miércoles, 29 mayo, 2024
InicioPolíticaRecepción estelar en Italia y reconciliación con el Papa: Milei aprovecha su...

Recepción estelar en Italia y reconciliación con el Papa: Milei aprovecha su protagonismo internacional para legitimar su ajuste

Ya se está transformando en una marca registrada de la gestión de Javier Milei: el uso de la repercusión internacional y la atención que provoca su figura, como forma de legitimar sus propuestas de política interna, en especial las que generan más controversia.

Había ocurrido con su discurso en el Foro de Davos, que causó elogios por parte de políticos como Donald Trump y empresarios como Elon Musk, algo de lo cual el propio Milei dio cuenta mediante posteos en sus redes sociales.

Lo mismo acaba de ocurrir con la gira por Israel e Italia, ocurrida en paralelo con el retiro del proyecto de ley ómnibus del Congreso y la ruptura con el «peronismo dialoguista» vinculado a los gobernadores provinciales.

La estrategia de comunicación es clara: plantear el contraste entre las expresiones de admiración que genera en el exterior con la polémica interna con «la casta». Así, esta vez Milei se dedicó a amplificar la cariñosa bienvenida que le dio la premier italiana, Giorgia Meloni -que contrastó con la fría recepción que le había dedicado a Alberto Fernández-, así como el inusual grado de atención que le dedicó la prensa italiana.

Milei fue entrevistado en uno de los principales programas políticos de TV italiana, donde dejó frases ampliamente comentadas en la frase de ese país, como por ejemplo «el Estado es la mayor asociación criminal» o la argumentación de que Europa es la zona del mundo con menor nivel de crecimiento económico porque «hay demasiados keynesianos».

Calificado como «el hombre del momento», Milei es reflejado por los medios italianos con una mezcla de curiosidad y admiración, a medio camino en el trato a los estadistas y a las celebrities del espectáculo. De hecho, el diario Corriere de la Sera, calificó como «Milei show» su gira presidencial. Mientras que el diario Libero publica en su portada una entrevista, con la frase: «Conservadores del mundo, unámonos».

Steve Forbes llamó a la dolarización en Argentina y dijo que de la suerte de Milei dependen los libres mercados del mundo

Steve Forbes llamó a la dolarización en Argentina y dijo que de la suerte de Milei dependen los libres mercados del mundo.

Inversores que «la ven»

Al mismo tiempo, llamó la atención otra repercusión internacional no vinculada con su misión diplomática: Steve Forbes -el editor de la influyente revista Forbes, una de las biblias del capitalismo internacional- le dedicó en un video una «carta abierta» en la que lo urge a dolarizar la economía argentina y le recuerda que «sobre sus hombros no descansa sólo el futuro de su país, sino también el de la causa de la libertad y el libre mercado en el mundo».

Sugestivamente, el ministro de Economía, Toto Caputo, comentó el video de Forbes, con este texto: «Ya lo dije antes y lo repito, nuestro presidente es hoy una de las cinco personas más influyentes del mundo. Mucha gente en nuestro país no tiene idea de la dimensión que ha cobrado su prédica. Los ojos del mundo están mirando lo que pasa en Argentina».

Si bien el ministro no se pronunció sobre el tema de fondo, dejó insinuada una opinión favorable en el sentido de que la dolarización sigue siendo una prioridad para la gestión Milei.

En simultáneo, desde Europa el presidente monitoreaba la situación financiera y destacó los datos de disminución del pasivo en el balance del Banco Central, así como saludó la aceptación del bono Bopreal -pensado, además, para aspirar pesos del mercado-. Es un guiño a Milei, ese bono fue demandado por BlackRock, el principal fondo de inversión del mundo, cuyo ejecutivo número uno, Larry Fink, había tenido una conversación con Milei.

El presidente, luego, destacó el listado de inversores de alto perfil que «sí la ven» y llegarán a Argentina, entre los que figuran los directivos de Barclays, Goldman Sachs, Citigroup, el mencionado Fink y el dueño de Tesla y la ex Twitter, Elon Musk, un declarado admirador de Milei.

Claro, falta ahora que esas visitas y expresiones de afinidad ideológica pueda, efectivamente, traducirse en inversiones. De hecho, en los últimos días abundaron las comparaciones con el arranque de Mauricio Macri, que también tenía fluida relación internacional pero eso nunca se tradujo en la anunciada «lluvia de dólares» salvo en la especulación del «carry trade».

Por lo pronto, tras la visita a Israel, Milei trajo la promesa de una inversión en el área de litio. También, en una llamativa coincidencia con su visita, se produjo la liberación de dos rehenes argentinos cautivos en Gaza.

Pese a la efusividad del encuentro, el Papa Francisco no se privó en enviar sus mensajes críticos hacia el plan de ajuste de Milei

Pese a la efusividad del encuentro, el Papa Francisco no se privó en enviar sus mensajes críticos hacia el plan de ajuste de Milei.

La ambigua amistad con el Papa

En definitiva, cada paso de Milei en su gira tuvo la contraparte de un mensaje hacia la interna argentina. Una evidente intención de mostrar que mientras Milei sintoniza con las nuevas tendencias globales, la oposición argentina queda sujeta a concepciones de la política que están en retroceso en el mundo. Algo así como la pelea entre lo nuevo y lo decadente.

En esa prédica, el presidente no hizo distingos de importancia: polemizó tanto con el gobernador cordobés Martín Llaryora -por los supuestos gastos superfluos- como con los organizadores del festival Cosquín Rock y los artistas que se quejaron del recorte presupuestario a las expresiones culturales.

El equipo de comunicación del presidente se ocupó de detalles como marcar las prácticas austeras de Milei, que viajó en vuelos de línea, a diferencia de sus antecesores, que utilizaban el avión presidencial. Y, naturalmente, se les dio amplia difusión a los videos con los saludos de los pasajeros, asombrados por ver al presidente, que se prestó con gusto a los pedidos de selfies.

En el esfuerzo por mostrar el éxito de la gira, el equipo presidencial incurrió en algunos excesos evidentes, como querer hacerle decir al Papa Francisco cosas que el pontífice nunca dijo.

Es cierto que el Papa se mostró inesperadamente afectuoso y demostrativo. No es un tema menor, para un pontífice que ha manejado a la perfección el arte de transmitir opiniones políticas a través de pequeños gestos, tales como la postura corporal en el saludo, las expresiones faciales a la hora de las fotos, el intercambio de regalos y el tiempo dedicado en las entrevistas.

Milei se retiró contento por el hecho de haber tenido una entrevista extensa, de 70 minutos, todo un contraste con la «reunión express» de 22 minutos que le había dedicado hace ocho años a Mauricio Macri, en un encuentro extremadamente frío.

Pero el hecho de que el Papa haya sonreído y se haya dejado abrazar por Milei, a quien perdonó como «un pecado de juventud» por sus críticas de la campaña electoral, no significa que le haya dado un apoyo a su estilo de gestión política.

Milei destacó que grandes inversores como el fondo BlackRock están interesados en hacer negocios en Argentina

Milei destacó que grandes inversores como el fondo BlackRock están interesados en hacer negocios en Argentina.

De hecho, no es cierto que, como dijo el equipo de Milei, el Papa»se mostró satisfecho por el programa económico y su contención social».

Más bien al contrario, el Papa reiteró su preocupación respecto del costo social del ajuste fiscal que implementa el presidente y puso una nota de alarma sobre quién será la variable de ajuste.

Conocido por su simpatía con exponentes de las organizaciones sociales, tales como el piquetero Juan Grabois, el Papa reiteró la necesidad de que no se cortara el flujo de asistencia estatal para los comedores y las organizaciones que están en contacto con los sectores más vulnerables.

Hubo hasta gestos sutiles del Papa que, a primera vista, no fueron leídos correctamente. Ante el obsequio del documento histórico -la carta a Juan Bautista Alberdi para confirmarlo como embajador argentino ante Europa-, el pontífice respondió con regalos que se ubican en las antípodas de esa visión liberal. Le entregó a Milei un compilado de los documentos del Vaticano emitidos durante su papado, entre los que destaca la encíclica «Laudato Si», donde expone su visión escéptica sobre la «teoría del derrame» –la que plantea que no se debe castigar excesivamente la riqueza porque ésta es la que permite el crecimiento económico al «derramar» la renta del capital sobre el resto de la sociedad-, y aboga por una regulación en temas ambientales.

Es decir, una postura diametralmente opuesta a la que expuso Milei en Davos, que denunció la «agenda cultural marxista» que se estaba imponiendo en occidente.

El mismo día en que el presidente se reunió con el Papa, el diario que expresa la postura oficial del Vaticano, L’Osservatore Romano, publicó, junto a la noticia por la santificación de Mama Antula, dos notas de fuerte tono crítico hacia el gobierno israelí por la forma en que encara su enfrentamiento con el grupo Hamás en la franja de Gaza. Milei acababa de llegar desde Israel para dejar un claro mensaje de alineamiento geopolítico, y celebraba la incursión israelí que había permitido la liberación de dos argentinos.

Lejos de la moderación

De todas formas, el equipo de Milei decidió destacar la parte positiva del encuentro, incluyendo la posibilidad de que Francisco, por primera vez en su papado de más de una década, pueda finalmente pisar el suelo argentino, algo a lo que se había negado, insinuando su incomodidad por la situación de «grieta» política interna.

En todo caso, lo que demostró esta gira internacional es que Milei sigue buscando que la atención internacional sobre su figura, y su condición de nuevo referente global del movimiento libertario, le ayuden en su complicado frente doméstico.

Por lo pronto, ha demostrado ser eficaz en cuanto a renovar la mística militante de su base de apoyo electoral. No está tan claro, en cambio, que su protagonismo internacional sea suficiente como para cambiar una correlación de fuerzas en el panorama político interno que, por ahora, lo sigue condicionando a una expresión minoritaria.

En los próximos días se constatará si el pedido del Papa en el sentido de moderar el nivel de confrontación y dialogar con la oposición -algo que el pontífice demostró personalmente al perdonar a Milei por sus agravios- finalmente tendrá efecto. Pero por lo visto hasta ahora, no parece que eso ocurra: Milei volvió de su gira más dispuesto que nunca a denunciar a los enemigos de «las fuerzas del cielo».

Más Noticias