Los diseños emblemáticos de Elsa Serrano: del vestido de novia de Claudia Villafañe a ser “la modista del poder”Espectáculos 

Los diseños emblemáticos de Elsa Serrano: del vestido de novia de Claudia Villafañe a ser “la modista del poder”


La diseñadora murió a los 73 años por un trágico incendio en su departamento: un recorrido por su trayectoria de 45 años en el mundo de la moda Crédito: Instagram: @soyelsaserrano
17 de septiembre de 2020  • 12:41

La reconocida diseñadora Elsa Serrano falleció este miércoles durante un incendio en su departamento, ubicado en el barrio de Retiro. A sus 73 años, tenía más de cuatro décadas de trayectoria en el mundo de la moda y quedan en el recuerdo algunas de sus icónicas creaciones: en el top de la lista se encuentra el vestido de novia de Claudia Villafañe cuando dio el “sí, quiero” junto a Diego Maradona en 1984.

Elsa Romio -ese era su nombre real y luego adoptó el apellido de su marido, Alfredo Serrano- nació en Corigliano Calabro, Italia, pero vivió el boom de su fama en nuestro país. Mencionar su nombre en los años 80 y 90 era un sinónimo de moda, y logró que las novias famosas de aquella época la eligieran para coronar el día más importante de sus vidas.

Contemporánea a Gino Bogani y Laurencio Adot conquistó a Mirtha Legrand, Susana Giménez, Andrea del Boca, Graciela Borges, Lucía Galán y Susana Rinaldi. Todas querían lucir sus prendas: buscaban su obsesión por los detalles personalizados y los flashes de los fotógrafos capturando sus distinguidos looks.

El vestido de novia de Claudia Villafañe

Serrano recordó en una entrevista con Hay que ver (elnueve) en febrero último cómo fue diseñar el vestido de la única mujer que pasó por el altar con Maradona. Lo cierto es que fue un gran desafío: debía viajar a Italia para hacer las pruebas de vestuario y tenerlo listo en tiempo récord, ya que solo tuvo un mes para entregarlo.

“Claudia me llamó desde Nápoles y me dijo que se casaba. Quería que la vistiera no solo a ella, sino también a las familias de ambos y al mismísimo Diego“, rememoró. A sus 42 años no dudó en aceptar la propuesta y se esforzó por organizarse para llegar con todos los detalles.

“Viajé a Italia dos días después del llamado, junto a Guillermo Coppola. Le tomé las medidas y me dio total libertad: ‘Haceme lo que quieras’, me dijo”, reveló y, para sorpresa de todos, agregó que fue “el diez” quien hizo una petición especial: “Diego quería que fuese blanco, bien blanco, y el género de seda natural que elegimos no era totalmente blanco, así que tuvimos que conseguirlo especialmente”.

Susana Giménez, otra novia brillante

Cuatro años más tarde llegó el turno de Susana Giménez, quien se casó con el polista Huberto Roviralta el 5 de diciembre de 1988, luciendo un diseño exclusivo de Serrano. Lo celebraron en el mismo lugar donde se conocieron, el hotel Alvear.

La fiesta era para 500 invitados y el vestido debía estar a la altura. Giménez usó un modelo inspirado en Scarlett O’Hara. En ese momento, la diseñadora ya se había consolidado como una de las predilectas en el mundo de la moda argentina, y llegó a escalar a nivel internacional, vistiendo en ocasiones especiales a Sofía Loren y Joan Collins.

“La modista del poder”, el título del que siempre renegó

Serrano también fue convocada por figuras del ámbito político que querían lucir espléndidas en cada una de sus apariciones. Diseñó para María Lorenza Barreneche, la esposa de Raúl Alfonsín, quien deslumbró con un vestido con escote y hombreras en una visita oficial al presidente norteamericano Ronald Reagan en 1987, y Zulemita Menem, a quien llegó a bautizar como su “cuarta hija” y acompañaba en las giras presidenciales de su padre. Así, la diseñadora fue llamada por algunos como “la modista del poder“.

Ese título nunca fue de su agrado, ya que prefería que se la asociara con sus creaciones y no con los partidos políticos. De hecho, la llegada de la familia Menem a su atelier no tuvo un buen final: lo que comenzó como una amistad de gran exposición mediática terminó en una denuncia pública, en la que aseguró que no le pagaron la mayoría de los diseños que hizo durante esos años.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment