procesaron-por-lavado-a-un-mexicano-como-presunto-testaferro-de-daniel-munoz,-el-fallecido-secretario-de-nestor-y-cristina-kirchnerPolítica 

Procesaron por lavado a un mexicano como presunto testaferro de Daniel Muñoz, el fallecido secretario de Néstor y Cristina Kirchner

Es Isaac Esparza Hidalgo. El juez Ercolini también dictó para él la prisión preventiva y lo embargó por $ 5.000 millones.

El juez federal Julián Ercolini procesó por lavado de dinero y con prisión preventiva, al mexicano Isaac Esparza Hidalgo, acusado de ser uno de los testaferros de la viuda de Daniel Muñoz, ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner.  Se le trabó un embargo de 5.000 millones de pesos. El magistrado dio por corroborado su rol de testaferro en el entramado societario que le permitió a Muñoz exteriorizar 70 millones de dólares.

A comienzos de este mes, la justicia argentina logró extraditar a Esparza Hidalgo, quien en la indagatoria ante Ercolini -que instruye esta investigación vinculada al caso de los Cuadernos de las Coimas- admitió haber firmado documentos para crear empresas fantasma y desviar 30 millones de dólares desde Estados Unidos a las islas Turks and Caicos por “pedido de Carlos Gellert”.

Carlos Adolfo Gellert acaba fue detenido en noviembre de 2018 como presunto testaferro de Daniel Muñoz.

Gellert es el primo de Carolina Pochetti -viuda de Muñoz- e hijo de una ex diputada K que se arrepintió en esta causa conexa a Cuadernos, que busca recuperar los 70 millones de dólares que Muñoz invirtió en propiedades en Estados Unidos y en el 2016, tras el estallido del caso Panama Papers, fugó del país del norte.

El mexicano confirmó ante la justicia federal que una suma aproximada a los 30 millones fueron derivados a la compra de un terreno para construir un hotel en esas paradisíacas islas y que los otros 40 millones de dólares “se lo llevaron los abogados” de Pochetti.

En la resolución de su procesamiento, Ercolini sostuvo que Esparza tuvo un rol clave en el mecanismo de lavado de dinero que llevó al entorno de Daniel Muñóz a terminar procesado y enviado a juicio oral.

En este tramo del caso se investigó el delito de lavado de activos en el marco de un mecanismo de recaudación ilegal “implementado por una organización criminal dirigida desde la cúpula del Poder Ejecutivo Nacional entre los años 2003 y 2015″ de donde habrían obtenido los fondos “de origen ilícitos” que se volcaron a las operaciones de blanqueo.

Para este entramado fue indispensable la participación del fallecido secretario privado de la presidencia, Daniel Muñoz, como también personas de su círculo, “para poner en circulación parte de aquellos fondos y disimular su verdadero origen”, señaló el juez.

Ese accionar puede dividirse en dos ejes, según el destino de las inversiones realizadas con el dinero ilegal, en nuestro país o en el exterior. Eugenio Esparza Hidalgo tuvo un rol clave en la aplicación de fondos en el Caribe, “que eran resultantes de la liquidación del patrimonio de Daniel Muñoz en Estados Unidos”, indica la resolución.

Noviembre de 2003: el presidente Néstor Kirchner y su secretario personal, Daniel Muñoz, caminan por los jardines de la residencia presidencial de Chapadmalal.

Cuando ponderó las pruebas del caso donde se incluyen diversos informes remitidos desde las Islas Vírgenes Británicas y las Islas Turcas y Caicos, Ercolini indicó que esa documentación “permite tener por confirmada tal hipótesis”, respecto a la exteriorización de fondos de origen ilícito.

Por eso señaló que se dio por acreditada la existencia de dos sociedades con acciones al portador en las Islas Vírgenes Británicas, de nombre Gold Black Limited y Old Wolf Limited.

Ercolini dio por acreditada la participación del mexicano Esparza Hidalgo en ambas sociedades “a partir del año 2015 y como titular del 100% de sus acciones al portador”.

En segundo lugar, amplió el magistrado, esas dos sociedades de Islas Vírgenes Británicas “actuarían como controlantes de sendas firmas radicadas en las Islas Turcas y Caicos, destino final de las inversiones“. Esas firmas son Marble Hill LTD y Woddhaven LTD.

El 28 de diciembre de 2016, Marble Hill, representada por Esparza Hidalgo y cuyo beneficiario final era Gold Black, suscribió un acuerdo con otra sociedad radicada en las islas, Oceanfront Properties LTD, para realizar un préstamo de 29,3 millones de dólares con un 10% de interés anual, más la posibilidad de realizar dos extensiones de un año con el pago de un 0,5% pagadero en cada extensión.

La finalidad de todo era la construcción de un complejo turístico, inmobiliario y hotelero, de nombre Six Senses Resort.

“La verdadera condición de testaferro ejercida por Esparza Hidalgo queda de manifiesto al contrastar su rol en las sociedades de una y otra jurisdicción”, sostuvo el juez Ercolini al procesarlo como coautor del delito de lavado de activos. 

En definitiva, concluyó, “los elementos señalados dejan poco margen de duda sobre la objetiva intervención” del mexicano en la organización, al punto que la documentación societaria obtenida de las Islas Turcas y Caicos “cuenta con un sinfín de rúbricas del nombrado, como así también de su documentación personal y bancaria”.

Ante este panorama, se sumó otro elemento para Ercolini: Esparza reconoció en declaración indagatoria que las firmas y la documentación en este caso le pertenecen, “argumentó su ajenidad a la maniobra delictiva, con el argumento de que se habría limitado a efectuar esas rúbricas por pedido de su amigo Carlos Adolfo Gellert, sin obtener ningún beneficio personal y desconociendo completamente el trasfondo de los negocios”.

Para el juez esa explicación no se sustenta con las confesiones de otros imputados colaboradores que le asignaron un rol continuo y relevante en el armado societario para el lavado de fondos. 

Esparza es un ludópata que se dedica a las apuestas on line de fútbol y béisbol. Poco antes del fallecimiento de Muñoz en el 2016, el mexicano se reunió personalmente con Gellert y éste le comunicó que liquidaría los negocios que habían sido colocados a nombre de su esposa y los pondría a su nombre.

Después, el mexicano fue colocado como “propietario” de las acciones de las empresas fantasma Gold Black LTD y Old Wolf LTD. Luego, se registró a Esparza como fideicomisario para dirigir los negocios de Marble Hill LTD y Woodenhaven LTD en las Islas Turcas y Caicos.

Y finalmente, el 5 de enero de 2017 se registró en forma antedatada que Esparza había adquirido, como testaferro, el paquete accionario de esas dos firmas y asumido las funciones de director y secretario de una empresa para construir el apart hotel que había soñado Muñoz en el Caribe.

Articulos relacionados