dolar:-volvio-la-artilleria-oficial-para-controlar-a-los-alternativos-en-una-rueda-en-la-que-se-escapo-el-blueEconomía 

Dólar: volvió la artillería oficial para controlar a los alternativos en una rueda en la que se escapó el blue

Luego de varios meses de calma, el Gobierno volvió a desplegar su artillería para conseguir que los precios legales y alternativos del dólar (de los futuros y los financieros) cierren la jornada estables o la baja, tras moverse en alza (modestas aunque sostenidas) durante la últimas tres semanas.

Con una coordinada intervención sobre las distintas plazas, a cargo del Banco Central (BCRA) y la Anses -coinciden en describir los operadores-, logró que el precio del dólar Contado con Liquidación (CCL) caiga de $153,20 a $152,01 (0,8%) en la jornada, tras 16 ruedas de anotar subas consecutiva, lapso en el que su cotización avanzó más de $6.

También provocó que el dólar MEP, que sirve para el pase de monedas entre locales, cierre neutro a $145,50 y que los contratos de dólar futuro a liquidarse desde noviembre a febrero retrocedan entre 1% y 1,3%, en una jornada en la que su reinserción en el Matba/Rofex como oferente hizo saltar el volumen de negocios hasta un equivalente a los US$605 millones, cuando la ronda promedio del mes no se movía de un rango que iba de los US$200 a US$300 millones por rueda.

La luz amarilla en el tablero oficial se encendió con el aumento de hasta 900 puntos que mostraron las cotizaciones del dólar futuro, en los contratos por vencer luego de las elecciones parlamentarias.

Pero, muy especialmente, porque esos sostenidos deslizamientos comenzaron a contagiar al blue, cuyo precio se encareció $3 en la jornada en el mercado negro, al cerrar ofrecido a $147 para la venta, precio que no mostraba desde comienzos de marzo y que lo hace dejar de ser el valor efectivo del billete más bajo del mercado, condición que mantenía desde hace 45 días.

El paralelo acumula así un incremento de $8 en dos semanas, luego de tocar mínimos de $139 hace dos semanas (el 7 de abril) lo que vuelve a colocar la brecha con el oficial cerca del 60% (queda en 58%), el nivel más alto desde mediados de marzo.

Esto hace que decidieran volver a intervenir, tras casi dos meses de no hacerlo o -en todo caso- realizar algunas incursiones puntuales sobre los distintos mercados, para evitar poner en riesgo la sensación de “veranito cambiario” que buscan prolongar, al menos, hasta las elecciones.

Los analistas coinciden en sostener que, a diferencia de lo que ocurría el año pasado, ahora el Gobierno (que ya tomó pleno control de la plaza oficial tras las ampliaciones dispuestas al cepo a mediados de septiembre pasado) cuenta con varias herramientas como para mantener al resto de las variantes del billete bajo control.

“Tiene munición en bonos, tanto el BCRA como la Anses, que durante la corrida del año pasado no usaban porque tenían las manos atadas, porque habían inmovilizado su tenencia para hacerla participar del canje y está comprando reservas a buen ritmo”, explica el analista Leonardo Chialva, de Delphos Investment. A eso se agrega que en plaza quedan menos de los que se podrían definir como inversores tóxicos: “Con los canjes y la estabilización del CCL, se calcula que los fondos de inversión globales que le habían invertido años atrás al peso tienen hoy un cuarto de la posición que tenían”, enumera.

De hecho, un informe de la Consultora 1816 estimó hoy que el fondo Franklin Templeton, uno de los grandes de Wall Street que se posicionaron fuertemente en activos en pesos durante la administración Macri y que quedara luego entrampado aquí al reinstalarse los controles a los movimientos de capitales, logró sacar del país unos US$628 millones durante el primer trimestre del año.

“Considerando que hubo 59 días hábiles en el primer trimestre, esto significa que Templeton vendió bonos en pesos y demandó contado con liquidación por algo más de US$10 millones por rueda”, explica en un informe que detalla que la estrategia del fondo se vio facilitada al intervenir el Gobierno para bajar el CCL, tarea en la que el BCRA usó parte de los dólares recomprados.

“A fin de marzo Templeton todavía tenía nominales de títulos en pesos por un valor total de US$1894 millones, tomando precios actuales. Mantiene posiciones importantes en Bonos Tesoro Ajuste CER 1,20% con vencimiento en 2022 (TX22), Bonos Tesoro con Ajuste CER 1,40% con vencimiento en 2023 (TX23), Bonos del Tesoro Ajuste CER 1,5% con vencimiento en 2024 (TX24) y Botes (bonos del Tesoro a tasa fija)”, detalla 1816.

Para el economista y gerente de Negocios de Southern Trust, Javier Marcus, el regreso de un despliegue oficial para tranquilizar a los dólares alternativos está también ligado al preocupante dato de inflación de marzo. “Al Gobierno no se le escapa que, en parte, el 4,8% está compuesto por importaciones que se pagan con dólares que ya tienen los que importan, pero que van a necesitar reponer para seguir operando, por lo que mantener a raya los dólares alternativos se le hace aun más necesario. De paso, es un buen mecanismo de esterilización de pesos que suma en este contexto”, insiste.

El regreso de la mano oficial a los mercado se produjo en una jornada en la que el BCRA ralentizó aún más la suba del tipo de cambio oficial, al convalidar una mejora de apenas cuatro centavos en el valor mayorista del dólar (la menor en varios meses), que cerró a $93,07 y acumula así un avance de apenas 1,2% en lo que va del mes cuando apenas restan seis ruedas para que finalice.

Conocé The Trust Project

Articulos relacionados