havanna-y-bioceres,-la-boda-del-anoEconomía 

Havanna y Bioceres, la boda del año

En el país de la grieta una compañía de alimentos como Havanna y una fábrica de alta tecnología para la vida como Bioceres decidieron unirse para potenciar soluciones innovadoras. Ese tipo de complementación, de cara a la exigencia de los consumidores, parece una obviedad. Nunca antes se había hecho. Corren tiempos pesimistas en un escenario donde el modo de producción agrícola está cuestionado. Y esta boda intenta ser el inicio de otra cultura en empresas que buscan ideas mejores para elaborar alimentos y envases bajo normas de protección al medio ambiente. Hace rato que la tierra dejó de ser una fuente inagotable de recursos.

La alianza es para elaborar productos sustentables. Bioceres tiene como horizonte la neutralidad en emisiones de carbono, y Havanna, con 74 años de historia, busca desarrollar alimentos con la menor huella ambiental en Argentina y Brasil. “La emergencia ambiental en la que vivimos genera cada día una mayor conciencia sobre el cuidado que requiere el planeta. Hoy, reducir el impacto que provocamos es necesario, pero ya no suficiente. La necesidad de una agricultura regenerativa, que le de más al suelo de lo que le saca se impone y se va abriendo camino”, explica Federico Trucco, CEO de Bioceres.


Federico Trucco CEO de Bioceres.

“Esperamos lograr un salto evolutivo en la relación del consumidor con el campo, dotándola de mayor transparencia y capacidad de respuesta,” amplió Trucco.

Alan Aurich, CEO de Havanna, comentó: “Creemos que los avances científicos que fomentan el cuidado del ambiente y los recursos naturales son claves para el futuro y deben ser incorporados paulatinamente dentro de las lógicas de producción del mercado alimenticio. Este acuerdo nos pone en sintonía con los nuevos paradigmas y nos anima a diseñar en conjunto productos sustentables con los diferenciales que siempre nos caracterizan: ricos, reconfortantes y de alta calidad”.

Uno es el desarrollo de alimentos a partir del trigo HB4 tolerante a la sequía, de Bioceres, la Universidad Nacional del Litoral y el CONICET que permite un uso más eficiente del agua y una mayor fijación de CO2 que un trigo convencional. Los productos se elaborarán bajo la marca Havanna contarán con información al consumidor respecto de la zona de origen del trigo, la huella ambiental generada, y otros datos.

Bioceres tiene actualmente el 48 al 50% de su capital flotando en la Bolsa de Nueva York y el resto es una especie de cooperativa de unos 300 productores de punta. Cuenta con una plataforma biotecnológica y tecnologías patentadas para semillas e insumos agrícolas microbianos, así como la próxima generación de soluciones de nutrición y protección de cultivos. Y brinda apoyo digital para que los productores puedan contar con una trazabilidad completa de sus cosechas.

Bioceres nació en Rosario en 2001. Havanna lo hizo en Mar del Plata en 1947 de la mano de Benjamín Sisterna, Demetrio Elíades y Giuseppe Vaccotti. La firma cambió de dueños primero en 1997 cuando pasó a manos del Exxel Group y luego en 2003 fue adquirida por sus accionistas actuales Guillermo Stanley, Carlos Giovanelli y Crhistian Colombo. En su portfolio hay, además, chocolates, galletitas, dulce de leche y Havannets, entre otros.

Havanna cuenta con 220 locales en Argentina y más de 130 en Sudamérica y España, entre tiendas propias y franquiciadas. A tono con las nuevas demandas su alfajor 70% Cacao lidera las ventas, lanzó una línea apta para celíacos a la que bautizó Semilia y está por debutar con un alfajor vegano. Más datos:: Brasil es su gran motor de crecimiento con 130 locales. A su vez, Bioceres espera en breve la aprobación del gen HB4 tolerante a la sequía en las semillas de trigo en el país vecino y de China, en el caso de la soja.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados