horacio-“el-ninja”-enrique:-de-aquellas-peleas-con-acero-cali-a-promocionar-mma-en-la-tv-abiertaDeportes 

Horacio “El Ninja” Enrique: de aquellas peleas con Acero Cali a promocionar MMA en la TV abierta

Horacio “El Ninja” Enrique tiene escritas sus propias páginas en el mundo de las artes marciales mixtas (MMA) de la Argentina. Hizo historia con sus peleas contra Jorge “Acero” Cali a principios de la década pasada, con quien protagonizó una trilogía con público masivo y picos de casi 20 puntos de rating. Ahora, vuelve a hacer historia pero del otro lado del mostrador: es el promotor del Circuito Argentino de MMA (CAM), primer evento de este deporte que se transmite en vivo por televisión abierta.

El CAM tendrá su 11° evento el próximo sábado 25, donde se desarrollará la final del súper 8 de peso semipesado (93 kilos) entre Lucas Alsina y Juan Carlos Leppez, que pone en juego un cinturón.

Una de las novedades de esta promotora es que tiene un convenio con Lux Fight League, la compañía mexicana que es gran vidriera de UFC. Todos los campeones del CAM tienen la oportunidad de ir a pelear a esa empresa.

La velada será en el campo de deportes de la UBA en Ciudad Universitaria, transmitido por “Knockout 9” con relatos de Augusto Niez y comentarios de Javier Ganín y Mariano Oliveros.

El CAM tendrá un cinturón en juego el próximo 25 de junio. Foto Instagram.

En diálogo con Clarín, el Ninja aseguró que además de organizar un evento, el CAM es mucho más que eso. “Quiero destacar que estamos haciendo un trabajo social, no solamente en la parte amateur, sino desde lo profesional, para ir educándolos desde chicos a los peleadores”, explicó.

Además, dijo que él trata de cuidar el derecho del peleador “de que sean bien atendidos, y que sepan que un evento sin ellos no es nada“. “Estamos trabajando para eso. Si lo demás viene, bienvenido sea. Pero que Argentina empiece a pisar en los primeros puestos del mundo en las MMA, ese es mi objetivo. Quiero que el deporte siga bien, pero corremos para armar los eventos, cerramos faltando poco tiempo, no tenemos un lugar fijo y estamos luchando para sacar el deporte adelante”, contó sobre las dificultades para armar una velada.

La idea del CAM surgió por toda la experiencia y contactos que el Ninja hizo durante años de carrera. “Esto comenzó con un grupo de gente amiga, que saben lo que estoy haciendo por el deporte. Lo primero que conseguí es armar la primera Asociación Argentina de Artes marciales Mixtas y Deportes de Contacto, donde estoy avalado en el CeNARD. Ahí me encargo de todo lo amateur. Soy un afortunado de haber encontrado este deporte“, destacó.

También insistió en el trabajo social de contención a los peleadores. “Tratamos que los chicos tengan otra visión, que sepan que se puede salir de la calle, hacer deporte, tener una buena alimentación, tener una buena nutrición, que hay cosas que te pueden hacer feliz y, aparte, darte un futuro para otra salida laboral”, sintetizó.

“En este país estamos con difusión, ahora con la televisación que tenemos en Canal 9 en vivo, estamos tratando de llegar a más hogares, para que sepan que las MMA son un deporte como cualquier otro y que puede llegar a ser olímpico. Acá hay muy buenos deportistas y exponentes, pero si no tenemos horas de vuelo, cuando vas a competir afuera lamentablemente te pasan por arriba. Una cosa es manejar todos los días y otra es salir los sábados y domingos nada más”, dijo sobre la competencia con otros países.

Acero Cali (i) vs. El Ninja, en su primera pelea. Foto captura de video.

Destacó que en el CAM “se hace todo en el país, todo en territorio argentino”. “El evento pasado fue el primero en el que vino gente de Brasil y Uruguay, pero después fue todo argentino. Y no solamente con Capital, sino con la gente de las provincias, que muchos las dejaban aisladas y no las tenían en cuenta. Nosotros tratamos de ayudar a todos”, dijo Enrique.

Los matchmakers del evento son Gastón Granados y Maximiliano Maron (director de la ISKA -International Sport Kickboxing Association- de Argentina), de quienes destacó el trabajo. “Las peleas que están armando son muy parejas, no hay un rival más excedido que otro… No tengo más que palabras de agradecimiento del manejo que están teniendo para que esto sea transparente”, definió.

– ¿Deja dinero un evento como el CAM?

