schiaretti-toma-mas-distancia-de-la-rosada-y-pone-en-pausa-su-‘nacionalizacion’Política 

Schiaretti toma más distancia de la Rosada y pone en pausa su ‘nacionalización’

Desde el pasado martes, cuando empezó a subir la tensión entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Juan Schiaretti ordenó a sus principales funcionarios a mantener el hermetismo por lo que ocurre en la cima del Gobierno nacional. Y a no hacer declaraciones, ni en público como así tampoco en privado, del conflicto que se desató entre los dos principales socios que tiene la coalición Frente de Todos. 

Aislamiento y pausa. Después del resultado de las elecciones del domingo último, cuando el armado de Schiaretti con Alejandra Vigo y Natalia de la Sota como candidatas terminó muy por encima de la lista del Frente de Todos (FdT), el schiarettismo puro salió a defender la receta original del aislamiento con Casa Rosada. Y a ratificar, con el transcurso de la semana, lo que se había decidido a comienzos de este año. 

“Fue clave tomar distancia de la Nación y eso se habló en la reunión de bloque en la semana en la Unicameral después de lo ocurrido en las Paso”, reconoció a PERFIL CORDOBA un legislador de la bancada oficialista que tiene línea directa con el Centro Cívico. Al tiempo que otro, que participó de la misma reunión, reconoció a este medio sobre los funcionarios del Gobierno nacional: “lo que pasó demuestra que son bravos y juegan al límite”. 

Ése es el panorama y la perspectiva que tienen en el oficialismo provincial de lo que está ocurriendo en Buenos Aires. 

Pero no termina ahí. Hay una preocupación a futuro y es el impacto de cómo quedará el peronismo después de esto. “Algunos están generando que el PJ es el origen de todos los males y eso, con un tipo como (Luis) Juez enfrente de cara a noviembre, es complicado”, reconoció un funcionario. 

En tanto, el otro tema de la mesa chica schiarettista por estas horas está en la nacionalización del gobernador. Cuando empezó la tensión, en los grupos de WhatsApp de la militancia que aún analizaba la elección, se empezó a tallar con una nueva avanzada en el lanzamiento nacional de la figura del gobernador y eso se pausó de inmediato. 

“No es el momento. Los que están en esa no conocen al gobernador. Hay que seguir gestionando, hablar hacia adentro de un partido provincial y esperar el momento para esa agenda nacional”, reconoció un dirigente a este medio. 

Tercer peronismo y primer gesto. Igual, ese momento no aguarda demasiado. Ayer, cuando varios medios nacionales se hacían eco de que el cordobés no había sido invitado a la reunión de gobernadores en La Rioja, en El Panal había tranquilidad. 

En esa reunión hubo un interlocutor válido, con el que Schiaretti no solo que habla hace rato, sino que además comparte herramientas de gestión: su par santafesino, Omar Perotti. 

Los dos, sumados a Bordet y el pampeano Sergio Ziliotto vienen hablando en los últimos días con motivo de una mirada al campo. Schiaretti sabe que la Región Centro debe tener otro trato del que tiene Nación con el sector y por eso convocó a la Mesa de Enlace para esta semana. En lo que puede ser una convocatoria con símbolos de cordobesismo al agro.  

Todas cuestiones por las cuales en el schiarettismo hablan de un ‘tercer peronismo’ que es el de los gobernadores y otra relación con la Nación. Aunque sepan que la clave para eso también será el flamante jefe de Gabinete, el tucumano Juan Manzur.

La relación con el flamante funcionario y la tensión con Nación después de esto pasa por un solo lado: los fondos. Y cómo se dará esa relación entre la gobernabilidad que le aporten las provincias a la Nación en el Congreso a cambio de caja.  

Espejo retrovisor y lo que viene. Después de las Paso, hubo tranquilidad por la posibilidad cercana de concretar el objetivo de una banca en el Senado y entre dos y tres a la Cámara baja. Sin embargo, en la intimidad del schiarettismo paladar negro reconocen que hay resquemores y miradas de reojo. 

Enojos con algunos funcionarios e intendentes que les faltó militar la campaña y resultados muy adversos en la Capital. Donde Hacemos por Córdoba gobierna hace casi dos años.

Por esto, una vez que se calme la tensión nacional y recupere la iniciativa la Provincia, Schiaretti iniciará la agenda de campaña por el interior, pero rápidamente habrá un desembarco en la Capital para noviembre. 

“Faltó voto blando, voto de clase media. Y Schiaretti es el que lo consigue, no hay otro. Eso quedó demostrado en la campaña de las Paso: veníamos apretados con el FdT, entró él y se inclinó la balanza para sacar lo que hacía falta”, reconoció un funcionario provincial con un análisis que apunta a los flacos números de la Capital. 

 

Articulos relacionados