los-cinco-datos-menos-conocidos-de-lionel-messiDeportes 

Los cinco datos menos conocidos de Lionel Messi

Un nombre expresamente elegido por la letra “i”, que cambió por una “e”. La historia que podría haberse escrito en italiano pero no estaba en el destino. Además, el título infantil en un club rosarino que no es Newell’s, la manera en que dejó de vomitar durante los partidos y el instrumento musical que domina. Estos son los cincos datos menos conocidos de Lionel Messi

Leonel, rebautizado en España.

Firma como Leo: el nombre Lionel, es para el documento.

Cuando nació, el nombre elegido fue el poco común Lionel en homenaje a Lionel –Laionel, se pronuncia- Richie, autor del hit Say you, say me. que se escuchó hasta el hartazgo durante 1986. Cuando nació su tercer hijo, así lo anotó en el registro civil rosarino su papá Jorge. Eso se sabe, acá no hay novedad. Pero ¿En qué momento Lio pasó a ser Leo? Fue al llegar a la ciudad de Barcelona. Allí perdió su nombre original, que aunque para los papeles sigue teniendo la letra “i” en el trato cotidiano se convirtió en una “e”. En el viejo continente comenzaron a decirle Leonel y se instaló la apócope de Leo, que él adoptó para su autógrafo y marca personal. El primero en aceptarlo, fue el propio Lionel.

Pudo revolucionar el Calcio.

La postal es de la Finalissima, pero a los 12 años el Como de Italia, se interesó por su ficha y luego se arrepintió. Foto EFE

Antes de que Barcelona se hiciera cargo de la familia del juvenil que se disponía a fichar por lo prometedor de su desempeño, el Como de la Liga Italiana de fútbol estuvo cerca de hacerlo. El club del Norte del país en ese entonces militaba en la Serie A y probó a Messi en 1999 y lógicamente se interesó por fichar la promesa. Sin embargo no asumieron el gasto que suponía el tratamiento ni la mudanza de la familia. Finalmente declinó y fue Barcelona fue la entidad que ganó con su apuesta. “Al verlo ahora dan ganas de comerse las manos. Tenerlo a él es como tener a medio equipo. De haberlo fichado, habríamos solucionado los balances durante 30 años”, admitió hace un tiempo Enrico Preziosi, quien en ese momento era el presidente del club.

Flores para no vomitar.

Lionel Messi en la época en que vomitaba antes o durante los partidos. Foto AP

Hubo una época en la que era muy común ver a Messi a un costado de la cancha sin ocultar sus vómitos. Sí, en 2014 era muy frecuente verlo de esa manera en la previa del partido o en algún pasaje, sin importar si estaba con la camiseta de la Argentina o la del Barcelona. No era un problema estomacal, un virus, ni algo relacionado a una descompostura. Era en parte emocional y además el corolario de una mala alimentación. Visitó un médico en Italia, comenzó una dieta saludable, libre de ultraprocesados, eliminó las gaseosas y alimentos a base de harinas, carnes de cerdo y ternera, huevos, mariscos y varios productos lácteos. Además, consumió flores de Bach para encontrar un equilibrio entre la mente y el cuerpo.

Campeón, con Central Córdoba.

Messi a los 8 años con la camiseta de Central Córdoba de Rosario y su trofeo: jugó un torneo relámpago para el Charrúa. Foto web

En 1995 Messi tenía ocho años. Igual que ahora, quería jugar todo el día a la pelota. Estaba en las infantiles de Newell’s, pero el torneo estaba en un receso. Hubo un campeonato regional del que la Lepra no participó y a Central Córdoba de Rosario se le ocurrió la buena idea anotar al chico del que ya se hablaba mucho desde que jugaba en Abanderado Grandoli, su primer club. Así, con la 10 en la espalda levantó uno de sus primeros trofeos y dejó su huella. Solo cuatro clubes de fútbol pueden decir que Lio usó su camiseta: Newell’s, Barcelona, Paris Saint Germain y el Charrúa.

Tócala de nuevo, Leo.

Leo Messi y Antonella, tocando la guitarra en el jardín de su casa en Rosario. (Instgram)

La foto es de Antonela y ella la subió a su Instagram. Es de cuando eran novios y no tenían hijos. Parecen los primeros pasos de Leo con la guitarra, custodiando con la mirada un LA mayor a punto de rasguear con el pulgar. En otros posteos, mostró otras tres guitarras -ninguna eléctrica-, que darían cuenta que todavía le entra a las seis cuerdas. ¿Cuán buen futbolista será como guitarrista?

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados