó indócil y Vettel lo retrató con ironía, luego del Gran Premio: “Estoy contento de haber hecho un solo trompo”.

La relación Vettel-Ferrari terminó de desgastarse el año pasado, tras el Gran Premio de Brasil

-la anteúltima cita del calendario-,

cuando el alemán y Leclerc protagonizaron un toque que provocó el abandono de las dos espadas de la

Scuderia

.

El monegasco superó en la campaña al tetracampeón, que quedó con poco respaldo y ajeno a una interna que se debatía en Ferrari. Los que defendieron la continuidad y hasta imaginaron un nuevo ciclo, expusieron como argumento que la SF1000 se adaptaría mejor al estilo de manejo de Vettel; Binotto señaló que el germano era la primera opción para 2021, aunque en enero pasado Ferrari inició los contactos con Sainz, a mediados de mayo lo anunció como piloto oficial y dejó en el aire a Vettel, que necesita recuperar el fuego sagrado para intentar seducir a un viejo amor.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment