los-diputados-de-los-movimientos-sociales-esperan-el-llamado-de-sergio-massa-y-se-mantienen-la-amenaza-de-ruptura-en-el-fdtPolítica 

Los diputados de los movimientos sociales esperan el llamado de Sergio Massa y se mantienen la amenaza de ruptura en el FdT

Las expectativas entre los movimientos sociales por los anuncios económicos de Sergio Massa se derrumbaron como una torre de naipes, ya que esperaban con ansias una respuesta rápida para la emergencia social y se encontraron con más incentivos para los sectores industriales.

La estrategia del tigrense tuvo una reacción casi instantánea de parte de Juan Grabois, que no sólo amenazó con retirar a sus diputados del ya tensionado bloque del Frente de Todos sino que, además, la medida podría extenderse a legislaturas provinciales y representaciones comunales.

Es que los movimientos sociales ya esperaban una señal con la llegada de Silvina Batakis, pero en su breve gestión no sólo habló de cuidar las cuentas públicas sino que además ratificó el compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) firmado durante el mandato de Martín Guzmán.

Por eso, la gente de Grabois habló con Cecilia Moreau, la nueva presidenta de la Cámara de Diputados, para ver si podía influir sobre Massa. Entienden que dada la crisis económica se necesita aplicar un programa de estabilización para frenar la corrida cambiaria y la inflación, pero dejaron claro que ese plan debía “incluir políticas para los sectores informales y más vulnerables”.

Pero el tigrense no sólo desoyó el pedido de las organizaciones sino que encima anunció una auditoría sobre los planes sociales. “Así como afinan el lápiz para los planes sociales deberían afinarlo para el trabajo en negro, que es mucho”, dijo Juan Carlos Alderete, dirigente de la Corriente Clasista y Combativa y también diputado nacional por el Frente de Todos.

Lo cierto es que los primeros días de Massa al frente del gabinete Económico sólo provocaron “insatisfacción” entre los diputados que responden a los movimientos sociales por el rumbo de la economía. “Frente a la falta de anuncios vamos a discutir nuestra participación en el Frente de Todos en la Cámara de Diputados como en los distintos bloques legislativos”, sintetizó Itai Hagman ante una consulta de Clarín.

Entre los diputados de extracción piquetera hay más que bronca porque entienden que Massa “le sigue dando beneficios a las empresas monopólicas que más se beneficiaron estos años”. “Está bien calmar los mercados pero hay que acordarse de la gente que la está pasando mal, hay gente indigente que está en situación de calle”, advirtió Alderete en declaraciones a este diario.

En este clima, se reflota la discusión sobre el proyecto de salario básico universal, que fue impulsado por los diputados de Grabois pero que aún no fue incluido en la agenda de Diputados. Ellos entienden que es una respuesta a la crisis pero “no están enamorados” de esa propuesta, esperan cualquier herramienta que pueda inyectar recursos para los sectores que están en la indigencia.

La otra apuesta es el proyecto de ingreso complementario que impulsa en el Senado la ultra K Juliana Di Tullio. La iniciativa, que fue consensuada con los movimientos sociales, está lista para ser presentada, pero se desconocen los motivos de la demora.

“Estamos abiertos a que nos convoquen para dialogar”, avisó Hagman, aunque desde el Frente Patria Grande se emplazó al Gobierno para que en diez días presente una propuesta orientada a los trabajadores que están en la informalidad y los sectores más vulnerables.

Sin embargo explicaron que si finalmente salen del FdT conformarán una bancada propia que se mantendrá aliada al oficialismo en una suerte de interbloque, ya que la idea  de ese sector es seguir dentro del Kirchnerismo para las elecciones de 2023.

Pero si la crisis se agrava y los tres diputados que responden a Grabois abandonan el bloque, el Frente de Todos, que actualmente reúne 118 legisladores pasaría a tener 115 y perdería la primera minoría. Estos datos deberían generar alarma en la bancada que preside Germán Martínez, que ya debe hacer bastante esfuerzo para reunir los votos.

En el caso de Alderete, por ahora, ratificó su continuidad en el kirchnerismo aunque aclaró que espera un llamado de Massa, ya que entiende que los organizaciones sociales “deben ser parte de la solución y no del problema”.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados