la-oposicion-apoyaria-el-presupuesto-aunque-espera-que-el-gobierno-despeje-dudasEconomía 

La oposición apoyaría el Presupuesto aunque espera que el Gobierno despeje dudas

Juntos por el Cambio no quiere un segundo año de manejo discrecional de las partidas en manos del Gobierno. Espert y la Izquierda ya anticiparon que no acompañarán la propuesta.

Sergio Massa volvió al Congreso a dos meses de haber renunciado a la presidencia de la Cámara de Diputados y lo hizo para presentar su proyecto de presupuesto para 2023 con un discurso didáctico, con la intención de capturar la mayor atención de los legisladores y evitar también que se repita el fracaso que sufrió Martín Guzmán el año pasado.

“El fallido Presupuesto 2022 lo llevo como una cruz, porque soy el único presidente de la Cámara en la historia de la democracia al que le rechazaron un Presupuesto”, fue la frase que Massa deslizó para graficar lo que se jugaba al explicar los puntos fundamentales de la propuesta escoltado por su sucesora en la Cámara baja, Cecilia Moreau, y el presidente de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller.

Si bien la atención estaba puesta en la reacción de la oposición, la mirada tal vez deberá girar hacia el propio seno del Frente de Todo, porque los diputados del Frente Patria Grande que responden a Juan Grabois ya anticiparon que revisarán “punto por punto” la propuesta, que entienden un fuerte tinte de ajuste para estabilizar las cuentas del Estado.

En la oposición hubo buena recepción, un poco condicionada no por la amenaza de Massa de aplicar un shutdown al estilo americano y cerrar la administración pública si es que la oposición no aprueba el presupuesto, algo impracticable en la Argentina que le podría valer una denuncia por incumplimiento de los deberes de funcionario público, según explicaron los especialista del Congreso.

La preocupación de Juntos por el Cambio está centrada en la posibilidad de otorgar al Gobierno un segundo período de libre discrecionalidad para asignar las partidas presupuestaria en un año electoral. Aunque el proyecto, según coincidieron distintos sectores de la oposición, presenta “inconsistencias de la pauta inflacionaria” como un plan de ajuste que se contradice con las proyecciones macroeconómicas proyectadas para 2023.

Luciano Laspina calificó como “realista y consistente” el presupuesto presentado por Massa pero aclaró que “no hubo una clara explicación de como se va a lograr la estabilización inflacionaria”. “Celebramos el retorno tardío a la racionalidad pero no alcanza”, dijo a este diario el diputado por Santa Fe, quien explicó que el equipo económico blanqueó el gasto público, planteó al menos un orden fiscal y también hubo un reconocimiento de “la locura que nos llevó el kirchnerismo”. En síntesis, el PRO dejó abierta su intención de aprobar la propuesta. 

“Recién es el comienzo del debate. Hay buena predisposición para poder trabajar. Aunque, debo decir que en algunas cosas veo un exceso de voluntarismo que no se condice con la crisis del momento”, dijo Mario Negri, presidente del bloque de la UCR, alentando un posible acompañamiento si el oficialismo acepta algunas modificaciones a la propuesta original presentada el pasado 15 de septiembre y que entienden se ajusta a las condiciones acordadas con el Fondo Monetario para la refinanciación de la deuda.

Sin embargo, el lado más liberal de Juntos por el Cambio se mostró más cauteloso. Ricardo López Murphy se diferenció del análisis del ministro de Economía.”Por ejemplo, las cuentas externas, infiero que los números no dan. Massa tiene que dejar de ser un plateísta”, sentenció el economista.

Mientras que José Luis Espert, que anticipó a Clarín que no votará a favor del proyecto, señaló que el presupuesto de Massa tiene “un ajuste brutal”. “No hay relación entre el ajuste monetario, la inflación y el crecimiento de la economía”, puntualizó el diputado de Avanza Libertad, quien se quejó porque en el proyecto “no está claro cuántos programas de incentivo a la exportación” tiene previsto el Gobierno. Para completar pidió un dólar libre y ponerle un freno al gasto público.

En cambio, Alejandro “Topo” Rodríguez, presidente del interbloque Federal, también hizo un guiño al oficialismo al apuntar que “es un buen comienzo” y aseguró que en la medida que haya “flexibilidad y predisposición” del Ejecutivo, el peronismo disidente lo va a aprobar.

Romina Del Plá, en tanto, anticipó el voto en contra del Frente de Izquierda, al declarar que es un presupuesto “antiobrero” que a su entender “profundiza una política económica macrista con ajuste, endeudamiento en dólares y en pesos, la suba de la tasa de interés a niveles astronómicos y el achicamiento del gasto público”.

Articulos relacionados