miércoles, 29 mayo, 2024
InicioEconomíaMarcha atrás con la suba del transporte

Marcha atrás con la suba del transporte

Con los precios de los alimentos marcando un ritmo de alza en la inflación de marzo, el Ministerio de Economía, a cargo de Luis Caputo, comenzó a demorar el ajuste. La Secretaría de Transporte anunció la postergación de los aumentos en las tarifas del transporte público (colectivos y trenes) que estaban contemplados para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) en abril. El incremento en la tarifa solo alcanzará a quienes no nominalizaron su tarjeta SUBE, mientras que para el resto la tarifa se mantendrá con la suba aplicada a principios de febrero. 

La inflación de febrero fue del 13,2% y acumula 276,2% durante el último año, pero para marzo el Gobierno no quiere que supere el 8%, una misión complicada de acuerdos a los informes de las consultoras privadas, que alertaron a Caputo y lo pusieron a negociar, en primer lugar, con empresas alimenticias y supermercados, y luego anunciar la apertura de importaciones para la canasta básica. 

La suba que debía ser aplicada, según había anunciado el Gobierno, rondaba el 36,6%, ya que el ajuste aprobado era el acumulado de la inflación bimestral. Sin embargo, la Secretaría de Transporte debe dar la autorización para aplicarlo y, frente al panorama inflacionario, la decisión fue demorarlo, podría aplicarse desde mayo. 

Quienes sí pagarán un incremento en la tarifa son quienes no haya registrado a su nombre la tarjeta SUBE, un trámite que puede hacerse de forma virtual o presencial y continúa abierto, en principio, hasta fin de marzo. Las personas que no hayan realizado el registro de su tarjeta comenzarán a pagar en abril entre 429 y 588 pesos, según la sección, en el colectivo; y entre 260 a 416 pesos en el tren. 

Los que tengan la SUBE registrada continuarán pagando un mínimo de 270 pesos en colectivos y 130 en trenes. De haberse aprobado el aumento para abril, el boleto hubiese ascendido a $ 368,82 en los colectivos y a 177,58 en los de trenes.

El objetivo de Caputo era ajustar las subvenciones al transpoter en un 0,2 por ciento este año; y en ese sentido se avanzó con la eliminación del Fondo Compensador del Transporte Público que generó el rechazo de los gobernadores provinciales, en particular, de Santa Fe y Córdoba. Por el momento, el recorte no afectará al AMBA, donde unas 14 millones de personas se movilizan a diario con el humor del bolsillo.  

Mientras tanto, el Gobierno busca continuar con el ajuste en los subsidios a partir de los aportes que realiza a las empresas de colectivos nacionales, aquellas que se mueven entre la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano. El vocero presidencial Miguel Adorni anunció el recorte de subsidio a 1.637 unidades sobre un total de 18.300 registradas, el total del ahorro nacional alcanza los 6.200 millones de pesos. 

El subte y el gas también demoran las subas

La cartera comandada por Caputo también decidió no aplicar la suba en las tarifas de gas, aprobadas por la audiencia pública formal hecha a principios de enero. La decisión se tomó sobre la hora, ya que el secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, había confirmado su aplicación durante la conferencia de la Amcham esta semana. 

Ahora, el aumento deberá a esperar, al menos, al 15 de abril, y llegaría con las boletas de mayo. En febrero, Enarsa había emitido la resolución que habilitaba un aumento del 20 por ciento para los hogares y de 15 por ciento para las pymes.  Las compañías Metrogas, Naturgy, Camuzzi, Transportadora de Gas del Norte (TGN) y Transportadora de Gas del Sur (TGN) –que pidieron en enero obtener una actualización superior al 500 por ciento–, ahora aguardan que en el Boletín Oficial se informe la semana que viene cómo se realizarán los aumentos. 

Para quienes viajan en trasporte público el problema de los aumentos continuaba al bajar del tren o el colectivo y combinar con el subte. El jefe de gobierno porteño, Jorge Macri, a través de la empresa estatal porteña Subterráneos de Buenos Aires S. E. (SBASE) había anunciado un aumento del boleto a $574 desde abril –$859 en el caso de quienes no tengan registrada su tarjeta SUBE–, a $667 en mayo y $757 en junio.

Mientras que el valor del Premetro pasaría a $200,90 (abril), $233,45 (mayo) y $264,95 (junio). Así, los pasajeros que no tengan la tarjeta SUBE nominalizada, pagarán $300,57 en abril. Sin embargo, la audiencia en la que se iba a tratar el aumento del boleto del subte tuvo que ser cancelada «por problemas técnicos» y será reprogramada. Como la convocatoria debe realizarse con veinte días de anticipación, el incremento quedará, al menos, para mayo. Un problema técnico que resultó en una paradójica coincidencia con la decisión del gobierno nacional. 

Más Noticias