guido-suller-habla-de-todo:-su-soledad,-el-exito-de-su-emprendimiento-y-una-propuesta-de-casamiento-frustradaEspectáculos 

Guido Süller habla de todo: su soledad, el éxito de su emprendimiento y una propuesta de casamiento frustrada

En diálogo con TN Show, el mediático compartió su emoción luego de haber obtenido grandes resultados con su nuevo negocio. Además, le agradeció a sus seguidores todo el apoyo.

Feliz, Guido anuncia localidades agotadas para la experiencia “Demasiado” que da él mismo en su propia casa (Foto: Instagram / guido_suller)

“La idea de mi emprendimiento era que durara 15 días. Lo empecé el 13 de mayo, el día de mi cumpleaños, pero terminó siendo un éxito absoluto y ya está todo reservado hasta fin de año”, comentó Guido Süller a la hora de hablar sobre la experiencia gastronómica que montó en su casa.

Para dar inicio a una charla a corazón abierto en exclusiva con TN Show, agregó: “Lo armé con el propósito de que en mi casa haya gente que me quiera. Veía que los vecinos se juntaban los fines de semana y yo estaba solo sin poder compartir mi tiempo y mi lugar con nadie”.

Leé también: Con caras de tristeza y sin cruzarse, Shakira y Gerard Piqué firmaron su divorcio mediático

-¿Te imaginabas que tu proyecto culinario iba a tener tanto éxito?

-¡Jamás! Yo creía que no iba a rendir porque es raro que quieran venir a comer a la casa de alguien que no es cocinero y vive a 60 kilómetros de la Capital Federal. Sin embargo, vienen desde todas las provincias, hasta de Uruguay. Es un suceso sin precedentes. Ningún famoso se anima a abrir las puertas de su casa porque están ligados a la política o no son transparentes. En cambio conmigo la gente está ávida de saber mis intimidades. No tengo nada que ocultar hice mi casa con mucho sacrificio, solito con un papel y un lápiz.

Una vista aérea del comedor adaptado por Guido con mesas y sillas para recibir a sus comensales (Foto: Instagram / guidosuller).

-En algún momento se cuestionó el precio de la experiencia…

-Siempre hay alguien que se va a quejar. Pero sólo yo sé todo lo que me cuesta hacerlo. Me ocupo absolutamente de todo: cocino, hago las compras, los invito a sentarse en mi mesa… Mientras la gente está comiendo hago un show de tres horas para hacerlos reír con mis 60 años de vida. Ni siquiera tengo una vajilla especial para los comensales y eso a la gente le gusta… Les divierte comer y beber de mis platos. Tuve que comprarme una heladera, agregar mesas y sillas gracias a la convocatoria. Entran hasta 22 personas.

-¿Tuviste una ganancia con este emprendimiento?

-No gané pero tampoco perdí. Además, no lo hice como negocio para ganar dinero, imaginate que hay gente que reservó hace cuatro meses atrás y con la inflación que hay en este país es imposible cubrir todos los gastos con tanta anticipación. Además, les preparo un menú de tres pasos que va cambiando. De entrada hay sopa casera de zapallo con jengibre, queso y semillas o canastitas capresse o tabla de queso y fiambres. De plato principal está el pollo al horno macerado con papas que me hacía mi mamá o pastas para los que no comen carne; y de postre hay panqueques con dulce de leche que flambeo en la mesa de cada uno o ensalada de frutas o frutillas con crema. Compro todo fresco en el día y a eso sumale el café y la canilla libre.

La entrada triunfal del mediático. “Uso el descanso de la escalera como escenario. Me compré un reflector y hago el monólogo desde allí”, cuenta Guido.

-Entran 22 extraños a tu casa, ¿alguna experiencia que te haya sorprendido del público?

-Una vez vino una pareja. Ella era preciosa, seria, fina, a cara lavada… Se mostraban muy educados, charlé con ellos, y en un momento que él no estaba ella me dijo que creía que él le iba a proponer matrimonio. Yo le dije “ay ojalá, crucemos los dedos, si vos lo deseas… qué hermoso, vamos a hacer fuerza para que suceda”. Pero resulta que el muchacho empezó a tomar vino y terminando la cena me preguntó si podía pasar al baño. Tardó en salir y cuando salió estaba en cuero, con una campera de cuero cortita, y abajo solo tenía una tanga de leopardo.

Imaginate la cara de la novia. Todos los comensales se quedaron mudos. Se me acercó y le dije “Qué linda que te queda” y él me respondió “Porque no me viste de atrás”, y me mostró su cola. Me agarró la mano y me dijo “Quiero que vayamos a nadar”, a lo que me negué porque con el frío que hacía me iba a morir como Dicaprio en Titanic. Pero a él no le importó.

La casa de Guido Süller se destaca por sus grandes ventanales con vista a la laguna. (Foto: Instagram / guido_suller).

En el momento que salimos al jardín a hacer el ritual de la fogata, se tiró al agua, se puso a nadar y ella se quedó muda. Me dio mucha lástima, asique cuando se fue al baño a secarse, le dije a la chica: “Me parece que antes de que te pida casamiento tiene muchas cosas por resolver”. Nunca había pasado algo así, generalmente la gente que viene es muy educada. A mí me encanta cuando vienen señoras grandes desprejuiciadas, que no les importa el que dirán. Viene gente de todas las edades y todas las sexualidades. No hay filtro en el público.

-¿Por qué el nombre es “Demasiado”?

-Porque algunas personas me ven como un ganador porque tengo título, una casa y logros en la vida, pero también soy un perdedor porque me falta amor, mis padres murieron, no tengo pareja, no tengo hijos, estoy muy solo. Pero tengo el cariño y el amor de la gente que el público es muy exigente. Cuando leo las cosas que me escriben en Instagram me emocionan. Quiero agradecerle a la gente, porque el medio artístico ha sido muy indiferente conmigo, siempre entre por la ventana del espectáculo, me han cerrado todas las puertas, empecé en el ‘82 como modelo y me han dado muy pocas oportunidades de trabajo.

-¿La idea es continuarlo el año que viene?

-Para las fiestas me voy a ir a mi cabaña en el Sur así me recargo de energía para el año que viene que me tengo que operar de la vista. Es una cirugía muy riesgosa y no sé cómo voy a salir. Como mínimo, por un mes no voy a ver de ese ojo. Espero poder operarme en marzo y, si todo sale bien, en abril quiero abrir las puertas de casa de nuevo.

“Estoy muy feliz porque mi casa acaba de ser tapa de revista”, cuenta Guido. (Foto: Instagram / guido_suller).

Articulos relacionados