gallardo:-los-tres-motivos-por-los-que-seguiria-y-los-tres-motivos-por-los-que-podria-irseDeportes 

Gallardo: los tres motivos por los que seguiría y los tres motivos por los que podría irse

Hay una gran incertidumbre. Nadie tiene la certeza sobre cuál va a ser la decisión de Marcelo Gallardo. Tal vez, todavía ni él lo sepa. Y si ya lo sabe, aún no se lo comunicó ni a su círculo íntimo. El resto son todas imaginaciones, interpretaciones y especulaciones. Así, todo es muy dinámico y cambiante. Ante cada palabra, cada gesto y cada acción del Muñeco, surgen conjeturas sobre su futuro. Entonces, se adivinan señales positivas o negativas.

“La incertidumbre es total”, le dijo a Clarín en las últimas horas una fuente cercana al entrenador al hablar del juego de las interpretaciones de señales. Tras la derrota de River con Defensa y Justicia en Núñez, Gallardo no habló en conferencia de prensa por segunda jornada consecutiva (tampoco lo había hecho en Rosario tras el 2-2 con Central) y sus últimas enunciaciones públicas fueron las de la entrevista que dio en ESPN en el campo de juego del Monumental luego de la goleada (4-0) a Racing y la consagración en la Liga argentina, el título que le faltaba.

Aquellas palabras –con más aroma a despedida que a continuidad- dejaron flotando en el ambiente un misterio que trasciende a River. Todo el fútbol argentino está expectante de la decisión de Gallardo. Y hasta fuera del país también, teniendo en cuenta que la Selección de Uruguay lo busca para ser el sucesor de Oscar Tabárez.

En el seno de River, algunos son más optimistas que otros. El ala más positiva respecto a la decisión de Gallardo creía que esta semana el técnico podía dar un anuncio favorable, teniendo en cuenta el festejo del jueves, por el tercer aniversario de la final de la Copa Libertadores que el equipo de Núñez le ganó a Boca en Madrid. Que el Muñeco haya formado parte de la decisión de abrir el estadio para los socios les generó entusiasmo. Y hasta efectivamente puede ser que hable ese día ante el público. Sin embargo, un alto dirigente puso un freno en las últimas horas. “Que hable no implica que vaya a decir si sigue o no”, le reconoció a Clarín en las últimas horas. La prioridad será el festejo por la “final eterna”, como la denominan en Udaondo y Figueroa Alcorta. Además, se trabaja para que la estatua de Gallardo esté colocada a metros del ingreso principal del estadio.

Por su parte, el ala menos optimista vio como una señal de posible despedida el hecho de que todo el clan Gallardo haya estado el domingo en el Monumental. Desde el papá del Muñeco, Máximo, los hijos, Nahuel, Matías, Santino y Benjamín (y la mamá de los chicos, Geraldine); las hermanas, Marta y Paola; sobrinos y sobrinas y hasta una tía que vino especialmente desde Córdoba. De todos modos, vale aclarar que el papá del Muñeco, sus hijos y sus hermanas van habitualmente.

Al margen de todo este escenario, se pueden hacer algunas conclusiones a esta altura sobre los motivos que lo llevarían a Gallardo a tomar una decisión positiva, y los que lo conducirían en la dirección contraria, por la negativa.

Por qué quedarse

1) El arraigo y la identidad con el club

Gallardo vive y trabaja por y para River. Por algo dijo que se trataba de “la decisión más difícil de mi vida”. Es mucho más que un técnico. No solo dirige los días de partido y comanda los entrenamientos. También está a cargo de un proyecto integral Infanto-Juvenil y casi todos los días permanece doce horas en el predio de Ezeiza. El corazón le late fuerte por la banda roja. Los hinchas lo aman. Y él a ellos. Es un vínculo muy fuerte. Y los lazos se extienden con los jugadores, los empleados y hacia los dirigentes, con quienes él siente de algún modo un compromiso para ayudarlos en el inicio de una nueva etapa en la que, por más que haya una continuidad, Rodolfo D’Onofrio ya no estará más como presidente.

2) El equipo

Tras la dura eliminación en la Copa Libertadores con Atlético Mineiro, Gallardo reconstruyó el equipo. Y en cuatro meses lo rearmó y lo moldeó a su estilo, con un juego dinámico, intenso, de mucha presión y una gran circulación de pelota, siendo protagonista en todas las canchas. Así, lo llevó a ganar el campeonato local de manera holgada. Y destacó que “no tiene techo”. Ahora, contempla su gran obra, la que armó con mucha artesanía, ya que no contó con los recursos económicos de otros momentos e incluyó a varios refuerzos que eran apuestas y a varios chicos de las Inferiores, que se fueron consolidando en poco tiempo. Y los jugadores le respondieron adentro de la cancha.

3) El gen competitivo y el deseo de seguir ganando

Gallardo ya hizo mucha historia con los 13 títulos que obtuvo en estos siete años y medio que lleva su ciclo. Con dos Copa Libertadores, triunfos resonantes a Boca, al que le ganó dos finales y una colección de medallas, a la que solo le faltó el Mundial de Clubes. La chispa por la competencia al Muñeco lo enciende y si tiene la fuerza para continuar, buscará ir por más.

Por qué irse

1) El cansancio 

Gallardo manifiesta agotamiento. La batería de su cuerpo está con poco porcentaje y necesita o enchufarla o desenchufarse por un tiempo. Esto se desprende de sus propias palabras. “Yo estoy terminando mi contrato. Le he dado todo a este club hasta hoy, y creo, merezco la posibilidad de replantearme lo que tengo que hacer. Y voy a replanteármelo seriamente porque River merece que uno esté a cargo con muchísima energía”, reflexionó luego de conseguir el título local. Gallardo, por la intensidad y la exigencia que le pone a su trabajo diario, no se va a permitir relajarse porque “le haría mal a River”. Y agregó: “Todo lo que pasó fue un montón, siete años y medio de mucho desgaste y enfoque”.

2) La imagen

Si bien Gallardo no es de pensar mucho en el qué dirán, él hizo de su conducción una marca registrada. “Hoy ganaste y mañana tenés que ganar de nuevo”, aseguró. Entonces, tal vez vea que, si se va ahora, deja todo en su lugar. Hizo historia y lo hicieron estatua; deja un equipo campeón; una cultura de trabajo de gran nivel; una estructura armada de Inferiores y con futuro; obras que pidió para hacer crecer el predio de Ezeiza y que el Monumental tenga un campo de juego de última generación, entre muchas cosas más.

3) La desorganización del fútbol argentino y la brecha económica para competir internacionalmente

Gallardo es muy crítico de la estructura organizativa del fútbol argentino. Y este año, el hecho de que el campeonato no se haya parado cuando se jugaron las fechas de Eliminatorias, lo fastidió. River perdió a varios jugadores que fueron llamados a diferentes selecciones sudamericanas y el Muñeco tuvo dificultades para armar su equipo, a tal punto que tuvo que improvisar posiciones. Tampoco le genera entusiasmo el diagrama de los actuales torneos y mucho menos la gran cantidad de equipos que participan de la Liga. Por otra parte, si bien él quería sacarse la espina con el torneo local, se sabe que lo que más lo desvela es la Copa Libertadores. Y para pelearle a los poderosos brasileños necesita sumar más jerarquía para darle a su plantel campeón un salto de calidad internacional. Sin embargo, el duro contexto económico de Argentina no ayuda para traer grandes nombres.

Se viene la fiesta del 9 del 12

Jorge Brito, elegido como nuevo presidente por los socios, visitó al plantel de River el lunes por la mañana en el predio que el club posee en Ezeiza y habló un buen rato con Marcelo Gallardo. Según pudo saber Clarín, al margen del futuro del Muñeco, el foco de la charla estuvo en la organización de los festejos por el tercer aniversario de la final de la Copa Libertadores que el equipo de Núñez le ganó a Boca en Madrid el 9 de diciembre de 2018. Entonces, el jueves a la noche habrá una fiesta en el Monumental para conmemorar dicha gesta y el festejo contará con la participación del Muñeco, su cuerpo técnico y los jugadores. Por eso, la cancha se abrirá para que los socios y abonados vayan como si fuera un día de partido, por lo que se estima que habrá 70 mil personas en el estadio. Y se espera por la palabra del entrenador en el evento. Además, se intentará llegar a tiempo para que la estatua del entrenador sea inaugurada. Para ello, se trabaja con camiones, grúas y personal especializado para su colocación. La mole de bronce del Muñeco, de 7,1 metros y 6,7 toneladas, estará ubicada cerca de la de Angel Labruna, a metros del ingreso al museo, mirando a la Avenida Figueroa Alcorta. Previo a ese gran festejo en el Monumental, a partir de las 17, los hinchas harán una caravana desde el Obelisco hasta Tagle y Alcorta. Y un banderazo gigante por las calles de la ciudad para pedir por la continuidad de Gallardo. Se calculan que asistirán 50 mil personas

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados