Rose Byrne y Bobby Cannavale, un amor que se consolida trabajando codo a codoEspectáculos 

Rose Byrne y Bobby Cannavale, un amor que se consolida trabajando codo a codo


Rose Byrne y Bobby Cannavale, un amor que se consolida en el hogar y en el trabajo Crédito: Agencias

La regla general dice que mezclar amor y trabajo nunca es bueno, pero Rose Byrne y Bobby Cannavale parecen no hacerle caso a los estándares. Verlos juntos en una pantalla no es inusual, verlos juntos en el día a día es todo un desafío. Esta pareja, que lleva más de siete años de amor, resguarda su intimidad como pocas en Hollywood, y en este pequeño detalle parece estar la fórmula para sobrevivir en un ambiente en donde las relaciones tienden a ser fugaces.

“En general somos bastante cuidadosos con nuestras cosas”, le comentaba ella hace unos meses a la revista Vanity Fair, en una de las pocas entrevistas que han dado juntos. Si bien a lo largo de la relación ya han compartido seis proyectos laborales, a la hora de hablar con la prensa prefieren hacerlo por separado.

“Todo empezó como algo muy pragmático”, expresaba Cannavale en aquella charla, al hablar sobre la decisión de trabajar juntos. “Tenés hijos, los chicos se van haciendo grandes y uno no quiere pasar tiempo separado”, explicaba, aunque la realidad es que muchas de las grabaciones realizadas entre los dos ocurrieron antes del nacimiento de Rocco, de cuatro años, y Rafa, de dos, los niños que llegaron para consolidar la familia.


Rose y Bobby junto a sus dos hijos, Rocco y Rafa Crédito: Instagram

Sobre como nació el amor entre ambos, no se sabe mucho. Los actores comenzaron a salir a mediados de 2012 y el noviazgo se hizo público en noviembre de ese año, cuando fueron vistos besándose en Nueva York. Antes de conocerse, él estuvo casado entre 1994 y 2003 con la actriz y escritora Jenny Lumet, con quien tiene un hijo de 25 años llamado Jack. Entre sus famosas novias también se encuentran las actrices Annabella Sciorra, Alison Pill y Sutton Foster. A ella solo se le conocen dos parejas anteriores, los escritores y directores Brendan Cowell y Gregor Jordan.

“Claramente podría haber sido una mala idea, pero fue muy divertido tener un gran amigo en el set. Era muy lindo compartir nuestro día”, declaraba Rose en el 2014 a la revista Elle mientras promocionaba Annie, la primera película en la que compartieron set. Después de este proyecto, en 2015 llegó Spy, la comedia protagonizada por Melissa McCarthy. Le siguieron el cortometraje Martha the Monster, una participación en la serie Angie Tribeca, la comedia Adult Beginners y la obra de teatro Medea, de Simone Stone, que se estrenó a comienzos de este 2020.

Dos personas diferentes que nacieron para estar juntas

Cannavale, hijo de un trabajador industrial ítalo-americano y una trabajadora social cubana, nació en Nueva Jersey. A lo largo de su adolescencia, después de que sus padres se divorciaran, vivió en Union City, Puerto Rico y Florida. Byrne nació del otro lado del mundo, en Sidney, Australia, en donde creció con sus padres, un investigador y una directora de escuela.

Según el actor Joe Lo Truglio, mejor amigo de Bobby desde el colegio secundario, la pareja es el ejemplo perfecto de que los opuestos se atraen: mientras que el actor tiene una energía potente comparable con una tormenta, la actriz se caracteriza por ser relajada y tranquila. “Raramente puedes encontrar dos personas que sean igual de talentosas y al mismo tiempo únicas y singulares dentro de su espacio, logrando trabajar tan bien juntos en proyectos muy diferentes, como lo han hecho ellos”, expresaba el productor Nick Kroll cuando le pidieron que describiera la relación de Cannevale y Byrne.

Lo cierto es que tanto la vida como la profesión los unieron para consolidar un amor único y especial, que se mantiene a flote gracias al humor de ambos. “Él es acosado todo el tiempo, pero estoy bien con eso. Por suerte yo nunca he experimentado nada por el estilo”, bromea ella cuando se les consulta si a lo largo de sus carreras han notado tratos diferentes dependiendo del género. “Yo he sido objetivado muchas veces”, agrega él un poco en broma y un poco en serio. “Incluso gano mucho menos que mi mujer, casi la mitad. Probablemente se debe a que trabajo demasiado en teatro”.


Una de los fundamentos de la pareja es sin lugar a dudas el humor de ambos Crédito: Instagram

La única asignatura pendiente que tienen hoy en día es el casamiento, aunque pareciera no haber apuro para eso. “Él es prácticamente mi marido, por lo que llamarlo de esa manera es mucho más fácil”, aseguraba ella durante una entrevista con la revista ES Magazine, cuando le consultaron por qué se refería a Cannevale como su esposo si no habían pasado por el altar. “La formalidad no es algo que defina las cosas para mí, pero algún día haremos la boda. Una vez que uno tiene hijos, te ponés a pensar… ¿Por qué no hacerlo?”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment