sábado, 24 febrero, 2024
InicioEconomíaRetenciones: el Gobierno se expone a un conflicto con el riesgo de...

Retenciones: el Gobierno se expone a un conflicto con el riesgo de no conseguir ganancias

Por estos días se comenta mucho la importante dependencia que tiene el gobierno sobre el ingreso de divisas en el 2024, para el éxito de su plan económico.

La suba de las retenciones impulsada por el gobierno cambia toda la matriz productiva, agroindustrial y agroexportadora del país. Nos lleva a un modelo agroexportador de materias primas sin valor agregado (nos remonta a principios de siglo) y pone en serio riesgo toda la competitividad que logramos consolidar como exportadores de productos con valor agregado.

El presente análisis demuestra que el ingreso de divisas con el sistema actual de retenciones es casi el mismo ingreso de divisas con el esquema que propone el gobierno. Esto es así porque se produce un fuerte aumento en las exportaciones de poroto de soja y una baja consecuente en el volumen de molienda, lo que reduce las exportaciones de aceite y harina de soja, todo esto en combinación con una fuerte baja en el precio de los commodities agrícolas para la nueva campaña 2024. Se esta incubando una crisis en el ingreso de divisas para el segundo y tercer trimestre.

Muchas cadenas de valor tienen retenciones diferenciales cuya alícuota varía en función del mayor valor agregado resultante del proceso agroindustrial. Es el caso del trigo, el maiz y la producción de carne aviar y vacuna. Por ejemplo, los derechos de exportación (DEX) de la harina de trigo tienen un DEX menor que el de la exportación de trigo como grano. Esto les permite a los molinos harineros poder exportar harina de trigo, en un mundo con un alto nivel de protección.

Un viejo y experimentado trader solía decir “este no es un buen negocio, cambias seis por media docena”. Y este parece ser el caso de la decisión del gobierno de aumentar las retenciones a las exportaciones. El ingreso de divisas proyectado para el 2024 es muy similar si comparamos el sistema actual de retenciones con el sistema que propone el gobierno de aumentarlas. Entonces cual es el sentido de aumentar las retenciones si el ingreso de divisas no cambia. Con la gravedad adicional que con esta medida destruimos la competitividad lograda en la exportación de productos con mayor valor agregado.

El presente análisis de ingreso de divisas se sustenta en un estimado de la producción global de granos 2024, de 138,6 millones de toneladas. Como referencia estamos ante la tercera mayor cosecha de nuestra historia, luego del récord de 145 millones de toneladas en el 2019/20 y el segundo récord de 140 millones en el 2018/19.

El volumen de las exportaciones 2024 se proyecta en 98,6 millones de toneladas, un aumento de 40,9 millones de toneladas con respecto a las exportaciones del 2023, de 57,6 millones de toneladas.

Estimamos un ingreso de divisas del total de cereales, forrajeros y oleaginosas (incluyendo aceites y harinas de soja y de girasol) por un total de US$ 35.411 millones, un aumento de US$ 10.020 millones con respecto al ingreso de divisas del 2023 (US$ 25.391 millones).

El ingreso por retenciones se proyecta en US$ 8.536 millones para el 2024, un aumento de US$ 2.972 millones versus el ingreso fiscal de US$ 5.563 millones durante el 2023.

Si tomamos en cuenta la voluntad del gobierno de aumentar las retenciones, del 12% al 15% en trigo y maíz, y el aumento de las retenciones al aceite y la harina de soja del 31% al 33%, la proyección del ingreso de divisas se ubica en US$ 35.378 millones un nivel muy similar a la situación sin el aumento de las retenciones. Sucede que el fuerte aumento en las exportaciones de poroto de soja más que compensa la caída en las exportaciones de harina y de aceite de soja, por la caída resultante en la molienda al perder competitividad el sector aceitero con el sistema de retenciones planteado por el gobierno.

Se proyecta ingreso de divisas 2024 por US$ 35.411 millones un aumento de US$ 10.020 millones con respecto al ingreso del 2023 (US$ 25.341 millones). Con el sistema actual de retenciones el ingreso de divisas 2024 (US$ 35.412 millones) es muy similar al ingreso de divisas con el aumento de retenciones planteado por el gobierno (US$ 35.378 millones). Cambiamos seis por media docena.

El aumento proyectado para el 2024 en el volumen de producción (tercer récord histórico) y en las exportaciones, no pudo expresar su máximo potencial de aumento en el ingreso de divisas, por la fuerte caída que muestran los precios de los commodities agrícolas para la próxima campaña 2024.

El ingreso fiscal en concepto de retenciones con el sistema propuesto por el gobierno podría aumentar en US$ 832 millones con respecto al sistema actual de retenciones (US$ 9.367 millones versus US$ 8.536 millones), a riesgo de ser mucho menor si los precios internacionales siguen bajando y los productores deciden retener aún más su cosecha y no venderla, a la espera de nuevas medidas o cambios en la paridad del dólar.

Igualar las retenciones del aceite y la harina de soja con las retenciones a las exportaciones de poroto de soja, implica en la realidad un fuerte aumento de las exportaciones de soja como grano sin procesar: volvemos a la primarización. La estimación es de 15 millones de toneladas y una fuerte caída de la molienda de soja en igual o mayor proporción que el aumento de las exportaciones de soja grano.

La Argentina es el primer exportador mundial de aceite de soja, y en la campaña anterior perdió su primer lugar como exportador de harina de soja, arrebatado por Brasil.

Si se concreta la intención del gobierno de aumentar las retenciones al complejo oleaginoso (harina y aceite de soja) el ingreso de divisas por dicho concepto tendría un efecto neutro. El ingreso de divisas por exportación de grano de soja aumenta en US$ 4.559 millones (de US$ 2.275 millones a US$ 6.825 millones).

Mientras que el ingreso de divisas por menores exportaciones de aceite de soja se reduce en US$ 1.494 millones (de US$ 6.142 millones a US$ 4.648 millones), y en el caso de la harina de soja la caída en el ingreso de divisas es de US$ 3.075 millones (de US$ 13.530 millones a US$ 10.455 millones). Haciendo el balance entre soja poroto, aceite y harina de soja, el ingreso de divisas no sufre cambios significativos.

El gobierno toma su política de aumento de las retenciones como una batalla donde no está dispuesto a ceder ni perder, no se da cuenta que esta medida será un boomerang, pues en primer lugar no genera un aumento significativo en el ingreso de divisas, habrá una caída de la actividad agroindustrial exportadora, con serio peligro de cierre de plantas aceiteras, molinos harineros y otras industrias, caída de la demanda laboral, caída de los precios que recibirán los productores, y en consecuencia habrá una mayor retracción de la oferta de soja disponible (el principal producto afectado por la suba de las retenciones) y de otros productos como trigo y maíz.

El ingreso de divisas en el segundo semestre se verá seriamente afectado por el cambio en el patrón de comercialización de soja y maíz, ante el cambio en la estrategia de venta de los productores. A partir de abril, en el inicio de la cosecha de soja y de maíz habrá una fuerte caída en el ingreso de divisas: ¿el gobierno está preparado para enfrentar una crisis de divisas en el segundo y tercer trimestre?

Más Noticias