miércoles, 22 mayo, 2024
InicioPolítica"Conmigo no cuenten": pese a todo lo que dijo, Kicillof irá a...

«Conmigo no cuenten»: pese a todo lo que dijo, Kicillof irá a la cumbre con el Gobierno y llevará sus condiciones

En el discurso ante la Legislatura bonaerense, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof criticó fuertemente el Pacto de Mayo al que el presidente Javier Milei invitó a firmar a los mandatarios provinciales durante la apertura de las sesiones del Congreso Nacional e invitó a arrancar con el encuentro si él no llegaba.

«Cuenten con nosotros para reuniones de trabajo, para encuentros destinados a solucionar problemas, incluso para debatir. Pero si se trata de encuentros para fotos y marketing… arranquen nomás si no llegamos«, dijo en tono irónico.

Esta misma posición la adoptó cuando el Gobierno invitó a los gobernadores de las provincias a reunirse este viernes para llevar adelante conversaciones que apuntan a buscar un acuerdo en torno a los temas que Milei. Y si bien en un primer momento el referente del kirchnerismo, que se presenta como uno de los más duros contra la política de Milei, dijo que no asistiría, ahora el mandatario confirmó que irá y llevará una serie de condiciones para que pueda analizar la posibilidad de firmar el acuerdo.

Kicillof intentará convertirse en un representante y abogado del resto de los gobernadores del interior peronista. El bonaerense se posicionaría así como primus inter pares para ser candidato a presidente por el peronismo en 2027.

Del otro lado, el Gobierno ofrecerá a los mandatarios reflotar la Ley Bases y agregar un paquete fiscal acordado para poder asistir a las provincias. Ese paquete incluiría la restitución del impuesto a las ganancias, una reforma tributaria, laboral y previsional para sumar recursos.

Si se acuerdan estos puntos, Milei intentará convencerlos a los gobernadores para juntarse el 25 de mayo en Córdoba y armar el Acuerdo de Mayo con los 10 puntos que anunció en su discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso, el viernes último.

El 1° de marzo el Presidente invitó a los gobernadores a firmar el Acuerdo de Mayo

Pero entre la mayoría de los gobernadores, tanto dialoguistas como opositores, todavía domina la desconfianza en Milei, porque la convocatoria al Acuerdo de Mayo fue hecha como un ultimátum y bajo la premisa del látigo y la billetera.

Las 7 condiciones que pide Kicillof para firmar el Acuerdo de Mayo

El dirigente kirchnerista destacó que cuenten con él para participar «en todos los ámbitos que sean necesarios», aunque lo hará para «seguir reclamando con firmeza puntos concretos con los que todas las fuerzas políticas y los 135 intendentes seguramente coincidirán». Estos son:

1. «La inmediata reactivación de la obra pública, frenada caprichosamente, y que afecta a los municipios».

2. «El respeto al federalismo y la inmediata reposición de los fondos vengativamente quitados a las provincias».

3. «La devolución de los fondos del FONID para los salarios docentes, los fondos para universidades y transporte».

4. «La urgente distribución de los recursos destinados a los comedores escolares y los medicamentos».

5. «La derogación del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Ilegal e inconstitucional y que es el marco para el saqueo de recursos provinciales».

6. «El firme rechazo al delirante proyecto de dolarización, que debilitaría la soberanía monetaria, multiplicaría la desigualdad y fomentaría el narcotráfico».

7. «El dragado del Canal Magadalena».

Axel Kicillof criticó el llamado al

Axel Kicillof criticó el llamado al «Pacto de Mayo» realizado por Javier Milei

Las críticas de Axel Kicillof a Javier Milei

El mismo día en que se presentó ante los legisladores, Kicillof aseguró que «los bonaerenses saben que los problemas no se solucionan con motosierra, ni con dinamita, ni con ajuste. Los bonaerenses dijeron que si algo no sobra en nuestra provincia son los derechos. Que no sobra Estado. Hacen falta más derechos y más Estado», sostuvo el gobernador.

«El principal obstáculo que tenemos, son las políticas que lleva adelante el gobierno nacional. En las recientes elecciones a nivel nacional ganó otro rumbo, otras políticas diferentes de las nuestras. Durante la campaña y al asumir en diciembre, afirmamos que la propuesta que ganó está en las antípodas de nuestra manera de ver al vida y entender la política y la economía», agregó Kicillof.

