de-campana-a-ginebra:-cinco-estudiantes-viajan-a-una-competencia-de-robotica-en-europaTecnología 

De Campana a Ginebra: cinco estudiantes viajan a una competencia de robótica en Europa

TN Tecno habló con los integrantes del equipo de la Escuela Técnica Roberto Rocca que representará a la Argentina en First Globall Challenge.

Los participantes deberán trabajar en coordinación para abordar soluciones en robótica vinculadas al cambio climático. (Foto: Cortesía Educabot)

La robótica y la crisis climática serán ejes de la nueva edición de First Global Challenge, que se celebrará entre el 13 y el 16 de octubre en Ginebra. Hasta esa ciudad en Suiza viajarán cinco estudiantes de entre 16 y 18 años de la Escuela Técnica Roberto Rocca de Campana, que ya se alistan para competir con chicos que llegarán hasta allí provenientes de más de 190 países.

El certámen exhibe señas lúdicas. Los equipos deberán trabajar en coordinación para completar tareas en el marco de un juego temático relacionado al cambio climático global y, más específicamente, la captura de carbono.

Leé también: Humanos y robots: ¿realmente nos preocupa comprender a los autómatas?

“First Global Challenge es una competencia de robótica integral, que abarca aspectos que, además de focalizarse en la realización de un robot, también involucran el desarrollo de proyectos de innovación tecnológica y la gestión de social media”, comentan los integrantes del equipo en diálogo con TN Tecno.

¿Qué idea tienen bajo la manga? Según explican, pensaron una solución tecnológica y ecológica para implementar en Campana, que “tendrá un enorme impacto en el cuidado del medio ambiente”. Ellos proponen aprovechar el fitoplancton presente en Laguna Grande, dentro del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, que a través de la fotosíntesis convierte sustancias inorgánicas en orgánicas, desprendiendo oxígeno.

“Nuestro proyecto consiste en desarrollar tubos de acrílico transparente en los que se almacene agua rica en fitoplancton y que la misma esté en contacto con el aire del ambiente. Estos tubos de captura serán ubicados en semáforos y postes de luz de nuestra ciudad”, explican.

La idea es alentadora. Dicen que con la utilización del fitoplancton y alcanzando un volumen de 600 litros de agua en los tubos, podrán capturar la misma cantidad de oxígeno que dos árboles de 10 años.

Además, los estos tubos contarán con sensores para la medición de diferentes variables en el agua, y con un GPS para detectar su ubicación para cuando necesite de algún tratamiento específico. “De esa manera, la intendencia de la ciudad de Campana tendrá acceso al sistema para monitorear todo remotamente y notificar ante cualquier eventualidad posible o simplemente conocer el estado de cada uno”, comentan.

Robótica, innovación, medio ambiente y amistades: las expectativas previas a la competencia

“Una de las cosas más valiosas que nos dejará la competencia serán los contactos y las amistades. First Global Challenge está orientado al trabajo colaborativo y, si bien estamos muy enfocados en hacer un robot robusto y que se desempeñe con excelencia en la competencia, tenemos siempre presente que es muy valiosa la oportunidad de participar y conocer un país como Suiza”, cuenta Delfina Mosqueira, de 18 años.

Marcos Giovannelli, el más joven del grupo, de 16 años, también muestra su entusiasmo por conocer aquel país europeo, ver de cerca su infraestructura y socializar con los lugareños. “También ne gustaría conocer las diferentes formas de trabajo de los equipos que se presentarán en la competencia para tener una visión más amplia a nivel de innovación. Por otro lado, si bien vamos a competir, tenemos como objetivo disfrutar, crecer, socializar y aprovechar esta oportunidad para nuestro desarrollo laboral”, comenta.

Leé también: Ciencia que parece ficción: los secretos del supermaterial que puede ser programado

“Participar de esta competencia internacional y representar en ella a mi país junto a mis amigos es uno de mis sueños desde chico”, dice Emanuel Albornoz, de 18.

Nicolás Bassin y Mauricio Garavini, ambos de 18 años, refieren a una combinación de aprendizaje y disfrute. “Más allá del resultado que obtengamos en la competencia, quiero estar satisfecho con el robot que hayamos creado, dar lo máximo y disfrutar todo lo posible”, señala Garavini. “En la competencia nos estamos preparando para ganar y tengo la esperanza de poder usar de la mejor manera el robot que con tanto esfuerzo estamos construyendo en nuestra escuela”, apunta Bassin.

El desafío de enseñar robótica en las escuelas

First Global Challenge 2022 comenzó en julio y finalizará con el mencionado encuentro en la ciudad suiza. Los equipos recibirán un kit de robótica para armar dispositivos siguiendo una serie de consignas, aplicando conocimientos diseño 3D, programación y animación.

“La competencia está orientada a que los participantes se involucren con la tecnología identificando problemas cotidianos en sus países. Además apunta a la concientización sobre causas sociales, temas ambientales, paridad de género y la importancia de la robótica y las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) para mejorar el mundo”, detallan desde Educabot, una empresa que apoya a los estudiantes de Campana en esta aventura.

“Este año decidimos convocar al equipo que salió en segundo lugar en Copa Robótica 2021 para que represente al país, que en este caso se trata de los estudiantes de la Escuela Técnica Roberto Rocca. Nosotros acompañamos y entrenamos de algún modo a estos jóvenes en su preparación para este acontecimiento”, dice Matías Scovotti, CEO y cofundador de Educabot.

“Estamos convencidos de la importancia de formar a los estudiantes desde temprana edad en pos del desarrollo de las habilidades steam para prepararlos como ciudadanos con las aptitudes necesarias para transitar el siglo XXI”, cierra.

Leé también: Robótica en las escuelas: entre la estigmatización, la virtualidad y la esperanza desmedida

Los chicos cuentan además con el apoyo de Emanuel Moroni, que ocupa el rol de mentor. Él nos habla acerca de los desafíos que implica enseñar robótica en las escuelas.

“Creo que existen tres grandes factores determinantes. El tiempo dedicado, ya que no siempre se encuentran en espacios curriculares; la necesidad de materiales de trabajo, que muchas veces son caros o no pueden conseguirse en nuestro país; y sobre todo la capacitación docente para que puedan llevar adelante estos espacios”, observa Moroni.

Amén de esos retos, el mentor destaca las oportunidades ofrecidas en esta escuela que, de hecho, tendrá sus representantes en la importante competencia. “Los estudiantes se entusiasman cuando participan de espacios que pueden hacer propios y en los que se sienten cómodos”, dice y agrega: “Aquí hay un rol importantísimo de la escuela y de los docentes para generar este clima de trabajo. Que los estudiantes elijan quedarse a trabajar fuera de hora en la semana e incluso que asistan los fines de semana es un indicador de que hay un interés genuino”.

Articulos relacionados