miércoles, 29 mayo, 2024
InicioSociedadLa nueva vida del campeón: fue ídolo de San Lorenzo y ahora...

La nueva vida del campeón: fue ídolo de San Lorenzo y ahora vive de mantener piletas

El crack cuervo se fue a jugar a Capitán Sarmiento para cerrar su carrera y empezó de cero. Se volvió a casar, tuvo dos hijos y lo que comenzó siendo una changa terminó siendo una profesión.

“Roly” Escudero es cordobés y fue defensor del San Lorenzo del Bambino Veira. Hoy se dedica a ser

“Roly” Escudero es cordobés y fue defensor del San Lorenzo del Bambino Veira. Hoy se dedica a ser «piletero».

Mario Rolando Escudero es el nombre que puede salir perfectamente de la boca de un hincha de San Lorenzo que recite de memoria la formación del equipo campeón del Clausura 95. Es que su nombre, tanto como el de los otros 10 jugadores, significa el fin de una agonía para todos los cuervos.

“Roly” Escudero es cordobés y fue defensor del San Lorenzo del Bambino Veira que logró un título luego de 21 años de sequía. Su nombre completa el de la defensa conformada también por Oscar Arévalo, Oscar Ruggeri y Damián Manusovich.

Leé también: Fue figura en San Lorenzo y lo buscó el Real Madrid, pero cambió su vida a los 29 años por un fuerte motivo

Al igual que muchos jugadores de ese plantel campeón, Roly es la sonrisa de un hombre o una mujer hincha de San Lorenzo de entre 40 y 50 años que sufría las cargadas en la escuela porque nunca en su vida había visto campeón a su San Lorenzo querido.

Por eso, el Roly y el resto del plantel, es recordado con mucha alegría por los cuervos. Sin embargo, esos héroes de la infancia de quienes hoy son adultos no ganaron la cantidad de dinero que hoy pueden llegar a ganar los futbolistas campeones de la primera división del fútbol argentino. Entonces, al retirarse, tuvieron que salir a trabajar. El caso del Roly Escudero es uno de ellos.

Disculpame, ¿Vos no sos…?

Un hombre que es futbolero miró su pileta sucia y decidió pedir recomendaciones de un piletero. Le dieron un número de teléfono y llamó. Cuando el piletero llegó tenía cara conocida y allí el dueño de casa hace una pregunta con tono de duda:

Disculpame, ¿Vos fuiste futbolista? Porque sos muy parecido…”. Inmediatamente, una sonrisa se dibuja en la cara del piletero. Ese piletero responde que sí, que es Mario Rolando Escudero, más conocido como el “Roly”.

Luego de salir campeón con San Lorenzo en 1995, el Roly se quedó en el equipo de Boedo hasta 1998, luego jugó en Nueva Chicago y tuvo un paso por Brown de Adrogué, donde comenzó a retirar del fútbol. Sin embargo, sobre el final de su carrera, su vida cambió.

«Roly» Escudero fue defensor en el plantel campeón del Clausura 95. (Foto: Archivo TN)

Dos años después de dejar Brown de Adrogué, Escudero estaba haciendo el curso de Director Técnico y recibió un llamado. Era un amigo que había jugado con él en Brown y le dijo que en el Club San Carlos de Capitán Sarmiento, que jugaba en el Argentino C (ahora Federal C), estaban buscando un marcador de punta.

Roly no lo dudó. Dijo que sí, hizo las valijas y se fue a Capitán Sarmiento, la localidad bonaerense que está 145 kilómetros al norte de la Capital Federal y es la cuna de la bandera de la provincia de Buenos Aires, ya que allí, en 1996, la bandera de cinco alumnos de dos colegios de ese municipio ganó el concurso “buscando la bandera bonaerense”.

Corría el 2006 y Roly estiró su carrera de futbolista hasta 2014 en el club de Capitán Sarmiento. Se retiró allí, pero no volvió a Buenos Aires, sino que rehízo su vida en esa ciudad, donde entró a trabajar a la Dirección de Deportes del municipio, lugar en el que se mantiene desde hace 17 años como coordinador y en el que comenzó mientras se retiraba del fútbol profesional.

Se volvió a casar, con Daiana -la hija del presidente del Club San Carlos- y tuvo dos hijos más a los que ya tenía con un matrimonio anterior: un nene de 2 años y una nena de 10 meses.

Roly cuenta que empezó a ser “piletero” casi de casualidad. “Como muchas veces tenía tiempo libre, un día un conocido me dice que estaba haciendo piletas y me preguntó si lo quería acompañar. Fui, me gustó y después de que un chico que trabajaba con él dejó, agarré yo”, le confiesa Escudero a TN.

“Si hoy te das una vuelta por Capitán Sarmiento, ves en la mayoría de los terrenos una pileta adelante y una casa atrás. Es impresionante la cantidad que hay”, cuenta Roly.

Muchos de los jóvenes que nacieron en la localidad y se fueron a estudiar y a vivir a Buenos Aires hoy volvieron y se construyeron sus casas con pileta. Otros también regresaron, pero para hacerse casas de fin de semana. Esto hizo que el lugar se poblara de piletas.

Fue por esto que cada vez más gente lo llamaba y se empezó a tomar su nueva changa de piletero como algo serio, como una profesión. “Me compré todos los elementos y hoy voy por la ciudad con mi camioneta blanca, una bomba, un filtro y un barrefondo haciendo desagotes y limpieza”.

Además, le cuenta a TN que también hace mantenimiento fuera del verano. “Las mantenemos antes de la temporada y durante todo el año porque algunos clientes dejan que el agua se estanque y se ponga verde y eso no es bueno para el material”.

Serrano en un partido contra Rosario Central, donde San Lorenzo gana 1-0 y le saca el campeonato a Gimnasia. (Foto: Archivo TN)

Serrano en un partido contra Rosario Central, donde San Lorenzo gana 1-0 y le saca el campeonato a Gimnasia. (Foto: Archivo TN)

Se volvió a casar, con Daiana -la hija del presidente del Club San Carlos- y tuvo dos hijos más a los que ya tenía con un matrimonio anterior: un nene de 2 años y una nena de 10 meses.

Roly cuenta que empezó a ser “piletero” casi de casualidad. “Como muchas veces tenía tiempo libre, un día un conocido me dice que estaba haciendo piletas y me preguntó si lo quería acompañar. Fui, me gustó y después de que un chico que trabajaba con él dejó, agarré yo”, le confiesa Escudero a TN.

“Si hoy te das una vuelta por Capitán Sarmiento, ves en la mayoría de los terrenos una pileta adelante y una casa atrás. Es impresionante la cantidad que hay”, cuenta Roly.

Muchos de los jóvenes que nacieron en la localidad y se fueron a estudiar y a vivir a Buenos Aires hoy volvieron y se construyeron sus casas con pileta. Otros también regresaron, pero para hacerse casas de fin de semana. Esto hizo que el lugar se poblara de piletas.

Fue por esto que cada vez más gente lo llamaba y se empezó a tomar su nueva changa de piletero como algo serio, como una profesión. “Me compré todos los elementos y hoy voy por la ciudad con mi camioneta blanca, una bomba, un filtro y un barrefondo haciendo desagotes y limpieza”.

Además, le cuenta a TN que también hace mantenimiento fuera del verano. “Las mantenemos antes de la temporada y durante todo el año porque algunos clientes dejan que el agua se estanque y se ponga verde y eso no es bueno para el material”.

Escudero recorre las piletas con su hijo mayor y confiesa que el trabajo es redituable económicamente. “La verdad es que es una entrada muy importante, pero hay que laburar y estar porque tenés gente que se queja porque le queda una basurita o porque la quiere bien para el fin de semana y tenés que lidiar con un montón de cosas; pero me gusta y hace 10 años que estoy con esto”.

«Roly» Serrano en diálogo con El Trece antes del partido contra Rosario Central en el que San Lorenzo le quitaría el campeonato a Gimnasia. (Foto: archivo El Trece)

El secreto y el “boca en boca”

Roly revela un secreto. Hay clientes que no quieren mantener sus piletas durante todo el año porque piensan “erróneamente” que gastan un montón de dinero en producto y no es así: “En vez de ponerle cloro todos los días en el verano, lo hacés una vez por semana durante el año y gastás menos, además de que les hace bien a las paredes de la pileta y no la daña.

Escudero no tiene redes sociales. En el pueblo se da todo “de boca en boca” y dice que en los grupos de Facebook de vecinos preguntan si conocen a “alguien que limpie piletas” y les pasan su teléfono.

El exjugador cuervo cuenta también que, por el precio del agua corriente, ahora se puso de moda limpiar las piletas de lona. “Antes se pudría el agua y se cambiaba. Cuando el costo del agua no era una locura; pero hoy la gente la mantiene como una pileta de cemento o de fibra de vidrio”.

Los dueños de casa le tienen confianza a Roly y le dejan las llaves porque él prefiere ir temprano a limpiar. “Eso nos facilita mucho el trabajo, porque hay veces que estamos saliendo a las 5 y media de la mañana a trabajar por el fresco porque después del mediodía es imposible”.

En temporada alta le cuenta a TN que puede llegar a tener de 10 a 15 piletas por mañana. Lo que hace que por semana sean de 40 a 50. A algunas llega a ir dos veces por semana.

Además, Roly confiesa que lo llaman de otros pueblos. “Me han venido a buscar de Carmen de Areco, pero a veces tengo que poner en la balanza el tiempo y el gasto y eso varía el precio. Ahora, estamos yendo a La Luisa, que es una localidad a 15 kilómetros de Capitán Sarmiento. Tenemos 6 piletas y las limpiamos todas el mismo día”.

Campeón, piletero y también parrillero

El trabajo de piletero le gusta, pero Roly revela a TN que su pasión es la comida. “Tuve una parrilla hace dos o tres años y me quedaron clientes. Además de limpiar piletas, en temporada de pileta y en temporada que ya no lo es hago delivery de asado. Todo delivery de ´parrillada posta´, parrillada de verdad: con chinchulines, mollejas, riñón, completa”.

También está en los eventos de la ciudad, como en la fiesta de las artesanías Cahuané, que se hace todos los años. “Hay puestos de comida y tengo uno de bondiola de cerdo desmenuzada. Este año voy con las empanadas de vacío desmenuzado”.

Leé también: El chef de los futbolistas: qué les cocina a las figuras de River y el día que le gritó un gol a Maradona

Y también hace carne para fiestas y bautismos: “Hago pernil de cerdo o pata de ternera para que la gente coma sanguchitos. A veces voy y sirvo yo y otras lo llevo preparado y lo dejo”, cuenta con alegría y entusiasmo.

Soy perfil bajo, no me creo más que nadie por haber sido jugador y campeón. La gente me quiere un montón y me adoptó como uno más acá en el pueblo”, cierra en una charla telefónica de más de una hora con TN.

Más Noticias