– Mirá, te lo digo de corazón… Para mí, si vos pensás hacer esto como un negocio… Yo creo que a la larga se tiene que dar, pero mientras tanto va a llevar un par de años. Porque vos tenés que difundir el deporte. Esto me salvó la vida, me devolvió el ser feliz. Yo trabajo de otra cosa y muchos de los chicos que están conmigo también. Lo que quiero es que los peleadores que salgan de acá estén bien preparados y cuando vayan a otro país no sean carne de cañón de nadie. Quiero que el peleador argentino vaya y peleé de igual a igual, que sea respetado. Tengo esa intención y tenemos la resistencia para no abandonar, porque lo hacemos con amor. Es más, ponemos de nuestro bolsillo. Estoy en un proceso de mi vida en el que creo que cuanto más dé, más voy a recibir. Y no lo digo por dinero, sino recibir laburo, ayuda, cosas sanas, lindas, cosas que te den energía para arrancar el día.

– Todos te recuerdan por la aparición contra Acero… ¿Pero cómo te acercaste a las MMA?

– Yo empecé desde chico y las usaba para mi trabajo (es custodio). Aparte, era profesor de derecho marcial diario que era como un entrenamiento para el trabajo que ejercía. Lo que pasa es que lo que yo tenía no era para entrar en un torneo. Entonces, me tuve que adecuar a las diferentes maneras de pelear que pedían las reglas.

– ¿Cuando empezaste a ver MMA quién te gustaba?

– Yo tenía unos amigos que ya entrenaban… Los que me gustaban eran Anderson Silva, Vitor Belfort, toda esa camada. BJ Penn, etc. Todos eso me fue atrayendo.

El Ninja Enrique con Laureano Staropoli, ex peleador argentino de UFC. Instagram @elninjahoracio

– ¿Cómo ves otros eventos de MMA en Argentina?

– Soy ocurrente en lo que hago, no voy a sacar idea de ningún lado, no pierdo tiempo en hablarle a otros peleadores o arruinarle el evento a nadie. Al contrario. Las puertas del CAM están abiertas para todos. Mi devolución a la gente que confió y me puso en esto es mostrarles respeto y transparencia. Los peleadores pueden ir a cualquier evento a pelear. Salvo que sean convocados por el CAM, que tienen que tener ocho semanas de anticipación, porque nunca se sabe lo que puede pasar. Si se lastiman, te queda una cartelera vacía y quedás mal con el deporte. Así también les pido que estén en peso, el horario, la voluntad, el sacrificio y el respeto. Después, no me fijo en nadie y no tengo tiempo de ocuparme de nadie porque ya bastante me lleva lo mío.

-¿Ves a algún posible peleador del CAM con futuro de UFC?

-La verdad que no quiero dar nombres, porque no quiero quedar mal con nadie. Si no, van a pensar que yo tengo privilegio con alguien y no lo tengo con nadie. Todos los que pelean en el CAM son queridos por igual, y a todos los voy a ayudar por igual de la manera que pueda.

De la rivalidad al agradecimiento eterno a Acero Cali

El primer enfrentamiento entre Acero y el Ninja fue en 2010, en el mítico Luna Park. La pelea terminó en empate por decisión del jurado. Ese fallo derivó en una polémica en la que comenzaron a volar botellas de un lado al otro y quedaron las bases sentadas para la revancha.

La misma se concretó en 2012 en el polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata, donde Acero se impuso tras el abandono de su oponente en el tercer round. La venganza la concretó El Ninja en 2013, cuando cerró la trilogía con un nocaut en el segundo round, en un Luna Park repleto.

Si bien desde aquellos años a hoy desembarcó hasta UFC en nuestro país y el deporte no para de crecer, ahora no tiene la repercusión que generaron sus choques, que fueron vistos hasta por Diego Maradona.

El Ninja analiza que eso fue “una novedad” y algo “bien armado”. “Hubo gente que quiso hacer las cosas, que no creo que lo haya hecho con mala intención, pero no salieron bien. Hubo gente que, lamentablemente, no terminó bien, que se quedó con la plata de otro y eso perjudica al deporte”, aseguró.

“Por eso nosotros estamos haciendo el trabajo, le queremos demostrar credibilidad al peleador, que nos estamos ocupando de ellos. Hay que remontarlo de vuelta”, opinó.

En cuanto a la muerte de Acero Cali en octubre del año pasado confesó que le “pegó muy mal”. “Jorge me abrió los ojos con este deporte, me encaminó en que yo creyera en lo que estoy haciendo y lo que podía llegar a hacer”, definió.

“También siempre digo que él me hablaba y yo no le entendía, y ahora que estoy de este lado entiendo un montón de cosas. La gente se piensa que hacés un evento y es soplar y hacer botellas. Yo para hacer un evento tengo un montón de amigos que me ayudan y estoy muy agradecido. Ellos ven el amor que le pongo…“, concluyó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados