domingo, 3 marzo, 2024
InicioSociedadHeredaron la fábrica de su familia y decidieron darle una vuelta para...

Heredaron la fábrica de su familia y decidieron darle una vuelta para comercializar un producto premium

Crecieron en Misiones, entre aromas y perfumes, pero decididos a darle un giro al emprendimiento familiar, Hugo y Gustavo Henn crearon Citratus, con sello exportador. Valeria, la hermana menor, se sumó años después como gerenciadora y desarrolló el e-commerce de la mano de Be-e.

Mariana Prado

05 de octubre 2023, 00:24hs

Valeria Henn se sumó al emprendimiento familiar con marca propia y sello personal. De la mano de Be-e llevó el negocio al e-comerce y entrí en México (Foto: Gentileza Be-e).

Valeria Henn se sumó al emprendimiento familiar con marca propia y sello personal. De la mano de Be-e llevó el negocio al e-comerce y entrí en México (Foto: Gentileza Be-e).

Hugo y Gustavo Henn crecieron en El Soberbio, Misiones, rodeados de aromas y perfumes, en la fábrica de citronela Henn SRL, con la que su papá Hugo había logrado entrar en el mercado de los Estados Unidos. Decididos a darle un giro al emprendimiento familiar, los hermanos reformularon el negocio paterno bajo la firma Citratus, una fábrica de fragancias ubicada en la provincia Buenos Aires.

Años después fue el turno de Valeria -la hermana menor- de sumarse al negocio como gerenciadora y un sello propio: con una inversión de US$20.000, en 2019 lanzó Be-e para potenciar la venta de fragancias a través del e-commerce.

Leé también: Creó una bodega, superó el cáncer y decidió asumir un compromiso ambiental: “Un árbol por cada caja que vendo”

La pandemia fue la gran aliada. Cuando irrumpió en la Argentina, Valeria ya tenía desarrollados los canales digitales de venta y -a la par del crecimiento de los emprendimientos caseros a los que muchos recurrieron para generar ingresos cuando no se podía salir de casa- recuperó rápidamente la inversión y se lanzó a la exportación.

El gran desafío fue hacer los aromas a distancia, por eso creó un sistema de envío de tiras olfativas por correo, que también adjunta a la compra de cualquier envase, para que sus clientes puedan ir conociendo otras fragancias. El plus llegó de la mano del cuidado del ambiente, al recuperar los envases de aluminio para reutilizaros en nuevas producciones.

En Be-e siguen el camino emprendedor de la familia Henn en la composición de las fragancias (Foto: Gentileza Be-e).

En Be-e siguen el camino emprendedor de la familia Henn en la composición de las fragancias (Foto: Gentileza Be-e).

Be-e llegó a Monterrey, México, asociada a un empresario local, y la joven emprendedora tiene proyectos de seguir expandiendo el negocio hacia otros países. Los hermanos Henn ya no fabrican citronela, aunque forma parte de su portfolio de esencias.

La transformación del negocio familiar

“Mi abuelo comercializaba esencias y mi papá lo profesionalizó con una fábrica de destilado. Recuerdo que el olor de la citronela, que es muy fuerte, para mí era común, porque iba todos los días a la fábrica”, contó Valeria.

Be-e es respaldada por Citratus, con más de 20 años de experiencia en la fabricación y comercialización de composiciones aromáticas con fórmulas propias (Foto: Gentileza Be-e).

Be-e es respaldada por Citratus, con más de 20 años de experiencia en la fabricación y comercialización de composiciones aromáticas con fórmulas propias (Foto: Gentileza Be-e).

Henn SRL, que nació en Misiones, se dedicaba a la venta de citronela, pino, derivados y aceites esenciales que se cultivaban en la zona de El Soberbio. Unos 20 años después, Citratus, la fábrica de fragancias que crearon Hugo y Gustavo Henn se centró en “composiciones aromáticas, con distintas materias primas”, explicó Valeria, su actual gerenciadora. Le gusta decir que la fábrica de su papá “mutó” a un nuevo emprendimiento.

Leé también: Apostaron a la economía circular y crearon una fábrica de hongos comestibles a partir de descarte de cerveza

Que los tres hermanos heredaron el gen emprendedor de su papá y de su abuelo, no hay dudas. Con la fábrica de esencias Citratus abastecen de materias primas a empresas que hacen productos de limpieza, cosmética y perfumería fina y también la venden de forma industrial. Pero además de las composiciones propias, son distribuidores de una multinacional suiza de fragancias para la Argentina, Paraguay y Uruguay.

Cuando se sumó al negocio de sus hermanos, Valeria también le aportó su sello personal y lo acercó a las nuevas formas de comercio. “En Citratus estaban acostumbrados a vender a través de vendedores directos, como se maneja todo el rubro. Y yo lo que hice fue detectar un nicho que estaba desatendido, que son los microemprendedores. En 2019, justo un año antes de la pandemia, creé Be-e, que en la pandemia explotó”, dijo.

De la mano de Be-e, que requirió de una inversión de US$20.000, los aromas y perfumes creación de la familia Henn llegaron al e-comerce (Foto: Gentileza Be-e).

De la mano de Be-e, que requirió de una inversión de US$20.000, los aromas y perfumes creación de la familia Henn llegaron al e-comerce (Foto: Gentileza Be-e).

La firma comercializa las mismas esencias que Citratus vende de forma industrial, pero con un packaging diferente y a través del e-commerce. Se convirtió en “la primera marca en la Argentina que vende esencias concentradas a través de ese canal”, aseguró Valeria.

Para la fabricación manual de productos usan más de 1000 materias primas que son mezcladas con mezcladores a mano por parte de los operarios. “Es como una receta de cocina”, explicó. Sólo en Be-e venden 2000 envases por mes.

“Al ser chica tal vez no lo valoraba tanto, pero hoy, con 36 años, miro para atrás y veo cómo nació todo y cómo creció y me gusta seguir en la línea, pero aggiornada, y poder seguir vendiendo el mismo producto y dar a conocer un producto tan básico, con la ayuda de la tecnología. Me parece muy interesante poder ir mutando e innovando en el mismo rubro”, aseguró la hermana menor de la familia Henn.

Un futuro lleno de desafíos y proyectos

En México, Valeria Henn se asoció a un empresario local, para montar una fábrica de Be-e en Monterrey. Pero reconoce que el desafío ahora es “seguir creciendo en ese mercado, que tiene muchas similitudes con el argentino, pero que también tiene mucho más habitantes, más competencia y mayor influencia de Estados Unidos”.

Valeria, Hugo y Gustavo Henn crecieron entre aromas y perfumes, en Misiones (Foto: Gentileza Be-e).

Valeria, Hugo y Gustavo Henn crecieron entre aromas y perfumes, en Misiones (Foto: Gentileza Be-e).

Leé también: Casas flotantes sobre el Delta, la original experiencia para disfrutar a solo 45 minutos de la Ciudad

Para el año próximo proyecta ingresar en Brasil con el e-commerce, que dice que “permite ampliar mucho el mercado sin tantas estructuras”. También sueña con “abrir un local físico en Buenos Aires para que la gente pueda hacer pick-up de los pedidos y también para que pueda conocer las fragancias personalmente”.

Además, está en pleno proceso de implementación el sistema refill (reutilizar) para que quien compra y devuelva el envase tenga descuentos y haga su aportar al cuidado del ambiente.

“Soy inquieta. Ahora estoy creando una marca de cosmética de cuidado facial y estoy por lanzar una marca de ropa de niños, con una amiga que es diseñadora. Me gustan los desafíos, no me gusta quedarme en la misma situación siempre”, adelantó Valeria.

Otras noticias que te pueden interesar

Tragedia en Palermo: la niñera del nene de 12 años quedó en shock y los padres fueron contenidos por médicos

Viven en Argentina pero cruzan todos los días a Brasil para trabajar: “Acá estamos en blanco y se gana bien”

Vale 80 millones de pesos: así es el Mustang V8 de Sofía Clerici

Más Noticias