lunes, 17 junio, 2024
InicioSociedadRopa, tecnología y ocio nocturno: las grandes víctimas del recorte de presupuesto...

Ropa, tecnología y ocio nocturno: las grandes víctimas del recorte de presupuesto en los hogares españoles

Tras dos años de inflación y crisis de todo tipo, el 47% de los españoles han reducido su gasto en ropa, calzado y accesorios; el 43,6% ha recortado el presupuesto destinado a tecnología y aparatos electrónicos como un teléfono móvil o un ordenador; y el 40,7% ha restringido su inversión en restauración y ocio nocturno. Son las categorías que lideran una lista elaborada por el comparador de precios Idealo en la que también figuran, aunque en menor medida, los viajes, la cultura, la compra semanal o la joyería, entre otros. «En medio de la incertidumbre socioeconómica actual, los españoles hacen cada vez más esfuerzos para llegar a fin de mes, aunque esto implique dejar a un lado algunos caprichos», sintetizan los responsables de este análisis.

Esta empresa ha llevado a cabo una encuesta entre algo más de 1.000 hogares para analizar la capacidad de ahorro de las familias españolas y las estrategias que emplean para sobreponerse a la reducción de poder adquisitivo a la que fuerza el incremento generalizado de los precios.

De entre sus principales conclusiones, los responsables del informe destacan que el 80% de los encuestados manifiesta no poder ahorrar más de 500 euros al mes, aunque lo más preocupante es que, de este porcentaje, la mitad ni siquiera ahorre: casi un 12% está tirando de su patrimonio para poder vivir y cerca de un 27% gasta prácticamente todo lo que ingresa en cubrir sus necesidades básicas.

«El incremento del coste de la vida, pero especialmente de los bienes básicos de primera necesidad, incluyendo el ‘boom’ en los precios de la vivienda, incide directamente en la capacidad de ahorro de las familias«, apunta Idealo. «Aproximadamente el 80% de los hogares españoles no consigue ahorrar o ahorra menos de 500 euros al mes en la actualidad, lo que tendrá un impacto inmediato, pero también en el medio y largo plazo, en inversiones relevantes como la adquisición de viviendas o vehículos, máxime si se tiene en cuenta que el acceso a préstamos bancarios es cada vez más limitado y, con ello, las posibilidades de endeudamiento de las familias», advierte este estudio.

En Catalunya, según esta misma encuesta, el 10,2% de las familias dicen estar consumiendo sus ahorros para vivir; el 29,4% llega justo a final de mes; y el 44,6% ahorra entre 0 y 500 euros como mucho.

Evitar las grandes compras

Es ante este escenario que los españoles están buscando estrategias para recortar su gasto. Más allá de la quincena de categorías que las familias consultadas por Idealo dicen estar relegando (empezando por la ropa, la tecnología y el ocio nocturno, y terminando por los medicamentos o la jardinería y el bricolaje), el otro gran damnificado son las grandes compras.

«A pesar de que la perspectiva microeconómica española no es nada halagüeña, la realidad es que el consumo de los hogares se mantiene en unos niveles similares a los de antes de la pandemia: esta es una de las razones que explica el crecimiento del PIB en España, pero no incide de igual manera en todos los sectores y productos», contextualiza, en este sentido, el informe. «Esto sucede, por ejemplo, con el gran consumo o grandes compras, es decir, la adquisición de productos de precio medio y que no son considerados bienes de primera necesidad, como el caso de grandes electrodomésticosteléfonos móvilesmobiliario…», ejemplifican.

En concreto, prácticamente el 50% de los encuestados dicen sopesar más de lo habitual si realmente necesitan realizar una compra grande y el 30%, estar absteniendose de hacerlas. Por último, casi un 9% se está inclinando por reparar los productos. De todos modos, de acuerdo con este estudio, esta tendencia es mucho más aguda en el caso de los jóvenes de entre 18 y 24 años: mientras que en el resto de franjas de edad, el porcentaje de población que evita este tipo de compras oscila entre el 20 y el 30%, en el caso de los más jóvenes, la proporción roza el 40%.

Más Noticias