una-competencia-interna-impacta-en-la-conduccion-nacional-de-juntos-por-el-cambioEconomía 

Una competencia interna impacta en la conducción nacional de Juntos por el Cambio

CORDOBA.- Juntos por el Cambio en Córdoba afrontará las elecciones primarias con cuatro listas, dos encabezadas por algunas de sus principales espadas: Mario Negri y Luis Juez, ambos postulantes a senadores. La importancia de la pulseada, en cuyas discusiones participaron el expresidente Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, tendrá repercusión nacional en la confluencia opositora.

Juntos por el Cambio, que acumula victorias legislativas y en las presidenciales en la provincia desde que Cambiemos nació a la vida política, siempre tuvo una convivencia interna complicada, a tal punto que en 2019 la UCR se dividió y hubo dos candidatos a gobernador que perdieron frente a Juan Schiaretti.

Macri, quien hace dos meses había “bendecido” a Luis Juez para encabezar el Senado y a Gustavo Santos para ir primero en la lista de Diputados, el martes le pidió vía telefónica a Juez un “gesto patriótico”: que se bajara de su candidatura. Le ofreció como alternativa que Santos fuera tercero. Hasta entonces, en el PRO nacional habían esperado ese “gesto” de Mario Negri -que emulara al de Bullrich y al de Elisa Carrió- por entender que cumple un rol significativo como presidente del Interbloque de Diputados, incluso el expresidente hace dos semanas habló con él y le pidió que siguiera ahí.

Desde el martes hasta el sábado a la tarde, hubo varias versiones sobre probables acuerdos; una incluía una lista de unidad de la UCR que duró menos que una tarde. El viernes a la noche desde el sector de Negri insistían en que no sería candidato con su partido quebrado. De Loredo no respondió a los llamados después de que se ventilara que una chance de unidad con el PRO era él en tercer lugar de Diputados; su condición era encabezar.

Juez y De Loredo terminaron aliados y uniéndose con Laura Rodríguez Machado y Héctor Baldassi del PRO (número 2 y 3 para Diputados, respectivamente); la segunda para el Senado es Carmen Álvarez Rivero (cercana a la Iglesia). Del otro lado, con Negri quedó la macrista Soher El Zucaría, quien lo secundara para el Senado.

El quiebre local impacta también en los apoyos nacionales. Bullrich es cercana a Juez, mientras que Carrió tiene años de amistad y sociedad política con Negri. Losteau ya jugó con De Loredo en la interna provincial de la UCR. Es una incógnita si Macri jugará abiertamente en la campaña para las Paso; en el caso de Rodríguez Larreta su peso en Córdoba es todavía escaso.

Varias fuentes de la alianza aseguran que el resultado de las Paso no incidirá en las legislativas porque sus candidatos siguen representando “el anticristinismo”. Las peleas transparentan que todos los sectores miran al 2023. Juez hace tiempo ratificó que irá por la Gobernación por lo que para la UCR “entregarle” la cabeza de lista de Senadores era “impensable”. Negri quiere posicionarse para acompañar a Rodríguez Larreta en una eventual fórmula presidencial y De Loredo va por la Intendencia de la ciudad de Córdoba.

Hasta el momento todas las encuestas le dan una victoria indiscutible a Juntos por el Cambio, seguida por Hacemos por Córdoba y, en tercer lugar, el kirchnerismo. El armado de las boletas del Frente de Todos también atravesó tensiones; La Cámpora no cuenta como “propios” a Carlos Caserio y a Martín Gill, las cabezas de Senadores y Diputados y buscó sumar algunos nombres.

Caserio ocupa la única banca que tiene el peronismo en Córdoba; él va por su reelección por el kirchnerismo pero fue elegido por Hacemos por Córdoba.Archivo – LA NACION

Desde el día uno Gabriela Estévez fue la compañera de Caserio, cuya banca es la que se juega el peronismo en Córdoba; Gill terminó aceptando el viernes la candidatura en una danza de nombres en la que ninguno tenía nivel de conocimiento aceptable.

Una vez confirmado, impulsó a más “peronistas” -no kirchneristas- para la lista como es el caso de Olga Riutort (también con el aval de Caserio), concejal de la capital cordobesa. La Cámpora la resistió y por unas horas logró que fuera segunda en Diputados Constanza San Pedro, de Patria Grande y con vínculo con Juan Grabois.

En sus redes sociales la joven dijo: “El cierre de listas del Frente de Todxs es un claro ejemplo de que en nuestra provincia es fundamental cambiar las viejas estructura de la política”, le siguen posteos en el que habla de “falta de respeto” a determinados sectores. También quedó afuera Martín Fresneda, exsecretario de Derechos Humanos de la Nación y cercano a Cristina Kirchner, el tercer lugar fue finalmente para el actual diputado nacional Pablo Carro.

En el caso de Hacemos por Córdoba, el partido responde a Schiaretti y el armado de listas no implicó mayores sobresaltos. Igual que en las del resto de las fuerzas con más peso se repiten nombres de candidatos que ya ocupan cargos y tienen tiempo de mandato por adelante. Dos mujeres encabezan: Alejandra Vigo el Senado y Natalia de la Sota, Diputados.

Conocé The Trust Project

Articulos relacionados