Bienvenidos a bordo: un taxista perdió un 0 km por un número y Guido decidió romper las reglasEspectáculos 

Bienvenidos a bordo: un taxista perdió un 0 km por un número y Guido decidió romper las reglas


Crédito: eltrece
31 de julio de 2020  • 02:13

Aunque pueda creerse que la simpleza de los juegos, lo descontracturado del conductor y el habitual clima festivo conspiran en contra de la emoción, a veces en Bienvenidos a bordo se dan situaciones que vuelcan todo patas para arriba, y es la tensión la que domina la situación.

Marcelo Crespino, chofer desde hace seis años, se anotó para jugar a la ruleta. Tres oportunidades y la misma cantidad de golpes de suerte lo dejaban en posesión de un taxi cero kilómetro, y una licencia profesional para trabajarlo.

“En la familia somos cuatro, si lo gano yo lo ganamos todos”, dijo nervioso y a la vez esperanzado el participante. Había elegido el 24, la fecha de su cumpleaños, pero el destino quiso que la ruleta cayera en el 4. En la segunda oportunidad se trataba de encontrar el ascendente o descendente de dicho número, o caer en un casillero denominado “libre” que lo dejaría en la final.

La suerte y el destino acompañaron, porque Marcelo obtuvo el ansiado pasaporte al “todo o nada” en la tercera y última ruleta. “Cuántos nervios”, alcanzó a decir Iliana Calabró con la voz entrecortada. “Vamos a ver mi suerte en la tercera” pensó en voz alta el concursante mientras levantaba las cejas con dudas. Pero el destino quiso que luego de varias vueltas, el disco quedara en el casillero de al lado al que le hubiera dado el triunfo.

Fue entonces cuando Guido Kaczka, por primera vez rompió una regla de oro en el programa, y más desilusionado que el mismísimo participante, en lugar de despedirlo le anunció: “No lo puedo creer. Esuchame Marcelo, ¿ahora volvés a tu casa y te están esperando los chicos? Yo te voy a dar regalos para todos y vos se los vas a llevar. No sé qué decirte, te quiero mucho, Hoy no dormimos”. Algo que no había sucedido hasta ahora. Así, el taxista no se fue con las manos vacías, y ganó a pesar de haber perdido.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment