sábado, 24 febrero, 2024
InicioPolíticaLey ómnibus: el Gobierno ofreció nuevos cambios pero la negociación se estira...

Ley ómnibus: el Gobierno ofreció nuevos cambios pero la negociación se estira y el debate sigue hoy

La Ley ómnibus entra este viernes en su tercera jornada de debate para agotar la interminable lista de oradores en el recinto de la Cámara de Diputados y también para seguir fuera de él con la negociación. El Gobierno de Javier Milei aceptó acotar las privatizaciones, entre otros cambios, pero oposición dialoguista busca pulir otros puntos.

Después de un nuevo cuarto intermedio que se definió a media noche, la sesión se retoma este viernes a por la mañana. El horario de para la votación en general se volvió fluctuante aunque en principio, de acuerdo a la lista de oradores, se llevaría a cabo por la tarde.

En esa votación general, Milei tiene garantizada la aprobación del proyecto. Sin embargo, el punto neurálgico del debate será el voto en particular, artículo por artículo. Allí se enfoca la negociación entre el oficialismo y la oposición dialoguista. Que en rigor apunta a que ningún artículo se «caiga» del todo debido a la falta de mayoría propia del oficialismo, que está lejos incluso con el respaldo del bloque PRO.

Fuentes involucradas en esas charlas señalaron a iProfesional el nuevo cuarto intermedio obedece al compromiso de «estar frescos para sesionar y votar en una sesión tan larga» pero también porque «se siguen negociando artículos», como el que le quita límites al endeudamiento externo bajo leyes extranjeras. 

Si bien siguen siendo analizados por la UCR, Hacemos Coalición Federal y los bloques provinciales, los nuevos cambios que ofreció el Gobierno en cuanto a la cantidad y forma de las privatizaciones, así como el alcance de las facultades que el Congreso le delegará a Milei, acercaron posiciones.    

Qué cambios en la Ley ómnibus ofreció el Goberno sobre privatizaciones 

El avance se dio luego de que los bloques de Hacemos Coalición Federal y de la UCR, cuyos votos son fundamentales para que el oficialismo alcance una mayoría, advirtieran que no había consenso sobre temas como las privatizaciones y las facultades delegadas y que corrían peligro de ser rechazados en la votación particular.

El Gobierno propuso nuevos cambios y quedó cerca de destrabar los artículos más resistidos

Por la tare noche la secretaria general de Presidencia, Karina Milei, hermana del jefe de Estado, fue a la Cámara de Diputados acompañada por el portavoz presidencial, Manuel Adorni y acercó una nueva propuesta por parte del Gobierno para modificar el tema de las privatizaciones, que era el más complicado.

La propuesta incluye varios artículos nuevos que atienden a muchos de los planteos que recibió el oficialismo. En el caso de las privatizaciones, el listado de empresas bajó de las 41 iniciales a 30.

Tras la exclusión de YPF acordada casi al principio, quedaron fuera de la lista Casa de la Moneda; Fabricaciones Militares; Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE); Dioxitek; Radio Nacional de Universidad del Litoral; Servicio de Radio y Televisión de la Universidad de Córdoba y Yacimiento Minero de Agua de Dionisio, entre otras. Banco Nación, ARSAT y Nucleoeléctrica Argentina solo podrían ser privatizadas parcialmente.

La importancia de este cambio tiene que ver con que muchas de esas empresas tienen base en provincias, que las consideran clave para su economía. Es decir que con este cambio el Gobierno de Milei busca acercar posiciones con los gobernadores, quienes tallan sobre todo en Hacemos Coalición Federal.

Guiño al Congreso: qué modificaciones intentan atender los planteos de la oposición dialoguista

Además, al dividir el listado de empresas entre las que están sujetas a privatización total y las de privatización parcial se facilitaría que los diputados de la oposición pudan votar en contra en algunos casos y a favor en otros.

Esto responde en parte al planteo que hizo principalmente la UCR, que pedía no votar las privatizaciones «en paquete» y avanzar con un esquema de «empresa por empresa».

Karina Milei fue a la Cámara de Diputados en persona para empezar a cerrar un acuerdo con los nuevos cambios 

Por otro lado, la nueva propuesta del Gobierno incluye la creación, dentro de la Ley ómnibus, de una Comisión Bicameral integrada por seis diputados y seis senadores deberá ser informada por el Poder Ejecutivo sobre el procedimiento para la venta de las empresas públicas con antelación a la operación.

Con esto, el oficialismo intenta responder al planteo que hizo por su parte el bloque Hacemos Coalición Federal para que el Congreso tuviera opinión sobre las operaciones de venta de las empresas públicas.

No obstante, el Gobierno decidió mantener en el proyecto la derogación del artículo 1 de la Ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública que limita la toma de deuda en dólares bajo legislación extranjera y exige autorización del Congreso para superar ese tope.

Según confirmaron a iProfesional fuentes parlamentarias, hasta el jueves por la noche este artículo no reunía consenso entre la oposición dialoguista, que busca mantener la capacidad de control de Congreso sobre el endeudamiento externo, como para ser aprobado.

El acuerdo quedó cerca pero la tensión se trasladó a la calle

Mientras dentro del recinto se acercaron posiciones con estos cambios, el impresionante operativo de seguridad enmarcado en el «protocolo antipiquetes» que se montó en la puerta del Congreso ante las protestas de agrupaciones identificadas principalmente con el Frente de Izquierda generó un nuevo foco de tensión.

Las fuerzas de seguridad reprimieron a los manifestantes y esto generó una polémica dentro del recinto, donde los diputados del kirchnerismo y de la izquierda presentaron una moción para llamar a un nuevo cuarto intermedio.

Fuera del Congreso hubo enfrentamientos entre manifestantes en contra de la Ley ómnibus y fuerzas de seguridad   

Sin embargo, tras perder esa votación, en medio de fuerts cruces verbales, varios de ellos se retiraron del recinto y fueron a a la calle a exigir a las fuerzas de seguridad que se detuviera la represión.

La tension política se trasladó así a la calle y de allí volvió al recinto, pero ahora con la oposición más dura al oficialismo. Sin embargo, el clima quedó caldeado de cara a la votación en general y también a la particular.

En ese clima, el debate sobre la Ley ómnibus continúa este viernes y Javier Milei podría ver aprobado el proyecto en general como para celebrar una primera victoria, pero para terminar de pulir el proyecto quedarán varias horas por delante.

Más Noticias