«Respetamos la voluntad popular de los argentinos. Pero exigimos que el nuevo gobierno nacional debe respetar la voluntad de la mayoría de los bonaerenses. Debe respetar a quienes eligieron a sus intendentes, diputados y diputadas. A todos sus representantes. Eso es lo que no está sucediendo. El Presidente no está respetando la voluntad de los bonaerenses, y, por lo tanto, no está respetando a la provincia de Buenos Aires y a su pueblo», subrayó.

En la misma línea, el gobernador sostuvo que «el Presidente deberá convivir con gobernadores elegidos con los mismos mecanismos que lo eligieron como presidente. La democracia se trata de respetarnos mutuamente. No se trata de aprietes, extorsiones, de fundir o agredir a quienes no están de acuerdo con sus ideas y proyectos».

«No negamos las dificultades que debe enfrentar el Gobierno nacional. Pero los trabajadores, los sectores medios, los más vulnerables, no pueden seguir haciendo sacrificios. No queremos motosierra ni ajuste. Queremos más inversión para seguridad, salud y educación. Austeridad para gobernar sí, sacrificios inconducentes para el pueblo», subrayó el Gobernador.

«Estos primeros tres meses nos dieron dolorosos ejemplos de lo que significa un plan de ajuste y redistribución tan salvaje: menos salud, menos salarios, menos alimentos, menos jubilaciones, menos seguridad, menos industria, menos trabajo, menos PYMES», destacó.

«Por decisión del Presidente, en base a su dogma ideológico, el Estado Nacional no solo está aplicando un plan de ajuste tradicional y catastrófico, sino que está desertando de sus obligaciones más constitutivas, de sus tareas más elementales e irrenunciables. Estos 90 días nos dejan una primera enseñanza y advertencia: el Presidente Milei no quiere achicar el Estado, quiere desintegrarlo. Y lo reconoce», remarcó Kicillof.

En otra crítica, Kicillof resaltó: «Argentina es federal, así que Milei debe respetar a las provincias y a sus pueblos, eso implica cumplir leyes y normas, y dejar de extorsionar a los gobernadores para que aprueben leyes que lastiman los intereses de sus provincias. Juramos sobre la Constitución de la Provincia de Buenos Aires, defenderla y hacerla cumplir. Eso haremos».

¿Quiénes rechazan el acuerdo y quiénes optan por el silencio?

Kicillof es uno de los más duros frente a Milei pero quiere ir a la reunión del viernes y sondear un posible acuerdo por fondos 

Entre los que mostraron su rechazo al pacto nacional en los términos que dio a conocer el Presidente durante su discurso ante la Asamblea Legislativa se destacaron Kicillof, el riojano Ricardo Quintela y el pampeano Sergio Ziliotto.

Kicillof lo hizo durante la apertura de sesiones de la Legislatura bonaerense. «Se nos lanza una invitación que se parece más a una amenaza o una imposición que a un diálogo», expresó el gobernador de la provincia de Buenos Aires para dejar en claro sus reparos ante la convocatoria.

«Siempre vamos a buscar el diálogo, pero cuando enfrente hay una imposición, se hace difícil. Mi pregunta es por qué no cumplimos los pactos existentes. ¿Cómo voy a discutir una nueva coparticipación si no me cumple con la actual?», expresó a su turno Ziliotto, en referencia a uno de los 10 puntos que planteó Milei en el Pacto.

En tanto, Quintela advirtió: «El Pacto de Mayo se condiciona a que uno apruebe lo que es la Ley Ómnibus. Desde el vamos, eso no va a ser factible. No se puede debatir algo que fracasó. No hay un solo tema en beneficio de la sociedad».

Otro grupo de gobernadores cercanos al kirchnerismo juegan con su silencio en torno al Pacto de Mayo. Es el caso de Gildo Insfran (Formosa) y de Gerardo Zamora (Santiago del Estero), a quienes se suma Alberto Weretilneck (Río Negro) líder del partido provincial que es independiente de todas las otras vertientes políticas.

En tanto, el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, fue crítico. «Nadie firma un contrato en blanco, todo el mundo quiere aportar. Falta mucho tiempo. La Argentina necesita de consensos. Tenemos que ponernos de acuerdo con los ejes claves».

Más Noticias