Disney+: Willem Dafoe brilla en Togo, una película en tono épico para toda la familiaEspectáculos 

Disney+: Willem Dafoe brilla en Togo, una película en tono épico para toda la familia


Disney+: Willem Dafoe brilla en Togo, una película en tono épico para toda la familia Crédito: Gentileza Disney+

Togo (Estados Unidos/2019). Dirección y fotografía: Ericson Core. Guion: Tom Flynn. Música: Mark Isham. Edición: Martin Pensa. Elenco: Willem Dafoe, Julianne Nicholson, Christopher Heyerdahl, Richard Dormer, Adrien Dorval, Madeline Wickins y Michael Greyeyes. Duración: 113 minutos. Calificación sugerida: Apta para mayores de 10 años. Disponible en: Disney+. Nuestra opinión: Muy buena.

En medio siglo de carrera (tiene 65 años y debutó siendo un quinceañero), Willem Dafoe fue el Bobby Peru de Corazón salvaje; el T.S. Eliot de Tom & Viv, el Pier Paolo Pasolini del film homónimo y el Vincent Van Gogh de En la puerta de la eternidad. Actor predilecto del cine radical de Lars Von Trier, David Lynch, David Cronenberg y Abel Ferrara, sigue mostrando una envidiable ductilidad para pasar con pocos meses de distancia de un audaz film autoral como El faro, de Robert Eggers, a una película para toda la familia como Togo, que resume a la perfección el espíritu clásico de Disney. Y, como todos los grandes actores, lo hace con una prestancia y una convicción envidiables.

Dafoe no es el Togo del título sino Leonhard Seppala, un adiestrador de perros para trineos en la inhóspita Alaska. El presente de la acción de esta historia inspirada en hechos reales está ambientada en 1925, cuando un brote de difteria afectó a buena parte de los niños de la región. Solo una misión considerada poco menos que suicida (recorrer ida y vuelta cientos de kilómetros bajo una tormenta de nieve de tintes apocalípticos) permitiría traer el suero para evitar una catástrofe humanitaria.

Y allí es donde entra Togo, un perro al que hoy se lo conoce como el animal más heroico de todos los tiempos (aunque en la historia oficial los méritos se los llevó otro llamado Balto, que también tuvo una película de animación homónima estrenada en 1995). Gracias a múltiples y largos flashbacks conoceremos su pasado (un siberiano que nació débil y creció díscolo) hasta convertirse en el líder de la jauría a la hora de tirar de un trineo por la nieve.

Quienes esperen un relato sutil y austero deberán buscar por otro lado. Ericson Core, responsable tanto de la dirección como de la fotografía, apela a un tono épico con tomas panorámicas de los paisajes nevados, lagos helados que se van resquebrajando mientras el trineo los atraviesa, música con violines y otros instrumentos de cuerda gentileza de Mark Isham y todos los artilugios a su alcance para conmover.

Pero, más allá de ese envoltorio, lo que hace de Togo una película irresistible es el vínculo entre Leonhard, su esposa Constance (Julianne Nicholson) y ese perro. Una fábula que apela a sentimientos (solidaridad, perseverancia, autosuperación, lealtad y perseverancia) que no están precisamente en boga en estos tiempos de individualismo, cinismo y cultura del odio. En ese sentido, resulta una bienvenida apelación a recuperar lo mejor y más noble del ser humano.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment