jueves, 23 mayo, 2024
InicioSociedadFormoseño, internado y preso en un hospital tras atacar a tiros a...

Formoseño, internado y preso en un hospital tras atacar a tiros a dos hermanos y a policías; será trasladado a nuestra ciudad

En la noche del sábado 4 de noviembre de 2023, Daniel Alejandro Patiño (formoseño, domiciliado en el barrio San Jorge de nuestra ciudad), 30, usurpó la casa de campo que la familia Sartor Ittig tiene sobre el Km 775 de la Ruta Nacional 11, en el acceso Sur a la ciudad de Reconquista, a 1.200 metros de la sede de la Policía Vial (ex peaje); donde se apoderó ilegalmente de una escopeta de dos caños y balas que allí tenían y atacó a tiros a varias personas, a medida que fueron llegando. Primero uno de los propietarios, Gonzalo Sartor Ittig, 39, quien llegó a las 21:00 horas y luego también atacó a sus hermanos y policías que acudieron al lugar. Pudo haber matado a varios, porque los tiros apuntaron directo a quienes se acercaban a la propiedad usurpada. Sufrieron graves lesiones Gonzalo y el policía Mari

Luego de asegurarse que Patiño estaba solo, los policías arrojaron granadas de gas y gas pimienta al interior de la vivienda, pero ni así lograron que salga. Siguió atacando a tiros y de milagro no mató a otro policía, porque pudieron ir al rostro, pero los plomos pegaron en la pechera protectora. 

Al saber que luego de disparar los dos tiros posibles, el usurpador tenía que volver a cargar la escopeta, en ese momento irrumpieron en la vivienda y lo arrestaron.

“Quién me quita haber vivido por un día en este lugar”, dijo Patiño. Que a primera impresión parecía no estar en buenas condiciones mentales. “¡Está pirucho!”, dijo un agente.

En las horas que Patiño tuvo tomada la propiedad, preparó la monta para un caballo e intentó hacer marchar una moto, lo que fue imposible.

Llevaba al menos una semana por la región. Unos días antes había sido arrestado por unas horas luego de robar en la Casa del Buen Samaritano de la Ciudad de Calchaquí.

Está preso desde la madrugada del 5 de noviembre de 2023 y tres días después, la jueza penal Claudia Bressán resolvió que Patiño no está en condiciones de ser imputado por los homicidios agravados por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, y otros delitos; y dispuso su internación forzada en el Hospital de Reconquista. Desde entonces permanece esposado y con custodia policial permanente. Hasta aquí, todos los profesionales que opinaron, consideran que no comprende la criminalidad de los actos.

Con ese fundamento, en una nueva audiencia realizada el jueves 8 de febrero de 2024, el defensor público Orlando Toniolo solicitó a la jueza que dicte el sobreseimiento, pero la Dra. Bressán resolvió rechazar el pedido de declaración de incapacidad y remitió las actuaciones a la justicia civil “a fin de que proceda conforme a derecho”. Además de rechazar el pedido de sobreseimiento, ordenó que Patiño “continúe internado de manera involuntaria en el Hospital Distrital 8 de la Ciudad de Formosa, debiendo articularse el traslado de ingreso a dicha institución por parte del personal del Hospital Central de Reconquista, debiendo el hospital al cual se traslada al señor Patiño, dar con conocimientos acabados del desarrollo y transcurso de la internación, obligándose de manera periódica el avance de dicho tratamiento a esta carpeta judicial”.

VÍCTIMA

Antes de resolver la jueza, le le había dado el uso de la palabra a Gonzalo Sartor Ittig, quien le dijo “hablar como víctima para mi es muy difícil. El armó la escopeta en la casa, yo no tuve una voz de alto. Yo no se si alguna vez le dispararon, no se imagina usted el dolor que es, la desesperación, salgo corriendo hacia la camioneta, no me mato gracias a Dios. Voy hasta la policía y de ahí me traen al hospital, en el camino hablo con mi hermano. Acude al lugar con un policía y el tiro lo ligó él. Mi familia también es víctima, fue un momento espantoso. Son tres intentos de matar. Pido que se instrumente algún medio para que este chico no esté en la calle y que no le pase a ningún familiar suyo o a otra persona, no fracasemos de vuelta”.

AUTOR

También concedió la palabra a Patiño, quien dijo, dentro de lo que se pudo entender: “Perdón, nada más”. 

DEFENSOR

El defensor le recordó a la jueza que no puede someterse a juicio a una persona con incapacidad mental.

Mencionó el informe de la psicóloga Magdalena Oberti, quien informó que “Patiño estaba desorientado en tiempo y espacio, aparentemente orientado a su persona, sus funciones cognitivas impresionan alteradas, atención, memoria, entiende las preguntas e inicia la respuesta, luego su discurso tiende a descarrilarse en sus contenidos de manera casi verborragica, se muestra intranquilo, agitación de manos, no se logra descartar alteraciones de la sensación, percepción e ideaciones delirantes. No se logra evaluar si posee consciencia de su situación actual, no realiza cálculos matemáticos, no escribe su nombre, reconoce alguna letra, no ordena los meses del año. Se niega a explayarse, de manera notoria ante las repreguntas. Ingeriría bebida alcohólica en forma abusiva cuando logra adquirirla. Y como conclusión, la licenciada sospecha que podría presentar un signo sintomatología compatible con algún cuadro psicopatológico que haya resultado en una diminución, por decir que se haya trasladado de una diminución de su capacidad de comprender y darle sentido dirigido a su conducta al momento del hecho, por lo que resulta necesaria la evaluación del médico forense”.

ALERTA: FOTOS IMPACTANTES. Quien usurpó una casa de campo e intentó matar a tiros a propietario y policías está insano y ordenaron su internación con custodia. (A | Reconquista Hoy

Recordó el defensor que luego se hizo una junta médica a cargo del médico psiquiátra Horacio Goldaraz y el psicólogo Jorge Gabiou, bajo el sistema de Cámara Gesell, quienes “manifestaron que Patiño se encuentra desorientado en tiempo y espacio, orientado parcialmente en persona con funciones psíquicas superiores a las de las minorías, escaso nivel sociocultural y bajo nivel intelectual, responde de manera expuesta y evasiva, bajando la cabeza, susurrando parte de sus verbalizaciones hasta un volumen inaudible, como hablando para sí mismo, esto impresiona asociarse a una interrupción del discurso asociado a curso de pensamiento interceptado con contenido de tinte delirante. Nuestra valoración profesional es que probablemente el examinado evita la comunicación por temor a que los profesionales accedan al contenido de su pensamiento. Se muestra intranquilo, mira hacia abajo, evidencia su organización psíquica, muestra la alteración de los ritmos biológicos, aumento del nivel de respiración y de afecto, llora sin explicar del por qué. Lo expuesto es compatible con un cuadro de psicosis, con la alteración del contacto con la realidad, predominando ideas persecutorias y místicas, de apariencia desorganizada, que el examinado tendería a ocultar en ese momento como forma defensiva, distando de una manipulación psicopática. Estimamos que el imputado no comprende y dirige sus acciones no estando en la actualidad de condiciones de ser sometido a proceso. Eso respondiendo a lo que el legislador estableció en el artículo 106. Claramente, los profesionales entendieron en consonancia con la primera profesional que no estaba en situación de ser sometido a proceso. Finalizan diciendo que de la entrevista surge que el mismo presenta riesgo para sí y para terceros, solicitando su inmediata internación en el servicio de salud mental, si fuera posible con custodia de seguridad, lo que así se hizo”, recordó el defensor.

Agregó que el 27 de noviembre, los profesionales de la salud que pertenecen al hospital ya habían también hablado de un informe, la psiquiatra Laura Marín y el licenciado en psicología Gabriel Necuzi, como así también la psicóloga Victoria Arzamendia y la licenciada del Trabajo Social, Yanina Aguirre. Este nuevo equipo había manifestado que “Patiño se encuentra parcialmente desorientado, con memoria delirante, afectividad apropiada, hipermedia y de acción delirante, considerando favorable su evolución, encontrándose en ese momento en que se labra el informe vigil, parcialmente desorientado, no se objetivan alteraciones transitivas, juicio insuficiente, somnia y oreccia conservadas, discursos por momentos incoherentes, aportando ideas delirantes y estaba en situación de poder continuar con una asistencia ambulatoria”.

Mencionó que el 13 de diciembre labraron un nuevo informe al que se sumaron nuevos profesionales. Este equipo, conformado por psiquiatras, psicólogos y trabajador social, lo encuentra en estado vigil, parcialmente desorientado, con memoria delirante, afectividad inapropiada, ideación delirante… con diagnóstico de psicosis.

“Finalmente, la junta de salud mental realizada por un cuarto equipo de profesionales, terminó entendiendo que era psicosis la patología. Destacaron que Patiño no sabe leer ni escribir, que apenas puede escribir su nombre mecánicamente, que se están realizando las articulaciones con su lugar de origen, y por eso les solicité que hoy sea presente porque se realizaron las articulaciones con su lugar de origen, que es la localidad Formosa. Lo que manifiestan ellos es que ha evolucionado satisfactoriamente en su tratamiento integral, encontrándose parcialmente orientado. Se concluyes que se encuentra en condiciones de alta hospitalaria, con necesidad de recibir los apoyos correspondientes”.

Continuó el defensor abonando su teoría de la incapacidad para lograr el sobreseimiento, informando que el 28 de diciembre de 2023, la Junta de Salud mental realizó dos entrevistas, una de ellas de forma presencial, manifiestando que estaba tranquilo, con buena predisposición, desorientado en cuanto al tiempo que lleva en internación, dificultad de responder de manera acorde, aparición de contenidos delirantes, discurso desorganizado, recuperó algunos aspectos de su vida, de su historia, que aparecían como elementos aislados, enunció una serie de trabajos de ciudades sin poder construir una crónica ordenada y coherente, nos permite inferir que en algún periodo de su vida fue marcado por la errancia como síntoma psicopatológico propio de una estructura psicótica. También mencionó que en Formosa tomaba medicamentos por problemas en la cabeza, sin poder precisar síntomas. Explicó que previo a su internación en Reconquista se encontraba viajando a pie desde Buenos Aires hacia Formosa, no pudiendo dar precisiones respecto al tiempo que llevaba en esta situación, así como tampoco los motivos o circunstancias de dicho viaje, que había sido en este contexto en el cual se desarrollaron los hechos que motivaron el proceso judicial actual.

Sobre la toma de la vivienda ajena, el defensor dijo que fue “aparentemente, movido por la necesidad de descansar y alimentarse”. Recordó que “la vivienda se encontraba desocupada” y que el autor es una persona con “contenidos delirantes con signo de disociación y despersonalización, sin conciencia de situación y juicio crítico”.

También esta junta de salud mental dijo que de un trabajo con referentes familiares o afectivos en Formosa y profesionales de la salud de esa ciudad, surje que existen posibilidades de continuar con un tratamiento allí y contar con el acompañamiento de familiares.

Como conclusión, el defensor mencionó: A) Patiño presenta un diagnóstico de psicosis, es decir, es el cuarto grupo de profesional, entendiendo esta defensa que, con tantos profesionales de la salud, de los interdisciplinarios, de los psiquiatras, de los psicólogos, no hay duda del cuadro, hay certeza en el cuadro. Cabe aclarar que se trata de una percepción de la realidad con trastorno del pensamiento que se desorganiza y por lo tanto es del lenguaje con conductas desadaptadas. Una de las características del tipo cuadros es un patológico crónico, es el tránsito por episodio de estabilización y desestabilización subjetiva alternados en el tiempo. Al momento de la evaluación, el señor Patiño se encontraba transitando por un proceso tendiente a la estabilización de su cuadro psicopatológico sin haberla alcanzado todavía, por lo que se encuentra habilitada su capacidad para entender los actos del proceso y lograr conforme a su conocimiento y voluntad. En cuanto a la capacidad para comprender la criminalidad del acto y dirigir sus acciones, el señor Patiño presenta un diagnóstico de psicosis, aun con este diagnóstico es necesario evaluar sus funciones psíquicas para determinar su posibilidad de comprender la criminalidad de su acto y dirigir sus acciones. El informe interdisciplinario de historia clínica del hospital Central de Reconquista consiga su sintomatología al momento de la internación: estaba en un estado clínico de descompensación donde no era ni consciente de sus actos ni podía percibirlos como disvaliosos ya que su razonamiento se había encontrado alterado.

En cuanto a si es un riesgo para si o para terceros, la Junta de Salud Mental dijo: “Nosotros podemos realizar un diagnóstico, esta es la situación, esta es la foto, nadie sabe qué va a pasar o qué va a hacer”.

Aconsejaron su traslado a Formosa, de donde es oriundo y donde tiene familiares y referentes afectivos, donde además tiene antecedentes de tratamiento ambulatorio y de internación en el hospital Eva Perón. Puede seguir allá un tratamiento ambulatorio porque tiene referente de apoyo, lo que no tiene aquí en Reconquista. 

Remarcó el defensor que la junta concluye que este cuadro psicopatológico crónico no tiene un tiempo de curación, por lo que insistió en pedir el sobreseimiento por los hechos delictivos cometidos sin capacidad de comprender su criminalidad.

Con todos estos argumentos y citas, solicitó el sobreseimiento de Patiño. “No existe duda acerca de la certeza de la causa en la que se funda, existiendo circunstancias objetivas que rodean ese estado de convicción. Una vez dictado el sobreseimiento, se solicita la libertad de Patiño, se solicita la remisión a la justicia civil, que sea trasladado a la provincia de Formosa a los fines de continuar con un tratamiento ambulatorio de contención familiar en un todo de acuerdo con los paradigmas del área de salud mental y lo sugerido por las autoridades sanitarias.

ACUSADOR PÚBLICO

El fiscal Nicolás Maglier reconoce que Patiño actualmente tiene menguada su capacidad para comprender, por lo que entiende lógico postergar la persecución penal y que lo trasladen a Formosa para continuar el tratamiento médico, pero cree que debería ser con internación. “Hago un llamamiento para que todos los aquí presentes tengamos en cuenta y, más allá de lo controversial que esta redactada la ley de salud mental, que sabemos que está vigente, tengamos en cuenta la altísima peligrosidad exhibida por Patiño”.

El representante del Ministerio Público de la Acusación considera que debe quedar abierta la posibilidad de avanzar con la persecución penal. “Teniendo en cuenta la gravedad de los hechos investigados, debemos quedar como actores del sistema penal, al aguardo de la recuperación de esa capacidad procesal”. Expresó al tribunal su “férrea oposición” al sobreseimiento porque podría recuperar la capacidad procesal.

Se manifestó a favor de darle intervención a la justicia civil, tal lo resolvió la jueza.

Se manifestó de acuerdo con la suspensión de la persecución penal “por esta capacidad procesal limitada que nos dice la junta en el dictamen de salud mental”; y también de acuerdo con remitirlo a la Ciudad de Formosa, donde están sus vínculos de apoyo, pero aclaró que “no estoy de acuerdo con el tratamiento ambulatorio, entiendo que lo que se desprende del dictamen de la Junta Especial de Salud Mental es que no se encuentra estabilizado Patiño, que además debe ser medido en consonancia con los hechos de suma gravedad que nos han convocado desde el inicio de esta causa, por lo cual tiene que ser tomado entre pinzas”. Pidió tener en cuenta la posibilidad de que Patiño repita otro hecho grave como el de Reconquista. Y una vez más expresó su oposición al sobreseimiento solicitado por el defensor. “Entiendo yo que mal puede dictarse el  sobreseimiento de alguien que todavía formalmente no ha sido imputado”.

Insistió Maglier: “No podemos considerar con tinte de certeza que efectivamente en ese momento no comprendía la criminalidad de sus actos y acciones. No lo podemos decir con un grado de certeza, por lo cual, no podemos considerarlo inimputable y mucho menos sobreseerlo”.

REPRESENTANTE LEGAL DE UNA DE LAS VÍCTIMAS

El abogado Andrés Ghio expresó: “Que lo hayan diagnosticado con psicosis no es relevante. Psicosis, o una clase de psicosis tuvo un filósofo alemán. Eso no inhabilita a cualquier persona que tenga esa patología psiquiátrica a estar sometido a proceso, sobre todo con un informe que aparece contradictorio, porque algunos profesionales han dicho que Patiño, evoluciona favorablemente, que esta en condiciones que se le de el alta hospitalaria. Tal como dice la junta de salud mental, se encuentra en revisión su capacidad para comprender los actos del proceso. No es necesario ninguna declaración de incapacidad porque estamos en una investigación penal preparatoria. Si, estoy de acuerdo con el traslado a Formosa en modo de internación, pero me opongo al sobreseimiento”.

Luego de escuchar al defensor, al fiscal, al abogado de una de las víctimas, a una de las víctimas y al propio Patiño, la jueza Claudia Bressán dio su veredicto y lo argumentó diciendo que la causa se encuentra suspendida en esta instancia en virtud de los informes de que “Patiño no estaría en estos momentos capacitado como para comprender los actos del proceso, en virtud de eso no se pudo hacer la imputación, por lo cual no conozco la calificación que se le atribuiría, más allá de lo mencionado por el doctor Ghio y el señor Sartor con referencia a como se suscitó el hecho”.

“En virtud de ello, entonces, no se puede en esta instancia continuar el proceso penal, hasta tanto no tengamos la certeza de que el señor Patiño entiende los actos y puede comprender lo que se le atribuye en esta carpeta judicial o exista algún dictamen que lo declare incapaz. Declaración de incapacidad que, ya adelanto, no la voy a efectuar yo, porque no soy la autoridad competente para establecer esta situación y, justamente la remisión o la comunicación de los antecedentes en esta carpeta judicial, si van a ser remitidos a la justicia civil, para que sea ella después de la evaluación y el trámite pertinente la encargada de decir si Patiño es capaz o no es capaz para estar en este proceso”.

Respecto de la situación del pedido de libertad, “entiendo que esto está entrelazado con el pedido de traslado a la ciudad de Formosa, ya que la defensa técnica quiere que el traslado se lo haga a fin de que continúe con el tratamiento ambulatorio, es decir, sin una internación. Las partes acusadoras refieren que están de acuerdo con este traslado, pero que el traslado tiene que ser con una internación, conforme lo dictaminado expresamente por la Junta de Salud Mental que refieren en un párrafo concretamente, al momento de la evaluación del señor Patiño se encontraba transitando por un proceso tendiente a la estabilización de su cuadro psicopatológico, sin hablar de alcanzarlo todavía, por lo que se encuentra limitada su capacidad para entender los actos del proceso y obrar conforme a su conocimiento igualitario. Esto se entrelaza, además, de que sugieren que debe continuar el tratamiento. Refieren de que no puede darse el alta hospitalaria en virtud de que no encuentran referentes que puedan asegurar que el señor Patiño, externado del nosocomio, continúe con el tratamiento que su padecimiento mental requiere. Padecimiento mental que creo que ha quedado claro es crónico, es decir, no es que tenga una cura, simplemente pueden ser aplacado los efectos del mismo a través de un tratamiento adecuado, situación que en estos momentos no tenemos garantizado, porque no hay compromiso de ninguna persona que este fuera del nosocomio que se haga cargo y ayude al tratamiento que refieran los profesionales de la salud mental al señor Patiño”.

“En este punto, le asiste razón a la parte acusadora y, de acuerdo también a lo expresamente solicitado por el hospital de la ciudad de Reconquista, en fecha 25 de enero, de acuerdo a una nota donde solicita se considere el traslado del señor Patiño al hospital 8° de la ciudad de Formosa para poder garantizar la continuidad de su tratamiento y proceso judicial. Para ello, desde este servicio se realizó contrarreferencia y articulación con el equipo de salud mental del servicio de dicho nosocomio”.

Y respecto al pedido de sobreseimiento que efectuó el defensor, dijo que para esa decisión, “debemos tener la certeza” sobre la causal que invoca el defensor; y “entiendo que en este estado no existe esa certeza… No tengo certeza de que al momento de efectuar los disparos no comprendía o no sabía lo que hacía,eso lo van a determinar en la justicia civil y, después, de ultima, se considerará la continuidad o no de la causa. Pero en esta instancia no corresponde el dictado sobreseimiento, por lo cual, resuelvo:

1) rechazar el pedido de declaración de incapacidad del señor Patiño, debiendo remitirse a la justicia civil de estos tribunales copia de la totalidad de las presentes actuaciones a fin de que proceda conforme a derecho.

2) disponer que el señor Daniel Alejandro Patiño, continúe internado de manera involuntaria en el Hospital Distrital Ocho de la ciudad de Formosa, debiendo articularse el traslado de ingreso a dicha institución por parte del personal del Hospital Central de Reconquista, debiendo el hospital al cual se traslada al señor Patiño, dar conocimientos acabados del desarrollo y transcurso de la internación, obligándose de manera periódica a informar el avance de dicho tratamiento a esta carpeta judicial.

3) no hacer lugar al pedido de sobreseimiento.

Producción periodística: ReconquistaHOY.com y Radio HOY FM 96.9 

o Aguirre, quienes tuvieron que soportar varias cirugías y las consecuencias aún son notables y serán perpetuas. Probablemente también en lo emocional.

Más Noticias