avion-venezolano-irani:-la-justicia-duda-de-la-identidad-de-otros-tripulantes-iraniesPolítica 

Avión venezolano-iraní: la Justicia duda de la identidad de otros tripulantes iraníes

Las dudas de la justicia sobre la verdadera identidad del piloto Gholamreza Ghasemi no se limita a él. El copiloto, ¿es quién dice ser? Es una pregunta que buscan responder los investigadores y sobre los restantes iraníes también se acrecientan las sospechas. Con una serie de medidas, buscan dilucidar si todos ellos tienen vínculos con Fuerza Al Quds, la organización calificada como terrorista por Estados Unidos.

Hace más de diez días que el juez federal Federico Villena, le dictó a la tripulación del Boeing 747 la prohibición de salida del país. La fiscal Cecilia Incardona en su último dictamen consideró que los 19 integrantes del vuelo debían ser investigados “conforme las obligaciones del Estado Argentino para prevenir y sancionar hechos de terrorismo“.

La hipótesis que se planteó en el expediente es que en el viaje habría otra finalidad que la declarada. “Las circunstancias irregulares llevan a indagar si el verdadero objetivo del arribo de la aeronave a nuestro país fue exclusivamente para transportar mercadería de autopartes, o bien si estuvo fundado en razones diferentes a las alegadas y constituya, eventualmente, un acto de preparación para proveer bienes o dinero que pudieran utilizarse para una actividad de terrorismo, su financiamiento u organización”, expresó la representante del Ministerio Público Fiscal.

Gran parte de la pesquisa se enfoca en el piloto Ghasemi, imputado, para determinar su posible vinculación con “el terrorismo internacional”, en función de su participación en las aerolíneas iraníes Mahan Air y Qeshm Fars Air, relacionadas societariamente y, a su vez, sancionadas por el Tesoro de Estados Unidos por brindar todo tipo de logística a Fuerzas Al Quds.

El informe del FBI las señala como empresas responsables de proporcionar “apoyo financiero, material o tecnológico para la Guardia Revolucionaria Iraní y Fuerza Al Quds” y por “transportar armas y personal para Hezbollah”.

Pero las sospechas no quedan circunscritas a Ghasemi. Los demás iraníes que llegaron al país en el cuestionado avión están bajo investigación por una serie de inconsistencias en su documentación. A eso se suma otro dato: el fiscal Anticorrupción de Paraguay, sostuvo en su denuncia que por fuera del piloto, los demás tripulantes iraníes están vinculados a Qeshm Fars Air.

En su imputación, sostuvo: “La Secretaría Nacional de Inteligencia alertó que los demás iraníes seguirían siendo empleados de la aerolínea Qeshm Fars Air, sobre la cual pesan sanciones del Departamento del Tesoro de los EE.UU por ser propiedad de Mahan Air, también sancionada por USA por haber sido usada por la Fuerza Quds para hacer operaciones de transporte de armas al Líbano en nombre de la Guardia”.

Un punto resaltó la fiscal en su dictamen, retomando palabras del FBI, “una de las modalidades de actuación de estas organizaciones es utilizar vuelos civiles para transportar clandestinamente armas, componentes militares avanzados, entre otros elementos”.

Se solicitó más información sobre otro de los iraníes porque la documentación incorporada al expediente para la fiscalía es “inconsistente”.

En la planilla de declaración de tripulación que remitió Emtrasur, correspondiente al vuelo que partió desde Venezuela con destino a Ezeiza, figuraba un tripulante de nombre Khoodadadzadeh Alí Ghaffar (el copiloto), “no así Khosraviaragh Mohammad, quien ingresó al territorio nacional el 6-6-22 a bordo del vuelo investigado”.

Sobre este punto Migracions informó que el registro de Khoodadadzadeh Alí Ghaffar “fue cancelado, a las 16:47 del 6 de junio, al verificarse que no formaba parte de la tripulación, por esa razón es que el nombrado no tiene en nuestro país registro migratorio alguno”.

La justicia pidió documentación al Gobierno para saber si hubo registros que expliquen dicha cancelación, y diferencias en algunos tripulantes respecto a su documento de identidad como también sus segundos nombres.

No fue lo único observado. Sobre los otros tres tripulantes iraníes, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi, en el cotejo de la documentación “no se encontró mayor información en diversas bases consultadas”, explicaron fuentes del caso a Clarín. Sobre ellos también se pidieron mayores especificaciones sobre las planillas de la tripulación, el entrecruzamiento de datos migratorios de los mismos.

La justicia quiere conocer incluso, rutas previas de viaje de esta misma tripulación y la documentación que justifique y respalde las mismas.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados