elecciones-paso-2021:-el-frente-de-todos-erro-la-campana-y-no-hubo-“voto-vacuna”-en-el-conurbanoPolítica 

Elecciones PASO 2021: el Frente de Todos erró la campaña y no hubo “voto vacuna” en el Conurbano

En el último año y medio, la pandemia trajo enormes dolores de cabeza para el Gobierno, no sólo por algunos “descuidos” sanitarios como el Vacunatorio Vip o el inoportuno festejo de cumpleaños de Fabiola Yáñez, sino también por su impacto en todas las variables de la economía o, nada menos, por la escalofriante cifra de más de cinco millones de casos y más de 110.000 muertes que ocasionó el Covid-19 en estos 18 meses.

No obstante, el año electoral 2021 le permitió a la administración de Alberto Fernández incluir dentro de la artillería de campaña el plan de vacunación, que a la fecha muestra que el 62,8% de la población nacional recibió al menos una vacuna. Y la Casa Rosada, así como también la administración de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, no esquivaron la posibilidad de usar políticamente el tema.

En los hechos, la PASO del último domingo dejó bien claro que el avance de la vacunación gratuita no influyó a la hora de votar. Así se advirtió, con matices, en general en todo el país, como también en las provincias. Pero sobre todo en municipios del conurbano bonaerense donde, a pesar de contar con un buen ritmo de aplicaciones de dosis, el electorado le dio la espalda al oficialismo.

La relación voto-vacuna en el Conurbano

​Haber hecho bien los deberes en materia de vacunación no da garantías de traslado inmediato a las urnas parece haber sido la enseñanza que dejó la PASO en el conurbano bonaerense. 

Tal vez Morón sea el caso más gráfico entre los 24 municipios que componen los dos primeros cordones del GBA. El partido que conduce Lucas Ghi, del Frente de Todos, es el que mejor índice de aplicaciones muestra desde el inicio de la campaña de vacunación, hace nueve meses, con el 90% de sus 273.164 electores habiendo recibido la primera dosis y un 60% de todos ellos que ya tiene el esquema completo de vacunación.

Lucas Ghi, intendente de Morón, votando. Pese a tener buenos porcentajes de vacunación, en la PASO perdió con Juntos por el Cambio.

En las urnas, sufrió un categórico revés, por más de 10 puntos frente a Juntos por el Cambio tanto en la elección para diputados nacionales, como la de provinciales y concejales.

Quilmes fue otro municipio donde el kirchnerismo jugó fuerte durante toda la previa a la elección, con expectativas de que la intendenta camporista Mayra Mendoza saliera fortalecida en las PASO.

Habiendo vacunado al 85% de sus ciudadanos mayores de 16 años con una dosis y al 50% con dos, y tras haber remarcado varias veces el éxito de la gestión sanitaria municipal, el kirchnerismo perdió fuerte en Quilmes, por más de siete puntos de diferencia y con Juntos por el Cambio superando el 40% en cada tramo de la boleta.

Mayra Mendoza, durante su voto en una escuela de Ezpeleta. Más allá de la vacunación en Quilmes, el Frente de Todos fue derrotado.

Tigre cuenta con porcentajes menores de vacunación que Morón y Quilmes, pero ya aplicó 82% de primeras dosis y 41% de segundas en aquellos que estaban en condiciones de votar el domingo. El que encabeza Julio Zamora fue otro distrito donde perdió el Frente de Todos con Juntos por el Cambio, por 38% a 32% en la puja por Diputados nacionales.

En Ituzaingó gobierna desde hace 26 años el único jefe comunal que tuvo, Alberto Descalzo, que también tropezó en la PASO, por una diferencia de cuatro puntos respecto a la oposición. El distrito del oeste bonaerense viene con buen ritmo vacunador: 87% de primeras dosis y 57% de segundas entre el universo de electores.

San Martín y San Fernando son otros dos municipios de la primera sección que gobierna el Frente de Todos y en los que perdió. En el primero, bastión del ministro de Transporte Gabriel Katopodis y que lidera Fernando Moreira, el Frente de Todos perdió por cuatro puntos, aun habiendo vacunado en un 87% primeras dosis y un 46% segundas.

En el segundo, cuyo jefe comunal es Juan Andreotti, la derrota por Juntos por el Cambio fue por dos puntos y la vacunación, bien alta en porcentaje: más del 90% de primeras dosis y del 70% en adultos mayores de 16 años.

Juan Zabaleta, con Alberto Fernández y Victoria Tolosa Paz, en Hurlingham, donde hasta hace poco el actual ministro fue intendente.

Avellaneda y Hurlingham son partidos que tienen representación comunal dentro de la Casa Rosada, con los intendentes en uso de licencia y ahora ministros, Jorge Ferraresi y Juan Zabaleta, de Hábitat y Desarrollo Social, respectivamente. En ambos, el FDT se impuso por un margen bien estrecho: cinco puntos en Avellaneda y apenas 0,5 puntos en Hurlingham.

Los municipios gobernados por Juntos por el Cambio sí mostraron cierta línea en común en cuanto avance de la vacunación y votos logrados. Así sucedió en Vicente López, San Isidro, Lanús y Tres de Febrero, los cuatro distritos que gobiernan referentes opositores como Jorge Macri, Gustavo Posse, Néstor Grindetti y Diego Valenzuela. Además de haber ganado con amplitud en las PASO, todos avanzan con buen pulso en vacunación.

El ejemplo inverso a la mayor parte del Frente de Todos se dio en La Matanza, Florencio Varela, Ezeiza y José C, Paz, cuatro de los municipios que capitalizaron el impulso de la vacunación y lograron triunfos categóricos en las PASO. En el enorme distrito que gobierna Fernando Espinoza, el Frente de Todos llegó a 44% y superó por 19 puntos a Juntos por el Cambio. En Malvinas, donde el intendente es Leonardo Nardini, la diferencia fue de 16 puntos y en Florencio Varela de 17. En Ezeiza, con Alejandro Granados al frente, la ventaja fue de 15.

Sin embargo, donde mayor diferencia se registró fue en José C. Paz, a cargo del histórico intendente Mario Ishii. Allí la fórmula Victoria Tolosa Paz-Daniel Gollán alcanzó un inédito 60,4%, casi 30 puntos más que el combo de Diego Santilli y Facundo Manes. Curiosamente, es de los que menor porcentaje de vacunación tienen: 39% de segundas dosis entre los electores.

Qué pasó en el resto del país

Tras nueve meses de vacunación, el análisis global refleja que en el duro traspié que sufrió el Gobierno a nivel nacional no repercutió la vacunación. A tal punto que, sabido es, la oposición se impuso en 15 provincias.

La Pampa lo muestra de manera explícita. Allí el gobierno del peronista Sergio Ziliotto fue de los que mayor porcentajes de primeras y segundas dosis aplicadas logró, con el de la Ciudad de Buenos Aires.

El gobernador de La Pampa, Sergio Ziliotto. Es una de las provincias que más dosis aplicó en porcentaje, pero perdió en las urnas.

Sin embargo, en las urnas el Frente de Todos perdió por una diferencia de más de 10 puntos contra el acumulado de las cinco listas de Juntos por el Cambio: 48,76% a 38,28%.

Otras provincias donde el kirchnerismo gobierna y no hizo pie fueron Santa Fe, Entre Ríos, Chubut, Tierra del Fuego, Santa Cruz y Chaco. En todas la vacunación avanzó a distintos niveles en estos meses, pero se impuso Juntos por el Cambio.

La Ciudad, en cambio, sí logró ese doblete de buenos porcentajes de vacunación -los más altos del país en comparación con la población- y de votos conseguidos. La Provincia, en cambio, sigue con una deuda doble: en porcentaje, no está entre las que más primeras y segundas dosis dio y los votos tampoco llegaron a la administración de Kicillof.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados